UFC ha colocado a las mujeres bajo los reflectores del deporte

MÉXICO -- El 23 de febrero del 2013, el mundo de las artes marciales mixtas dio uno de los pasos más importantes de su historia.

Ese día, en UFC 157, Ronda Rousey subió al octágono para enfrentar a Liz Carmouche en la que fue la primera pelea de mujeres en la historia de la empresa y también la primera vez que dos mujeres encabezaron una cartelera.

Desde entonces, 22 carteleras -- en países como Estados Unidos, Alemania, Brasil, Australia, Singapur y Canadá-- han estado encabezadas por peleas de mujeres, incluyendo el que posiblemente es el evento más importante en la historia de la empresa. el UFC 200, en el que Miesha Tate y Amanda Nunes terminaron disputando el campeonato de peso gallo femenil luego de una serie de cambios en el programa original.

Nombres como el de Rousey, Nunes y Cris "Cyborg" Justino son igual de conocidos que Anderson Silva, Georges St-Pierre y B.J. Penn, por ejemplo, como estrellas del deporte que han encabezado múltiples --y lucrativos-- eventos.

"UFC es una empresa muy inteligente donde les gusta hacer dinero y saben que ahorita el movimiento de mujeres es muy grande", declaró la peleadora mexicana Jessica Aguilar en entrevista con ESPN Digital, reconociendo la importancia en la decisión de la empresa pero también el lado económico en la misma. "También nos están dando más oportunidad y nuestro lugar, que es merecido. Ahorita sabemos todos que el movimiento de mujeres está muy grande, con todo lo que está pasando, de política, en el deporte, alrededor del mundo, las mujeres ahorita tienen un movimiento muy fuerte".

Sin embargo, Aguilar también destacó que el éxito que tienen las mujeres en el UFC no sólo se debe a una decisión de negocios, sino es consecuencia del trabajo duro y sacrificio.

"A mí me da gusto que nos están dando nuestro lugar, pero hemos trabajado muy fuerte para llegar ahí, para llegar a este tiempo", indicó. "Para mí, me da gusto ver el deporte crecer, es parte de la evolución. Nosotras hemos trabajado, hemos hecho el camino".

El interés que han generado las peleas femeninas en el UFC permite que sus carteleras no sólo superen el millón de ventas de pago por evento, sino que la marca histórica de asistencia fue en una función encabezada por mujeres, el UFC 193 entre Rousey y Holly Holm en el Etihad Stadium de Melbourne Australia que tuvo una asistencia de 56,214 aficionados.

De hecho, cuatro de las primeras 20 carteleras con mayor ventas de pago por evento hayan sido encabezadas por peleas de campeonato femenil y en tres de ellas apareció Rousey; superando, entre otras, a la esperada revancha entre Daniel "DC" Cormier y Jon "Bones" Jones en UFC 214 que sólo tuvo 840,000 compras.

En ese sentido, Aguilar indicó que el crecimiento que ha tenido el deporte entre las mujeres con la llegada de nuevas atletas ha sido positivo.

" Eso es bueno, tener más competencia, enseña que el deporte va creciendo, ahorita vemos más que nunca a niñas comenzando desde chicas, así que es mejor, eso es muy bueno", sentenció al tiempo que reconoció que no sólo UFC se ha enfocado en abrir las puertas a las mujeres sino otras empresas importantes de artes marciales mixtas.

"Estoy muy agradecida y estoy muy contenta de ser parte de la compañía más importante de artes marciales que es el UFC, pero hay muchas organizaciones que están haciendo muchas cosas para las mujeres en exclusivo", apuntó. "Bellator tiene muchas mujeres que les está ayudando a tener la plataforma, atletas nuevas con dos o tres peleas, que tienen una plataforma como Bellator para empezar, eso es muy grande.

"PFL [Professional Fighters League], que antes era WSOF [World Series of Fighting], también acaba de incluira una categoría de mujeres, donde está una compañera que entrena en al American Top Team con nosotros, judoka, pelea para ellos, Combate Américas también nos está dando a las mujeres una plataforma, hay varios como Invicta, que es la jaula sólo para nosotras, las mujeres, pero esas son las más grandes en las artes marciales que nos están dando nuestro lugar y están creciendo para nosotros y es bueno ver eso, es bonito porque nosotros hemos tenido que trabajar".

Aguilar fue la primera campeona de peso paja en la historia de la WSOF y tuvo dos defensas exitosas antes de convertirse en la primera mexicana en firmar con el UFC. Más tarde siguieron sus pasos Alexa Grasso e Irene Aldana.

Actualmente el UFC tiene 110 peleadoras en su plantilla oficial, repartidas en cuatro divisiones distintas: paja, mosca, gallo y pluma.

Rose Namajunas es la monarca en el peso paja, división en la que pelea Aguilar; la división mosca está vacante luego que la empresa despojó del título a Nicco Montaño por no dar el peso para su última pelea; el peso gallo está en poder de Nunes; mientras el peso pluma lo domina la también brasileña Cyborg.

A pesar que en el 2018 es muy probable que termine con sólo dos eventos encabezados por mujeres, las artes marciales mixtas van en franco ascenso en cuanto a sus divisiones femeniles con la súper pelea entre Nunes y Cyborg programada para el UFC 232 el próximo 29 de diciembre en la que Nunes aspira a convertirse en la tercera persona y primera mujer en ostentar títulos en dos divisiones distintas de manera simultánea en el UFC.

El surgimiento de estrellas como Tatiana Suarez, Valentina Shevchenko, Katlyn Chookagian y Aspen Ladd nos hace pensar que el próximo año veremos más carteleras encabezadas por mujeres.

Recientemente, Rousey se convirtió en la primera mujer en la historia en ingresar al Salón de la Fama del UFC y se espera que próximamente la lista comience a sumar más peleadoras que al día de hoy son estrellas como la ex campeona de peso paja Joanna Jedrzejczyk.

Como pionera en el deporte que ha practicado desde hace más de 13 años, Aguilar también tiene un objetivo claro para cuando llegue el momento de colgar los guantes.

"En específico para las latinas y mexicanas --porque yo represento a México y Latinoamérica-- quiero inspirar a toda la gente, no importa de dónde sea, pero más importante a las mexicanas y las latinas, que sepan que sí pueden, que sí pueden contra todo, que le sigan echando ganas y crean en sí mismas, todo se puede", concluyó.