La adversidad se traduce en motivación para Jessica Aguilar

MÉXICO -- El camino no es sencillo, nunca lo ha sido para ella.

No sólo dejó su país a corta edad, también incursionó en un deporte que no estaba dirigido para las mujeres, pero salió adelante con voluntad y fuerza, convirtiéndose en la primera mexicana en ganar un campeonato importante de artes marciales mixtas y más tarde también se convirtió en la primera mexicana en firmar con el UFC.

Sin embargo, lo que para algunos es un sueño llegando al UFC, para Jessica Aguilar ha sido una prueba constante.

Su debut en el UFC fue complicado, llegó con una lesión en el pie visitando a una contendiente en la división paja como Claudia Gadelha, pero no se doblegó, siguió adelante y nunca bajó los brazos.

"Mi primera pelea iba lista, pero ya tenía algo en mi mente, no estaba al 100 por ciento, no lo digo como excusa, lo digo en verdad", declaró Aguilar en entrevista con ESPN Digital. "Iba preparada para pelear, para lo que pasara, siempre dejo todo dentro, nunca me rindo".

Contra Cortney Casey tampoco pudo ganar, después se canceló un combate contra Livia Renata Souza por lesión y más tarde la comisión atlética de New York no la dejó pelear contra Jodie Esquibel en UFC Utica argumentando una lesión en el labio.

El combate eventualmente se realizó y Aguilar celebró su primer triunfo en el octágono al superar a Esquibel por decisión unánime en UFC Boise.

El próximo 25 de noviembre, Aguilar debe viajar a China para enfrentar a la local Weili Zhang, algo que no desconoce y lejos de ser un obstáculo, "Jag" ve ahí una oportunidad.

"Claro que me motiva [la adversidad], estoy en la mejor condición de mi carrera, estoy muy fuerte, estoy muy emocionada por esta pelea, siempre estoy dispuesta a enfrentar a las mejores", indicó. "[El viaje tan largo] lo enfrento con un trabajo mejor, en estas circunstancias, yo soy mejor, porque sé que todos [los mexicanos] vamos juntos y viajar a otro país me da motivación para demostrarles quiénes somos.

"Para esta pelea, voy como mejor me he sentido desde que firmé con el UFC y físicamente lo van a ver, y esta va a ser una pelea para dejarla en los libros [de historia], para que hablen [de ella]".

Pero para entender la motivación de Aguilar debemos retroceder el tiempo, esta inspiración no llega con la pelea en China, va más allá.

Aguilar enfrentó un reto del que muy pocos peleadores pueden salir con éxito, sobrevivir a una racha de dos derrotas consecutivas con nuevas prospectos llegando constantemente a la empresa, pero se mantuvo en pie, preparándose lejos de los reflectores para aprovechar la oportunidad cuando se presente.

"No me siento respetada por UFC", refirió Aguilar en el sentido de tener su lugar asegurado dentro de la empresa. "He estado trabajando 13 años para representar este deporte muy bien, para representar a mi país, lo que yo soy, pero no les importa eso, les importa el talento nuevo, cómo te ves, cómo hablas, no les importa si quieres ayudar a la gente, que quieres hacer una diferencia para la comunidad, que quieres inspirar, a ellos no les importa eso, me han dicho, 'Podrías ser la madre Teresa', eso es lo que me han dicho".

Esa lucha constante es la que ha alimentado el fuego interno de Aguilar, esa es la motivación que ha encontrado para prepararse día tras día, para que su edad --36 años-- no sea factor dentro del octágono, para finalmente superar toda esa adversidad que ha tenido en el camino, dejar en alto su bandera y ganarse, finalmente, el respeto de la empresa.

"Estoy entrenando muy fuerte para enseñarles que esta viejita todavía está fuerte, que todavía voy a seguir representando mi bandera mexicana", sentenció. "Que sepan que las mexicanas no nos damos por vencidas y que vamos a seguir peleando y vamos a seguir echándole ganas, aunque no sientan que soy valiosa para la compañía, eso no me importa, yo estoy aquí porque amo el deporte.

"Quiero representar mi bandera, quiero inspirar y motivar otra gente compartiendo mi historia y para decirles, 'Ey, ustedes también pueden llegar a donde quieran llegar. Yo llegué, ustedes también pueden llegar aquí', yo lo hago por eso. [Llegué] a UFC para ser la mejor y vi que de dos peleas que perdí, ¿cómo me trataron? No les importa, no te están respetando ni dicen 'Ella ha trabajado duro', no respetan lo que hayas hecho. Solamente lo respetan cuando ya estás peleando por el título, pero está bien, yo reconozco eso".

El respeto es importante para Aguilar y seguirá luchando por ganarlo, esa seguirá siendo siempre su motivación.