Cinco maneras de entender a Russell Westbrook

play
Jugador Más Valioso NBA: Westbrook sienta cátedra y empata a Big O (0:30)

El base del Thunder capitalizó este martes su triple-doble némero 41 de la temporada (0:30)

Cuando Russell Westbrook arribó al Chesapeake Energy Arena de Oklahoma City, él lo hizo con la misma calma y alegría de siempre a pesar de que ese martes por la noche estaba lejos de ser ordinario. Después de todo, él estaba a punto de igualar el récord de triple-dobles en una temporada con 41 durante una cómoda victoria por 110-79 contra los Milwaukee Bucks.

Por supuesto que lo logró con 12 puntos, 13 rebotes y 13 asistencias en apenas 27 minutos, porque el base estrella del Thunder es una locomotora imparable dentro de la cancha. ¿Su destino? MVPLandia, el edén de aquellos basquetbolistas que superan la barrera de la lógica para hacernos ver las cosas en una cuarta dimensión a los meros humanos terrenales del mundo básquet.

Sin embargo, para entender lo que Westbrook hace noche tras noche es necesario comprender lo que lo motiva y eleva a esa estratósfera que deja al resto de la NBA sin aire. Sería fácil decir que él se tuvo que poner al equipo al hombro tras la partida de Kevin Durant y dejar al resto como consecuencia natural de ese despecho, pero la ida de su amigo a California es apenas uno de los aspectos que lo propulsaron a hacer historia.

La totalidad de Westbrook se puede describir en cinco aspectos: El jugador, el compañero, el vanidoso, el enojado y el líder. Tirémonos de cabeza a explorar cada uno de ellos, ¿qué les parece?

EL WESTBROOK JUGADOR

Westbrook no solo es el líder de la NBA en puntos por partido y el del Thunder en puntos, asistencias, rebotes, robos y donaciones a la Cruz Roja, sino que también está a 16 asistencias de convertirse en el primer jugador en promediar un triple-doble durante toda una temporada desde que Oscar Robertson lo hizo en 1962.

Quizás él lo logre este miércoles contra los Memphis Grizzlies. Después de todo, Westbrook ha contado con 16 o más asistencias en su arsenal siete veces esta temporada. Curiosamente, los Grizzlies fueron los únicos que lo dejaron en cero en ese rubro durante una paliza por 114-80 el 29 de diciembre.

Cuando Robertson ofreció una lección en versatilidad con sus 41 triple-dobles, el armador de los Cincinnati Royals lo logró en 3503 minutos acumulados durante 79 compromisos. Westbrook tuvo sus 41 en 2673 y dos juegos menos.

Su rating de eficacia de 30.6 es 4.6 puntos más elevado que el de la leyenda de los Royals en 1962. Me podrás decir que sus 34.1 minutos en cancha son 10.2 menos que los 44.3 de Robertson y que el ritmo de los partidos hoy en día es mucho más frenético, pero yo te respondo que el nivel de exigencia hoy en día no se compara al de aquel entonces en términos del nivel de las defensas rivales y el desgaste físico.

Robertson regulaba su energía para rendir al máximo en los momentos más propicios. Westbrook es frenesí puro desde el salto inicial hasta la canasta final haciendo cosas como esta.

O sea, no. No hay comparación, solamente magia en movimiento.

EL WESTBROOK COMPAÑERO

¿Vieron eso? Esa es la alegría genuina de los jugadores del Thunder que estaban genuinamente contentos por lo que su amigo consiguió.

Algunos dirán que es más “fácil” obtener un triple-doble cuando tú agarras el rebote y luego decides si anotas o pasas, ¿pero sabías que Steven Adams cuenta con un promedio de puntos en dobles dígitos esta temporada por primera vez en su carrera y que los 14.7 puntos por partido de Enes Kanter son los mejores de sus seis campañas en la NBA gracias a las asistencias de Westbrook?

Bueno, ahora lo sabes, pero no dejes que yo intente influenciarte. Permíteles a ellos dos decirte como se sienten sobre Westbrook a partir de los 30 segundos de este video genial.

“¡Por supuesto que lo único que nosotros adoramos más que a nuestros bigotes es a nuestro líder! ¡Nuestro héroe! ¡Nuestro ícono de la moda! ¡Nuestro Rey de la Pradera! (¿????) Russell Westbrook”.

El Thunder se sobrepuso a la pérdida de su máxima figura por la unidad del equipo y la capacidad de Westbrook para elevar al nivel de sus compañeros de una forma similar a la de Allen Iverson con los Sixers en el 2001.

En algo completamente no relacionado, denles ya mismo un show de TV en Comedy Central a Adams y Kanter.

EL WESTBROOK VANIDOSO

Westbrook es un tipo al que no se le escapa detalle alguno cuando se trata de su atuendo, ya sea en la tapa de una revista, con anteojos de “nerd” en una conferencia de prensa o en un comercial de televisión con el toque “sutil” de estar escuchando a un discman antes de saltar en motocicleta por un aro de fuego y volcar el balón.

“No hagas lo que otros quieran, haz lo que tú quieres”, Westbrook dice al final del spot. Pero que no te quepa duda, él tiene todo fríamente calculado. Cada paso que toma conlleva un mensaje, como cuando llegó a un juego contra los Golden State Warriors de Durant vestido de “fotógrafo”.

En realidad toda esta temporada, cada triple-doble, es un mensaje al resto de la liga. Cuando todos lo daban por muerto, Westbrook redobló su apuesta renovando su contrato en Oklahoma City por tres años y dijo que “no querría estar en ningún otro lugar”.

De esta manera, la marca Westbrook nunca ha sido más valiosa.

EL WESTBROOK ENOJADO (“ANGRY RUSS”)

Cuando Westbrook juega enojado, cuando se quiere llevar al mundo por delante, no hay nada ni nadie que lo detenga.

Así sale a relucir el jugador que era subestimado saliendo de UCLA, el que fue seleccionado detrás de Derrick Rose, Michael Beasley y O.J. Mayo en el Draft del 2008 y quiere gritarle a los cuatro vientos “¿Qué les parezco ahora, eh?”.

El que le quiere demostrar al mundo entero que él no necesita a Durant para brillar como superestrella.

Es una necesidad espontanea que nace a través de su espíritu competitivo y pone al público de pie como casi nadie más logra hacerlo. Con pasión y fervor combinados en un elixir delirante.

EL WESTBROOK LÍDER

A esta sección la vamos a dejar abierta para los playoffs, donde probablemente su primer escollo sean los Houston Rockets de James Harden. Para superarlo, Westbrook deberá dejar a los números de lado y conseguir que el Thunder cortocircuite al funcionamiento de una de las ofensivas más potentes de la liga y navegue los momentos más difíciles de la serie con holgura.

Cuando eso suceda, los ojos del mundo entero estarán depositados en el número 0 de azul y blanco. Las leyendas se completan en los momentos cumbre.