¿Están en problemas los buscadores de faltas superestrellas de la NBA?

play
Expulsado Carmelo por codazo en el rostro de Nurkic (0:47)

Carmelo Anthony salió del partido ante los Blazers tras falta flagrante en el tercer parcial. (0:47)

Cuando Carmelo Anthony fue expulsado en el encuentro del domingo en el cual el Oklahoma City Thunder perdió en Portland por haber dado un codazo al pívot de los Blazers Jusuf Nurkic en la cara mientras se dirigía hacia la cesta (jugada que fue sancionada como falta de Nurkic antes de ser revertida al revisar la repetición), esto provocó que explotara la frustración del Thunder con los árbitros.

Cuando se le preguntó con respecto a la noche de Russell Westbrook desde la línea de tiros libres, en la cual tuvo marca de 2-7, el entrenador de Oklahoma City Billy Donovan cambió el tema y tomó la oportunidad para desahogarse con respecto a lo que él considera una desventaja de su equipo con respecto a los tiros libres.

"Lo que más me preocupa es que nuestros oponentes han ido a la línea de tiros libres 50 veces más que nosotros", dice Donovan. "Y tenemos un jugador como Russell quien, claramente, históricamente en esta liga, ha ido a la línea de tiros libres tanto o más que cualquier otro jugador en esta liga".

"No se nos confiere el beneficio de la duda", dice Paul George. "Cada noche, no se nos da el beneficio de la duda. No sé lo que es, especialmente en el caso de Russ. Ataca la cesta y muchas de sus jugadas cerca del aro son cuestionables, y no se le está dando el beneficio de la duda".

Estas quejas le costaron a Donovan y George con $15.000 cada uno en mutas anunciadas por la NBA este miércoles, junto a una por el mismo monto para Westbrook. Sin embargo, ¿acaso el Thunder tiene razones de peso para quejarse de esto?

Menos tiros libres para los mejores buscadores de faltas

Durante la pasada temporada, Westbrook promedió 10.4 intentos de tiros libres por partido, segunda mejor marca en la liga detrás de su ex compañero de equipo James Harden de los Houston Rockets (10.9). Ambos jugadores han visto sus números de intentos declinar dramáticamente esta temporada. Harden ha caído hasta 7.9 intentos por partido, mientras que los 5.6 de Westbrook representan una caída de más del 40 por ciento.

Incluso, cuando tomamos en cuenta el rol menor que tiene Westbrook en la ofensiva de Oklahoma City, el porcentaje de sus jugadas (intentos de enceste, turnos en la línea de tiros libres o pérdidas de balón) ha resultado en un bajón sustancial en sus tiros libres. Eso es algo común con la mayoría de otros jugadores quienes promedian al menos seis intentos de tiros libres por partido en 2016-17.

Más allá de Harden y Westbrook, siete otros jugadores han visto declinar su porcentaje de jugadas que concluyen en la línea de tiros libres por al menos tres puntos porcentuales en estas primeras fases de la temporada 2017-18. Si bien algunas de estas variaciones pueden explicarse por cambios de rol de varios jugadores (por ejemplo, Jimmy Butler y Danilo Gallinari, pasan mayor tiempo en situaciones de atrapar y lanzar con sus nuevos equipos, como es también el caso de Kyle Lowry a pesar de haber permanecido en Toronto), eso no basta para explicar esta caída en las cifras.

Ciertamente, se puede esperar algo de regresión a la media para los líderes en cualquier categoría, particularmente en un muestreo tan pequeño como los 10 primeros encuentros de la temporada. Sin embargo, este declive es mucho mayor que lo percibido por un grupo similar tras los primeros 10 partidos de 2016-17. En aquel entonces, los 20 primeros jugadores en cuanto a intentos de tiros libres por partido en la campaña previa vieron sus cifras de intentos de tiros libres caer por 0.6 puntos porcentuales, menos de un tercio que el declive experimentado de 2.1 puntos porcentuales para los líderes en intentos de tiros libres en 2016-17.

Ahora, con Giannis Antetokounmpo, Kevin Durant y LeBron James uniéndose a Harden y Westbrook, es un cambio que ha afectado a algunos de los nombres más importantes de la NBA.

La causa del declive de Westbrook en tiros libres es única

El énfasis percibido en la presente temporada en como arbitrar continuación y contacto en lanzamientos en saltos es una explicación obvia para la caída en las cifras de tiros libres de las estrellas. Antes del campamento de entrenamiento, los "puntos de educación" aclararon que un tiro en salto podría resultar en una falta solo si el jugador había comenzado el movimiento hacia arriba para apuntar al momento que se hubiese cantado la falta. (En un drive, el jugador sólo debe haber hecho su movimiento para lanzar antes del contacto ilegal para así producirse una falta ofensiva).

El cambio es denominado de forma coloquial como "la regla Harden", y de hecho parece ser la razón que le ha costado la pérdida de gran cantidad de los tiros libres que obtuvo durante la pasada temporada. De acuerdo a Basketball-Reference.com, Harden ha sido el receptor de seis faltas para tres lanzamientos en 11 partidos tras beneficiarse de 122 situaciones así (tope en la Liga) en 2016-17. Esa diferencia por sí sola representaría 2.8 intentos de tiros libres por partido, prácticamente todo el declive de Harden. (Obviamente, varias de las faltas que Harden recibe más allá del arco seguirán resultando en dos tiros libres si los Rockets se benefician de ello).

Sin embargo, una falta para tres tiros libres nunca ha sido parte fundamental del arsenal de Westbrook. Apenas tuvo 28 durante la pasada campaña, de acuerdo a Basketball-Reference.com, por lo cual el gran total de apenas dos esta temporada no representa un cambio sustancial. Eso representa menos de medio tiro libre por partido, asumiendo, nuevamente, que ninguna de las faltas en situaciones distintas a intentos de encestes resulte en tiros libres.

Por el contrario, tal y como George lo indicó, Westbrook está siendo el objeto de menor cantidad de faltas cuando se dirige hacia la cesta. De acuerdo a la data suministrada por Second Spectrum, 10.9 por ciento de los drives de Westbrook la pasada temporada resultaron en faltas. Este año, ese número ha caído a casi la mitad hasta llegar al 8.0 por ciento de sus drives.

Ese cambio no debe ser atribuido a nuevos estándares con respecto a la continuación: el promedio de faltas en drives se ha incrementado del 10.2 por ciento al 11.1 por ciento, de acuerdo a la data de Second Spectrum. Y el promedio de faltas en drives para el grupo de jugadores que promediaba al menos seis intentos de tiros libres por partido la pasada temporada se ha incrementado en la misma cantidad.

De forma interesante, lo ocurrido con George es algo similar. Su tasa de faltas en drives ha caído del 12.3 por ciento al 6.1 por ciento de acuerdo a la data de Second Spectrum. (Por el contrario, Anthony ha tenido un incremento en su promedio de faltas ofensivas en drives del 13.5 por ciento al 18.2 por ciento, según Second Spectrum. Su declive en cifras de tiros libres puede ser atribuida en gran medida a tener el balón en sus manos menos frecuentemente).

En última instancia, hablamos de un grupo pequeño de faltas cantadas en los primeros nueve partidos de la temporada, así que hay cierta probabilidad que la explicación tras todo esto sea el mero azar. (Basándonos en el promedio de faltas producidas en intentos de enceste, se esperaría que Westbrook haya obtenido 14 faltas en drives hasta ahora en la presente temporada. Ha conseguido apenas 10). Pero es comprensible que esas faltas que no se han cantado sean motivo de frustración a un equipo de Oklahoma City que aún intenta construir su química tras las incorporaciones de Anthony y George.

Las seis derrotas del Thunder se han producido por menos de diez puntos, tres de ellas por margen de cuatro tantos o menos. Que Westbrook pueda regresar a la línea de tiros libres tan frecuentemente como lo pudo hacer la temporada pasada podría bastar para cambiar esas derrotas cerradas en victorias para Oklahoma City.