ExNBA Robert Horry: Los aficionados mexicanos son los más fieles

Robert Horry ganó siete títulos de la NBA. Mike Blake/Reuters

Tras Estados Unidos y Canadá, México es el país que más juegos de la NBA albergó desde que la mejor liga de básquetbol comenzó su expansión al resto del mundo en los años 90. Los aztecas disfrutaron de 24 juegos en suelo propio desde 1992 y este mes de enero de 2017 la cifra aumentará en dos partidos más. Será la primera ocasión en la que se disputen dos citas de temporada regular en un mismo año (Phoenix Suns contra Dallas Mavericks el 12 de enero y los Suns ante San Antonio Spurs el 14 de enero).

Dos leyendas de la NBA, Robert Horry y Sam Perkins, saben a la perfección lo que significó celebrar encuentros más al sur de EEUU para la liga y para México. El primero estuvo presente con los Rockets en 1992, 1993 y 1994, mientras que Perkins lo hizo con Seattle Supersonics en la victoria ante Los Angeles Clippers de 1994, en un duelo en el que anotó 20 puntos. Otras estrellas del baloncesto mundial como Charles Barkley, Hakeem Olajuwon, Gary Payton o DeMarcus Cousins también se empaparon del ambiente inigualable que suele proporcionar la fanaticada mexicana.

"Siempre fue una gran experiencia ir a México. Los Lakers tuvieron una gran gran base de fans allí, así como Houston y San Antonio. Una vez ellos se convierten en aficionados de tu equipo, son fieles y siempre te seguirán. Siempre fue una gran experiencia ir a México. Es una cultura preciosa y lo disfrutamos porque los fans son muy leales".

Horry es el jugador de la NBA que no formó parte de los Boston Celtics de los años 60 que más campeonatos logró, un total de siete, durante sus periplos en los Rockets, los Lakers y los Spurs. Durante sus 16 temporadas en la liga, 'Big Shot Rob', apodo que acuñó gracias a sus canastas definitorias en los momentos clave de los partidos, vivió su mejor época en los Lakers, con los que levantó trofeos Larry O'Brian.

"Fui muy afortunado de jugar con los equipos pero jugar con los Lakers fue un sentimiento distinto. Estuve en una organización ganadora y todo era diferente. Fue uno de los equipos favoritos y la rivalidad con Boston fue una gran experiencia", destacó.

Perkins, por su parte, quien no logró ningún anillo pero sí la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984, vivió en sus carnes la experiencia de estos Global Games en México y la manera en la que gracias a ello, la evolución fue imparable en otros rincones del mundo.

"Creo que el juego evolucionó mucho. Cuando fuimos a México, fue uno de los primeros lugares en los que la NBA estuvo presente, aunque ya habíamos ido a Europa para los campamentos de verano. Poco a poco se fueron probando los programas globales y México fue uno de los primeros lugares en los que se testó. Incrementó la atención hasta llegar al punto en que estamos ahora. La marca ha evolucionado mucho", argumentó el exjugador de los Mavericks, Lakers, Supersonics e Indiana Pacers.

El pueblo azteca permanece fiel a la NBA y le volverá a abrir las puertas del Arena Ciudad de México en los dos encuentros previstos para enero.