Los Cavaliers jugaron con fuego y no se quemaron

play
Lakers se plantan bonito ante los Cavs, pero... (1:00)

El equipo de Los Ángeles luchó hasta el final pero terminó cediendo. En la foto (centro) Kyrie Irving, autor de 46 puntos. (1:00)

LOS ÁNGELES - En este punto de la temporada hay muchos aspectos a tener en cuenta. Por un lado, los resultados, es necesario atar posiciones apropiadas para tener unos playoffs asequibles en la primera ronda. Por otro, el cuidar a los jugadores clave y gestionar sus minutos para que lleguen sanos a la postemporada. Los Cleveland Cavaliers hicieron esto mismo el sábado, reservó a LeBron James, Kyrie Irving y Kevin Love ante LA Clippers y cayeron derrotados. El domingo en cambio, Tyronn Lue contó con ellos y los vigentes campeones doblegaron a Los Angeles Lakers (125-120).

James no decepcionó y jugó un encuentro a dos marchas. Sin dar el máximo de sus posibilidades, el alero logró 34 puntos, siete asistencias y seis rebotes. Incluso los otros dos integrantes del 'Big Three' de Cleveland también hicieron los deberes tras el descanso de la noche anterior. Irving alcanzó 46 puntos con un balance de 15de 21 en tiros de campo y 6 de 10 en triples. Love, por su parte, sumó un doble-doble de 21 puntos y 15 rebotes, el primero que registra desde que se recuperó de una lesión en la rodilla que le obligó a perderse 13 juegos.

Después de ir detrás en el marcador durante buena parte del partido, en el último periodo, tanto Irving como LeBron sumaron 14 puntos cada uno que sirvieron para darle la vuelta a la tortilla.

"Vimos un espacio en el que necesitábamos remontar. Ellos estaban haciendo canastas, necesitábamos echarnos el equipo a las espaldas y todo el mundo nos siguió. También hicimos un gran trabajo en defensa. Se trata de que en el último cuarto no hay que sentir presión y tan solo hay que ir allí y jugar. Hay mucha preparación con estos partidos y hay que creer en eso", argumentó el armador, quien se llevó los elogios de James.

"Kyrie es un jugador especial y tuvo buenos lanzamientos. Defensivamente estuvimos a tono. Ellos jugaron bien como equipo. Russell estuvo conectado y sus compañeros le dieron buenos balones. Lanzaron extremadamente bien tan solo tuvimos que darnos cuenta cómo queríamos que acabara el partido".

Entre James, Love e Irving sumaron más de 100 puntos (101 para ser exactos) por primera vez desde que juegan juntos. Gracias a ello, los Cavaliers ataron su participación a los playoffs, algo que lograron en las tres últimas temporadas, justamente las que James acumula en su segunda etapa en el equipo.

No fue fácil para el conjunto de Ohio, que estuvo por detrás en el marcador durante buena parte del encuentro e incluso llegaron a perder por una diferencia de 11 puntos en el tercer periodo. Gran parte de la culpa la tuvo un D'Angelo Russell quien jugando como escolta alcanzó el mejor balance anotador de su carrera gracias a 40 puntos vitales para neutralizar a unos Cavaliers en apuros que jugaron con fuego sin quemarse hasta que metieron una marcha más a su juego. El duelo entre el base de los Lakers e Irving dejó muy buenos momentos.

"Fue increíble el competir con él de esta manera. Es un gran jugador y entiende lo que él significa para los Lakers. Es genial tener ese tipo de competición", aseguró Irving.

A pesar de la victoria, James y compañía perdieron cinco de los últimos nueve partidos y su fin de semana en Los Ángeles finalizó con una de cal y otra de arena. El calendario les obligó a jugar seis encuentros en los últimos ocho días, y el encuentro ante los Lakers se les puso cuesta arriba.

"Nos jugaron muy bien, pero hay que entender a nuestro equipo y cómo son. A veces hay que entender que esto no es un show, sino una competición. Cuando venimos a LA y jugamos contra este tipo de equipos lo consideramos un show, no una competición. Cuando vas por detrás desde temprano, eso mina tu confianza y es necesario luchar para ganar", aseguró Lue.

Tras ellos, Boston Celtics son los inmediatos perseguidores para conquistar la primera plaza en la Conferencia Este, sin embargo, una derrota de los de Massachussets ante Philadelphia 76ers el domingo hizo que el triunfo de los Cavs frente a los Lakers supiera todavía mejor. El tropiezo de Washington Wizards del viernes también les supo a victoria.

El Staples Center registró una entrada en la que notó que la cita era una de las más esperadas de la temporada. Además de un lleno casi total, no faltaron personalidades como Denzel Washington o Jack Nicholson, quien sólo se deja ver en los compromisos más atractivos. Por supuesto, la presencia de LeBron levanta mucha expectación. El sábado precisamente, Lue decidió no contar con la estrella de los Cavaliers y la decepción fue notoria entre aquellos que compraron sus entradas para ver a su ídolo. Los fans de los Lakers tuvieron más suerte.