Buscando rivales a la medida de los Warriors y Cavaliers

Los Golden State Warriors y los Cleveland Cavaliers son los Goliat de sus respectivas conferencias tras haber barrido o vencido en cinco juegos a cuanto oponente se interpuso en su camino durante los playoffs esta temporada, y eso preocupa ya que el suspenso es parte integral de cualquier deporte. El básquetbol no se supone que debe ser una película que adelantas hasta los últimos 20 minutos para ver lo bueno.

La solución a ese dilema es que, tal y como dijo el comisionado Adam Silver, las otras 28 franquicias alcen su vara para así poder desafiar a los tricampeones del Este y el Oeste y de paso elevar al nivel general de la NBA como consecuencia.

A continuación le echamos un vistazo a cuatro de ellas que podrían llegar a conformar sus propios “súper equipos” o por lo menos plantarse frente a los cucos sin miedo a partir de la próxima temporada.

SAN ANTONIO SPURS

Variante: Que llegue Chris Paul

Es fácil olvidar que los Warriors no contaron con su escollo más difícil en Cleveland, sino que eso ocurrió en su propio Oracle Arena cuando ellos iban perdiendo por 23 en el tercer cuarto del Juego 1 de las Finales del Oeste antes de que Kawhi Leonard se lesiones y a LaMarcus Aldridge le agarre un pánico escénico monumental.

Además, tampoco estaba un Tony Parker que se perdió 27 juegos entre la temporada regular y los playoffs y no participó de 15 o más en cinco de las últimas seis campañas mientras acaba de cumplir 35 años de edad en mayo.

Parker sigue siendo muy útil por su experiencia y parecía haber resurgido promediando 16,3 puntos por partido en la primera ronda contra los Memphis Grizzlies, mientras que Patty Mills fue un reemplazante adecuado en su ausencia. Sin embargo, si los Spurs quieren batir a los Warriors ellos deben hacer lo que sea por seducir a CP3 para que él abandone Hollywood y se asiente en la tranquilidad de San Antonio como agente libre.

Paul no promedió un doble-doble por primera vez desde el 2013 esta temporada con los Clippers, y eso fue porque él promedió “apenas” 18,1 puntos y 9,2 asistencias por partido.

Paul es tres años más joven que Parker y más adepto a ser un arma de doble filo con su capacidad innata para anotar y asistir. Es muy probable que él también elevaría al nivel de Aldridge tal y como lo hizo con Blake Griffin en L.A.

Paul, Danny Green, Leonard, Aldridge, Dewayne Dedmond/Pau Gasol. Ese es un quinteto formidable que ganaría 66 juegos y preocuparía a los campeones defensores de la NBA.

BOSTON CELTICS

Variante: Canjear la primer selección del Draft por Paul George

Isaiah Thomas no puede hacerlo todo solo, y ni Markelle Fultz, De’Aaron Fox o Josh Jackson serían capaces de marcar la diferencia como novatos. La pregunta del millón es: ¿Quieren ganar ahora o invertir en el futuro? LeBron James te impide pensar que ambas cosas sean posibles por el momento, y Kelly Olynyk o Marcus Smart no seducen a nadie como potenciales piezas principales de un canje. En cuanto a agentes libres…

¿Gordon Hayward? No vale 30 millones de dólares como agente libre, y ese parece ser su precio. ¿Blake Griffin? Genial cuando está entero físicamente, algo que no sucede hace rato.

George dijo este jueves que “está comprometido” a los Indiana Pacers…por ahora. Lo mejor que los Pacers pueden hacer es evitar ser rehén de sus caprichos y canjearlo por un jugador que será mucho más barato por los próximos cinco años y eventualmente podría hasta ser mejor que el propio George.

En Indiana se escaparían del limbo basquetbolístico que habitan hoy en día con Myles Turner y un base prometedor como pilares, y en Boston finalmente podrían ilusionarse legítimamente con regresar a las Finales de la NBA por primera vez desde el 2010…la última vez que LeBron no les previno ser parte de ellas.

HOUSTON ROCKETS

Variante: Que llegue Chris Paul

Paul tendría otra alternativa viable en Texas, y no sería un problema para Houston.

James Harden pasaría a ser escolta y todavía podría ser armador cuando CP3 descansa, mientras la visión de juego de uno de los mejores bases de la NBA llevaría a los dirigidos por Mike D'Antoni de la estratósfera al espacio exterior cuando se trata de su eficacia para encestar triples.

Serían de otro planeta, y esta vez los Spurs no podrían detenerlos camino a su cita con los Warriors.

OKLAHOMA CITY THUNDER

Variante: Que llegue Blake Griffin

Digamos que Chris Paul se marcha de Los Ángeles y los Clippers deciden barajar y dar de nuevo dándole vía libre a Griffin para buscar un nuevo equipo por primera vez en su carrera. Y digamos que el Thunder, un equipo que no cuenta con un historial de atraer agentes libres, cuenta con la posibilidad de seducirlo para que regrese a su ciudad natal.

Estoy bien al tanto de lo que escribí hace tres párrafos, ¿ok?, pero el Thunder no es los Celtics. En Oklahoma City deberían cruzar los dedos por la salud de Griffin si él llegase a querer mudarse allí ya que él no es su mejor opción, es su única opción.

Ningún otro agente libre consideraría mudarse allí, y no tienen nada para canjear más allá de Russell Westbrook y su inconsecuente selección número 21 del Draft.

Westbrook, al igual que Thomas, también carga con la responsabilidad de ser el líder ofensivo de un conjunto sin otras armas de alto calibre, pero su equipo está todavía más complicado ya que no llegó a las Finales de su conferencia ni cuenta con otro jugador capaz de agrandarse como Smart lo hizo en Cleveland durante el Juego 3 de las Finales del Este.

Todos vimos como la casa de naipes se colapsaba entera cuando su base estrella salía del partido durante la serie contra los Houston Rockets.

Eso no sucedería con Griffin como principal aliado de Westbrook, quien ya no promediaría un triple-doble toda la temporada pero también podría descansar más de dos minutos al saber que Griffin está como ancla de la ofensiva.

La desesperación te obliga a apostar por un futuro mejor, y tanto Griffin como el Thunder podrían llegar a ser uno para el otro. Quizás ambos juntos podrían hacerle pensar a Kevin Durant que el karma es un boomerang que está por venir hacia él a gran velocidad.

Quizás no derrotarían a Golden State cuatro veces en siete juegos, pero a esta altura me conformo con algo de suspenso.