Frustración, bronca y resignación del Thunder con los referís

OKLAHOMA CITY – La controversial ausencia de una revisión arbitral luego que Giannis Antetokounmpo pisara la línea antes de terminar una clavada con 1.1 segundos en el reloj, selló la victoria de los Milwaukee Bucks 97-95 sobre el Oklahoma City Thunder, rompiendo así la racha de seis victorias de OKC.

“Pienso que veremos algo en las estadísticas que diga que los árbitros fallaron en ese momento”, expresó Carmelo Anthony. “No podemos hacer nada al respecto ahora, por lo que debemos olvidarlo, seguir adelante y prepararnos para enfrentarnos a… ¿contra quién jugamos el domingo? ¿Dallas? Prepararnos para enfrentarnos a Dallas”.

Luego que un lanzamiento de lado a lado de la cancha por parte de Russell Westbrook se quedara corto, Anthony y Steven Adams pasaron varios momentos tras el pitazo final conversando con el grupo de oficiales. El jefe de árbitros Derrick Stafford dijo tras el partido a un reportero de agencias que la jugada de Antetokounmpo no podía ser objeto de revisión.

“En cualquier tema que merezca revisión, debe haberse producido un pitazo en la cancha”, afirmó Stafford. “No hubo silbato en esta jugada, por ende, no podíamos revisarla”.

Faltando 4.7 segundos en el cotejo del viernes, Westbrook había empatado el partido con un triple, para totalizar 40 puntos con 16-34 de encestes. Los Bucks llamaron un tiempo fuera y armaron una jugada para Antetokounmpo, quien saltó en la línea contra Josh Huestis y terminó una clavada sobre Westbrook.

“No puedes controlar el arbitraje”, dijo Huestis. “Al final del día, soy perfeccionistas. Me culpo porque quizás debí haber jugado un poco mejor a la defensiva y haberle detenido frente a la línea, punto. Esto es algo que tomo muy en serio, y pienso que necesito trabajar a fin de ni siquiera permitirle llegar allí en primer lugar. Las faltas sin cantar siempre ocurren. Es algo que se escapa al control de uno”.

Antetokounmpo terminó con 23 puntos y 10-16 en encestes, 12 rebotes y seis asistencias, y así los Bucks barrieron en jornadas consecutivas en la carretera contra los Minnesota Timberwolves y el Thunder.

“Es simple”, expresó Antetokounmpo. “Todo se reduce a la última jugada. El entrenador confió en mí, para tener el balón al final y hacer la jugada. Solo intento hacer lo que hago mejor. Llevar el balón al aro e intentar hacer que algo ocurra”.

Con Paul George fuera de acción con molestias en su rodilla, Westbrook, quien acumuló 14 rebotes y 9 asistencias, se encargó de hacer que el Thunder se recuperara de un déficit de 22 puntos al punto de empatar las acciones en los segundos finales. Pudo intervenir a fin de evitar la clavada ganadora de Antetokounmpo, pero no pudo mantener el balón fuera de la cesta.

“No pude ver eso”, dijo Westbrook con respecto a la salida de Antetokounmpo de la línea. “Intenté detenerle, pero debo pensar que ya lo vieron, ya eso terminó. No importa”.

“Hicieron una clavada, ganaron el encuentro”, añadió.

Este es el segundo partido esta temporada que ha terminado de manera controversial para el Thunder. La liga ya reconoció una cortina ilegal que se produjo segundos antes que Andrew Wiggins consiguiera una cesta desde la mitad de la cancha para así sellar la victoria de los Timberwolves sobre Oklahoma City el 22 de octubre.

Luego de un principio de campaña lleno de altibajos y récord 8-12, el Thunder mostraba marca 12-3 en diciembre, previa al compromiso del viernes. Durante la racha de seis victorias del Thunder, la ofensiva se ha mostrado a un nivel mayor que el mostrado durante toda la zafra, con sus tres estrellas encontrando el equilibrio y entendiendo y aceptando sus roles claramente.

Sin embargo, el Thunder se enteró en la mañana del viernes, poco antes de su práctica de cestas, que no contarían con George.

Al ser preguntado si la ausencia de George dificultó el hacer ajustes ofensivos, Westbrook respondió de manera breve.

“Obviamente”, indicó.

George expresó en Twitter su asombro ante la clavada de Antetokounmpo.

“¡¿Wow?! Allí no hubo caminata en el rebote ofensivo, ¿eh?”, redactó George en la red social.

Un encuentro celebrado en marzo pasado entre los Washington Wizards y los Portland Trail Blazers terminó de manera similar al partido del viernes, enmarcado en controversia. Los Blazers indicaron a los árbitros que Markieff Morris había quedado fuera de línea antes de su cesta en salto para remontar la pizarra, con 0.4 segundos en el reloj. Los oficiales respondieron que no podían hacer nada al respecto.

Tal como lo informó Adrian Wojnarowski de ESPN, se produjo una reunión recientemente a fin de tratar las tensiones cada vez mayores entre árbitros y jugadores en la NBA. Dos de los tres oficiales del partido del viernes (Leon Wood y Stafford) estuvieron en la terna arbitral del cotejo navideño entre Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers en Oakland, California, en la cual no cantaron dos faltas que Kevin Durant habría cometido sobre LeBron James. Wood estuvo a un par de metros de la jugada de Antetokounmpo.

“Miro las cosas de forma totalmente diferente”, dijo el entrenador del Thunder Billy Donovan con respecto a la controversia tras la jugada ganadora de los Bucks y sus repeticiones. “La liga, y sus árbitros, deben manejar el tema. Ellos controlan el asunto; nosotros no. Me preocupa más el hecho que no hayamos jugado bien en el primer periodo y que hay varias cosas las cuales necesitamos hacer mejor”.

“Obviamente, (Antetokounmpo) estivo fuera de línea. Todos lo saben. No tuve la oportunidad de ver la repetición personalmente. Intenté pedir la revisión. No la podían revisar, pero es algo de lo cual la liga se debe encargar”.