Stephen Curry evoluciona como líder, pero no cambia su personalidad

play
Los 54 de Curry en el Garden (0:49)

El 27 de febrero de 2013, Stephen Curry llegó encendido al Madison Square Garden y anotó un máximo personal de 54, con 18 de 28 de campo y 11 de 13 desde el arco. (0:49)

Hace exactamente un año, los compañeros de equipo de Stephen Curry comenzaron a percibir cambios en él. Los Golden State Warriors acaban de ver cómo Kevin Durant sufría una lesión en su rodilla, lo cual puso en duda de manera inmediata las probabilidades que tenía este equipo de avanzar a las Finales de la NBA por tercer año consecutivo.

Cuando los Warriors se enteraron al día siguiente que Durant estaría disponible para la postemporada, se sintieron aliviados. Sin embargo, nadie dentro de la organización sabía sí habría suficiente tiempo para que el alero de 6 pies, 11 pulgadas de estatura, pudiera regresar a su forma digna de un All-Star para los playoffs. La presión se acumulaba dentro de un equipo con todas las expectativas encima a fin de alzarse con el campeonato, especialmente después de la adquisición de Durant en la temporada baja.

Allí fue cuando sus compañeros vieron a Curry, capitán del equipo al lado de Andre Iguodala, hacer ajustes a su forma de ejercer liderazgo. Todo comenzó detrás de cámaras. Los jugadores dijeron que llegaban a las prácticas y encontraban que Curry ya estaba dentro del gimnasio, empapado en sudor.

"Lo veías practicando y comenzó a hacerse un jugador más agresivo", dijo David West a ESPN. "Cuando jugábamos 5 contra 5, iba a 100 millas por hora y todos decían: 'Oh, Dios. Este tipo habla en serio". Y hacía lo mismo en las prácticas de cestas. Hacía que todos se movieran. Durante dicho periodo se hizo un hombre más expresivo y demostraba aún más el sentido de urgencia que necesitábamos tener a fin de mantener la temporada viva cuando se pierde a alguien de la talla de KD".

Durant también notó los cambios en Curry.

"Claro que sí, lo pude notar", dijo Durant. "Como líder, como uno de los mejores jugadores en la liga, ves a uno de tus compañeros caer y sientes que tienes que asumir la carga... Mentalmente, estaba concentrado y ha permanecido así desde entonces. Esa concentración nos llevó al título el año pasado".

Curry es naturalmente un hombre tranquilo. Su voz no se escucha a largas distancias y en pocas ocasiones es capaz de alzarla. Tras la lesión de Durant, no quería alterar de manera drástica la forma en la cual se comunicaba con sus compañeros, preocupándose que terminara percibiéndose como algo fingido. Por ello, la única forma en la cual podía predicar su mensaje fue a través de la acción.

"Tuve que aprender cuando era hora de decir algo", dijo Curry. "No siempre fui considerado uno de los mejores jugadores del equipo. Tuve que asumir y madurar como líder y, de muchas formas, lo sigo haciendo. Pero sé trabajar duro, y me gusta dejar que esa forma de hacer las cosas hable por mí".

Como rostro de la franquicia, Curry hizo un fuerte gesto de expresión en septiembre cuando dejó claro durante el día de medios que no visitaría a la Casa Blanca durante la gira de los Warriors a la capital de Estados Unidos esta semana. Curry no ha sido discreto con respecto al rechazo que siente hacia la retórica del presidente Donald Trump. Sin embargo, el equipo aún no ha votado con respecto a hacer el tradicional viaje a la Casa Blanca que muchos campeones defensores han disfrutado en el pasado.

"No deseo ir", dijo Curry en septiembre pasado. "Eso es todo... No se trata de si voy a la Casa Blanca o no. Y si lo hiciera, se trataría de una conversación sumamente corta".

Para Curry, su posición de líder ahora estaba plenamente a la vista del mundo. Con su posición, vendrían los elogios y también las condenas. El presidente Trump respondió a través de Twitter, diciendo que la invitación extendida a los Warriors a visitar la Casa Blanca había sido retirada.

Durante los meses subsiguientes, Curry y el ex presidente Barack Obama discutieron con respecto a las alternativas que podían tomar los Warriors. Curry y Obama ocasionalmente intercambian mensajes de texto en temas que van desde una conversación trivial, pasando por el deporte hasta asuntos de actualidad mundial. Durante breve tiempo, consideraron la posibilidad que el equipo visitara a Obama, pero fue rápidamente desestimado ya que ambos consideraron podría abrir las compuertas a opiniones de individuos que podrían insultarlos basándose en supuestas posturas políticas. La intención no era politizar el asunto.

A final de cuentas, Curry y los Warriors decidieron, como equipo que, en vez de celebrar su campeonato en la Casa Blanca, visitarían el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana en Washington junto a estudiantes procedentes del terruño de Durant en Seat Pleasant, Maryland.

Cuando se piensa sobre líderes efectivos dentro de la NBA, siempre salen a relucir los jugadores de carácter más animado: Kobe Bryant, LeBron James, Chris Paul, Kevin Garnett. Incluso, dentro de los propios Warriors, Draymond Green es considerado como el líder emocional del equipo.

Sin embargo, no se dejen engañar por el carácter tranquilo de Curry.

"Tenemos distintos jugadores en este vestuario con estilos diferentes de liderazgo", expresó Curry. "Tenemos cada tipo aspecto del juego cubierto con nuestros veteranos, por eso es fácil para mí ser yo mismo y liderar. No debo ser una persona que haga grandes demostraciones, ya hay alguien así. Siempre he sido el tipo de persona que lidera con el ejemplo. Pienso que tus compañeros te respetan cuando eres sincero con tu forma de ser".

En particular, Curry ha intentado emular el liderazgo que ha aprendido de su entrenador en Davidson.

"El entrenador Bob McKillop es el mejor ejemplo de la forma en la cual siempre quise ser líder de un equipo", dijo. "No es un hombre que alce su voz, pro su mensaje y tono fueron siempre consistentes y sabías las cosas que él creía y sus pupilos le siguieron. Siempre supo cuándo y cómo hacerse entender, y eso es lo que intento conseguir aquí".

Luego de dos actuaciones discretas por parte de los Warriors para comenzar la pretemporada, ambas derrotas, Curry salió de su zona de confort y se desahogó con su equipo antes de su tercer enfrentamiento contra los Minnesota Timberwolves en China.

"Dios mío, se descargó con nosotros. En la pretemporada", dijo West. "Sabía que no estábamos en la mentalidad correcta y era algo que necesitábamos oír. Se hizo entender y luego, vencimos por (32) puntos".

Green es mejor conocido por ser el jugador que reclama las cosas a sus compañeros. Su estilo directo y lleno de palabrotas ha demostrado su efectividad. Al preguntársele si Curry, devoto cristiano a quien muchos perciben como una figura deportiva sana, es capaz de usar malas palabras ocasionalmente a fin de hacer notar su enfado, Green solo sonrió y respondió: "Tendrán que preguntarle".

Curry reconoció que, de hecho, se permite tales licencias de vez en cuando.

"No se trata nunca de una táctica para hacerme ver más duro o molesto; pero, cuando estoy en la cancha, si me pusieran un micrófono habría partidos en los cuales me censurarían sin duda", expresó. "Las duelas son muy intensas, con batallas acaloradas. En dos ocasiones he sido expulsado y estoy muy seguro de que usé ciertas palabras en esas situaciones, pero eso pasa".

"Para mí, se trata de la forma en la cual respondo después. La gente sabe quién soy y en lo que creo, pero a la vez, nadie es perfecto y creo que eso está bien. Si quieren buscar esos momentos (en los cuales digo malas palabras) y tratan de leer mis labios en la cancha, los van a conseguir. Mi mamá pudo hacerlo".

"Él es obviamente una superestrella, pero actúa como si fuera el jugador número 12." Steve Kerr

A final de cuentas, para Curry todo se trata de consistencia.

Cuando Curry sufrió un esguince en su tobillo derecho a principios de diciembre, lesión que lo pondría fuera de acción por poco más de tres semanas, incluyendo perderse su muy anticipado regreso a Charlotte, siguió siendo colaborador de manera presente.

Necesitados de profundidad en el puesto de base, los Warriors inmediatamente llamaron al base Quinn Cook de 6 pies, 2 pulgadas de estatura, proveniente de los Santa Cruz Warriors, sucursal de Golden State en la G-League. Curry estaba en Charlotte, sin embargo, utilizaba una bota ortopédica. Los aficionados estaban decepcionados: no habría rutina previa al partido para presenciar y nada de cestas dignas de circo a las cuales aplaudir.

Mientras tanto, Cook no era simplemente ascendido para cubrir un puesto. Hacía su primera aparición como titular en la NBA. Estaba ansioso y nervioso, no sólo por la oportunidad recibida, sino por verse como el reemplazo de una súper estrella en su propia tierra natal.

Curry, para sorpresa de Cook, le dijo al joven base que se encontrara con él una hora antes del duelo.

"Se reunió conmigo en el vestidor para revisar cierta cantidad de jugadas y sugerir con cuáles debería quedarme", dijo Cook. "En ese momento, tuve prácticas y acción de juego muy limitada. Hizo que me calmara y tuviera paciencia. Hizo lo mismo en el medio tiempo. Ocurrió durante cada partido en el cual no jugó. Me diría lo que había visto y cómo ajustarse".

"La mayoría de los jugadores lesionados se alejan de su equipo a fin de tratar sus lesiones y concentrarse en ellas. Definitivamente, seguía allí, al lado de su club y especialmente a mi lado cuando más lo necesité".

El entrenador Steve Kerr expresó su opinión con respecto al por qué la mentalidad de Curry y su forma de asumir su liderazgo ha sido exitosa: "Creo que se debe a su trabajo tan fuerte, combinado con su humildad fuera de la cancha. Es un ser humano decente, es un jugador muy agradable. Obviamente, es una súper estrella, pero se comporta como si fuera el duodécimo jugador. Puedo reclamarle cosas en sesiones de video y él no se molesta. Lidera con su ejemplo. Es un gran hombre, un gran compañero y los jugadores le respetan. De eso se trata ser capitán".

play
0:45

Stephen Curry: 'Esperemos que esto cambie'

La estrelle de Golden State Warriors mostró su preocupación tras los hechos sucedidos en una escuela del sur de Florida.

Algunos de los competidores de Curry podrían tomar su imagen pulcra y comportamiento educado como signo de debilidad y, en ocasiones, esa percepción va más allá de la cancha de baloncesto.

El 19 de noviembre, tras vencer a los Brooklyn Nets 118-111, Curry fue arrastrado de manera inesperada a la controversia.

Los jugadores súper estrella normalmente no gustan de ingresar nuevamente a la arena tras la conclusión de los partidos porque los aficionados intentarán abordarles en busca de autógrafos. En muchas ocasiones, los guardias de seguridad son enviados por los jugadores a fin de buscar a un ser querido y trasladarlos hasta la cercanía del vestuario. En esta ocasión, Curry decidió él mismo buscar a miembros de su familia.

A 10 pies de distancia en la tribuna se encontraba un niño de 10 años vistiendo la camiseta de Curry, la cual esperaba fuera firmada por el dos veces Más Valioso. Sin embargo, la vista de Curry estaba concentrada en la búsqueda de su familia y, según lo expresa el propio Curry, nunca pudo ver al niño.

Al día siguiente, la madre del menor publicó un video en Facebook criticando a Curry por haber dejado a su hijo, según ella de forma intencional, plantado esperando su rúbrica. El video mostró al niño recibiendo autógrafos por parte de otro jugador de los Warriors, con música sentimental de fondo, mientras que Curry jamás hizo contacto visual con el menor.

"No siempre fui considerado uno de los mejores jugadores del equipo. Tuve que asumir y madurar como líder y, de muchas formas, lo sigo haciendo." Stephen Curry

"Eso me sorprendió, porque quiere mostrar algo que se aleja a todo extremo de la manera en la cual me comporto y cómo trato de manejar esas situaciones", indicó Curry con respecto al video. "Y me pareció gracioso porque hicieron un gran esfuerzo filmando, editando, seleccionando la música y colocando texto en la pantalla produciendo ese video. Hicieron todo eso con tal de intentar avergonzarme".

Fuentes cercanas al base de la NBA le indicaron a ESPN que Curry terminó enviándole un video al niño, tratando de alentarle.

"En esa situación, se trata del niño", dijo. "No me importa lo que piense su madre. Se trata de él porque no quiero que esto salga de proporción, más de lo que ya ha pasado. Él importa y eso es relevante, pero no me voy a involucrar en una batalla con su madre. No voy a intentar demostrar a nadie quién soy".

Curry puede ser considerado de manera válida como el jugador más popular y quien recibe mayor cantidad de peticiones en todos los deportes profesionales, y por ello, es generoso con su tiempo. Luego de cada rutina de entrenamiento previa al partido, firma aproximadamente 100 autógrafos antes de regresar al vestuario. También visita a jóvenes aficionados enfermos que desean conocer a su ídolo.

Curry siente que tiene una obligación que cumplir, y eso se deriva de sus experiencias de niñez, al lado de su padre Dell Curry, quien disfrutó de una carrera de 16 años en la NBA.

"Tengo una perspectiva diferente con respecto a los niños. Estuve en esa posición en la cual estuve alrededor de atletas de la NBA todo el tiempo y sabía quiénes eran unos cretinos y quienes no", dice Curry. "Eso llegó a afectarme como niño. Los compañeros de mi padre o la gente contra quienes jugó, si me veían en el pasillo, les decía 'Hola, ¿cómo estás?' y si ellos me respondían, eso hacía mi día. Si me pasaban de largo, me afectaba. No fue algo duradero, pero en ese momento, significa mucho".

"Por ende, si los niños van a nuestros partidos y tratan de contactarme, siento una responsabilidad con ellos porque eso podría ayudarles a ganar confianza en sí mismos, o animarlos en ese día específico, o por el contrario, les afectaría negativamente. Es mi única oportunidad de poder hacer un impacto positivo de amera personal. Pero, soy solamente una persona y no puedo hacerlo todo. Por ello, debo asegurarme de mantener cierto equilibrio".

Curry entiende su imagen de "niño dorado" pero preferiría alejarse de ella. La gente lo percibe como modelo a seguir; sin embargo, advierte a aquellos que lo miran como ejemplo principal de ciudadano modelo.

"Obviamente, nadie es perfecto y sucederán cosas, pero soy quien soy, y no siento ninguna presión extra tratando de satisfacer las expectativas de la gente", dice Curry. "Hacen comentarios y dicen: 'Gracias por ser tan buen modelo'. Es un maravilloso elogio, y entiendo a los padres cuando buscan que los atletas en general sean personas que sus hijos puedan imitar y los padres necesitan esa presencia para que haga conexión con sus hijos. Aunque, para mí, lo más importante es que entiendan que no puedo ser el mayor ejemplo para ellos. Hay que tener presencia constante por parte de los familiares y los padres, con ejemplos reales, no sólo depender de lo que miran en televisión. Así hago las cosas con mis hijos".

play
1:17

Warriors, fortalecidos con su visita a D.C.

Steve Kerr, Kevin Durant y Steph Curry comparten cómo disfrutaron de su único viaje a la capital del país.

Antes de tomar la cancha, previo al inicio de cada partido, los Warriors se juntan en el túnel anexo a la arena. Algunos jugadores estiran, otros saltan de un lado a otro, otros hablan y otros están simplemente esperando que comience la reunión antes del cotejo.

De forma lenta pero constante, los jugadores comienzan a hacer un círculo, con Durant en el centro. Comienza a hacer un baile único en el cual mantiene sus brazos pegados a los lados, las piernas separadas y convergen en un movimiento similar al de saltar la cuerda. Comienza con rapidez y luego va perdiendo velocidad. Para terminar la rutina, da un paso delante de manera rítmica.

Allí, Curry toma el control.

Todos levantan un brazo y Curry se aparta para dar una charla. Pocas veces grita y su voz no es apabullante. Por el contrario, se mantiene calmado y con compostura, explicando los puntos a enfatizar en ese partido en particular. Sus compañeros le escuchan. Es la última voz que oyen antes de salir a la cancha.

El mensaje de Curry dura casi 10 segundos, y luego se dirige a la cancha. Sus compañeros le siguen.

"Siempre sabe qué decir en el momento correcto", expresa Shaun Livingston. "Quizás no sea muy expresivo o altisonante. Pero es un líder a su manera, y ha estado funcionando para él y para nosotros".

Sin importar que el dos veces Más Valioso esté tratando con sus compañeros, aficionados o con el mismo presidente de los Estados Unidos, las cualidades de liderazgo de Curry permanecen iguales.

"La ética y moral que sus padres le impartieron a una edad tan joven, permiten que él las pueda transmitir a los demás", indicó Durant. "La forma en la cual se comporta durante un partido, su temperamento, la forma en la cual asume sus hábitos de trabajo. Todo eso brilla de manera impresionante con Steph, y no tiene realmente que decir nada al respecto. Se trata de la forma en la cual un líder se desenvuelve, no sólo como jugador de baloncesto. Sino dentro de su casa, como hermano, como familiar y amigo".

"Eso trasciende más allá del baloncesto".