¿Pueden evitar los Spurs su primera eliminación desde 1996-97?

play
Tony Parker lidera a los Spurs ante Memphis (1:37)

El francés vino dese la banca para aportar 23 puntos en 26 minutos de juego. (1:37)

SAN ANTONIO - El entrenador de los San Antonio Spurs Gregg Popovich asintió en reconocimiento a los retos que su equipo, diezmado por las lesiones, ha debido enfrentar en medio de sufrir cuatro derrotas en casa por primera vez en 16 años.

Luego, Popovich trató de explicar la cruda realidad que corre por las venas de San Antonio, faltando un mes para terminar la campaña regular.

"Deja de llorar y dedicarnos a jugar", expresó Popovich. "Eso es lo que hemos hecho. Nadie está llorando, nadie está haciendo excusas. Todos cuentan con problemas dentro de sus equipos, los cuales deben superar. En nuestro caso, se ha tratado de las lesiones. Y (estamos) muy decepcionados porque queríamos avanzar con respecto a lo hecho en la pasada campaña, con 61 triunfos y asistiendo a las finales de conferencia. Fuimos primeros o segundos en eficiencia defensiva durante una gran parte de la temporada. En nuestros últimos 10 partidos quedamos en el puesto 22. Eso te cuenta la historia completa de lo que ocurrió".

"¿Cómo pasó? Pues bien, son los mismos muchachos, y tienen el mismo nivel de compromiso. Entonces, debe ser que se les ha agotado un poco el combustible a medida que hemos avanzado".

En un momento en el cual los Spurs se encontraban típicamente elaborando planes para poner a descansar a sus jugadores con miras a la postemporada, ahora se ven sin la presencia de su mejor jugador, Kawhi Leonard, y tratando de conseguir una nueva bocanada de aire sin poder contemplar la posibilidad de descansar, buscando así mantener el ritmo en medio de una competida carrera entre ocho equipos para conseguir los últimos seis puestos de playoffs en la Conferencia del Oeste.

"A mitad de temporada, aspirábamos clasificar de terceros", expresó el veterano base Manu Ginóbili. "Ahora, sólo aspiramos llegar a los playoffs".

La seguidilla de San Antonio con 20 apariciones consecutivas en los playoffs, récord de la NBA, parece estar en peligro mientras los Spurs luchan en una Conferencia del Oeste ultra competitiva. También parece acercarse el fin de su racha de 18 campañas consecutivas con al menos 50 victorias. La última vez que los Spurs no alcanzaron dicha cifra de triunfos en la temporada regular fue en 1998-99, cuando la campaña consistía en solamente 50 partidos. En dicho año, los Spurs fueron campeones de la NBA.

Antes de la victoria sobre Memphis 100-98 del pasado lunes, San Antonio había caído derrotado en ocho de sus 10 cotejos previos, los cuales incluyen el choque del domingo, en el cual perdieron con Los Ángeles Lakers; en este encuentro, los Spurs tuvieron ventaja de 12 tantos en el cuarto periodo antes de caer 116-112. Esta derrota fue la sexta de los Spurs en siete duelos. Lo más preocupante es que San Antonio dejó perder ventajas que tenían en el cuarto periodo de cada uno de dichos compromisos.

Ciertamente, esto no es típico para un equipo que siente que, si puede hacer que sus encuentros se mantengan manejables durante tres periodos, puede superar a sus rivales en los momentos finales gracias a su experiencia y ejecución superior. Por la mayor parte de los últimos 20 años, San Antonio confiaba en Tim Duncan para cerrar los partidos a su favor, al lado de Tony Parker y Ginobili. Más recientemente, Leonard se incorporó a este grupo.

Leonard habló con los medios de comunicación el miércoles pasado por primera ocasión desde el 13 de enero, afirmando que espera regresar "pronto" luego de la tendinopatía en su cuádriceps, que le ha obligado a estar fuera de acción durante toda la campaña con la excepción de nueve encuentros. Sin embargo, advirtió que "no tengo una fecha definida en este momento". Sólo le queda a los Spurs seguir esperando.

"Noche tras noche, podíamos contar con Tony para que hiciera una bandeja, o que Manu o Timmy ejecutaran una jugada sin siquiera tener que pedirla", expresó el base Danny Green. "Ahora tenemos que crear jugadas y explicarlas (a los jugadores) para así ver qué tan bien las pueden ejecutar. Es una situación muy distinta. Los Spurs de antaño, los que solíamos ser, ya no existen más".

Duncan se retiró hace dos años. Ginobili ya cumplió 40. Parker es ahora suplente y no se siente al 100 por ciento tras sufrir una ruptura en el tendón de su cuádriceps izquierdo en las semifinales de conferencia.

Los Spurs son el segundo equipo con mayor promedio de edad, detrás de los Houston Rockets, según los datos del Elias Sports Bureau (edad promedio de 28.7 años). Ahora bien, San Antonio cubre la mayor superficie en la NBA a la ofensiva, según indica NBA Advanced Stats, con 9.71 millas por encuentro. Además, los Spurs se mueven a la tercera mayor velocidad promedio en la NBA durante la presente zafra, sólo por detrás de los Detroit Pistons y Chicago Bulls.

Por ello, no sorprende que Popovich considere que su equipo se está quedando sin combustible, a medida que avanza la temporada. El desempeño de los Spurs durante las etapas finales de los encuentros celebrados desde el 01 de febrero así lo indican.

La eficiencia neta de San Antonio en momentos "clutch", definidos como los cinco minutos finales de un partido con un margen de diferencia no mayor a cinco tantos entre ambos clubes, es de menos-64-1, el peor en la NBA desde inicios de febrero, de acuerdo con NBA Advanced Stats. Esta cifra contrasta con la eficiencia neta de los Spurs en momentos "clutch" hasta finales de enero, ubicada en plus-28.9, la mejor de la liga.

Popovich conoce bien las cifras y por ello, soltó risas cuando un reportero le indicó que San Antonio sigue ubicado en el número 2 en cuanto a eficiencia defensiva en la NBA durante la presente temporada.

"Eso en realidad es un chiste, ¿no es así? Muchas personas deberían sentirse avergonzadas porque estamos aún en el puesto 2, con lo mal que nos hemos mostrado en los periodos finales de los últimos 11 partidos", indicó Popovich. "Nuestro problema ha radicado en el armado de nuestra defensiva en el cuarto periodo. Eso ha sido obvio. No hemos encestado bien. Eso va a ocurrir ahora y siempre. Pero no se pueden cometer errores defensivos si no se va a encestar. Ese ha sido nuestro peor problema, más que cualquier otra cosa".

"Entonces, ese será nuestro punto de enfoque: mantener la concentración defensiva durante 48 (minutos). Lo logramos hacer en los primeros 50 o 60 partidos. A este punto, en los 11 últimos encuentros, hemos tenido una actuación muy pobre a la defensiva en los cuartos periodos".

Las lesiones que han plagado a San Antonio ciertamente juegan un rol en la situación, ya que conllevan al incremento de minutos jugados por parte de hombres sin experiencia. Actualmente, 10 jugadores de los Spurs promedian al menos 19.9 minutos, comparados con solamente seis hombres que sumaban una carga de trabajo similar durante la zafra anterior. Ginobili, segundo jugador más longevo de la NBA, se encuentra obligado a jugar durante una mayor cantidad de minutos (20.6 esta temporada, comparados con los 18.7 de 2016-17).

Por ende, no sorprende que 13 jugadores de los Spurs hayan sumado por lo menos un encuentro como líder anotador en San Antonio durante la presente campaña, siendo Parker el último en unirse a la lista, después de sumar 23 tantos el lunes contra los Grizzlies.

Los Spurs se mantuvieron a flote a principios de temporada sin la presencia de Parker y Leonard al ganar los partidos en los cuales se suponía tenían ventaja. San Antonio sumó récord de 23-6 en sus enfrentamientos a equipos con marcas inferiores a .500, con eficiencia ofensiva de 106.6 puntos y eficiencia defensiva de 97.8.

Sin embargo, esos números empeoraron hasta llegar a 104.5 a la ofensiva y 106.3 a la defensiva contra clubes con registros sobre .500. Los Spurs tienen marca de 13-21 contra dichos oponentes.

Mientras tanto, los Spurs han utilizado 22 alineaciones titulares (quinta mayor cantidad en la NBA), con 12 jugadores sumando 175 partidos de ausencia. Tres de ellos, a saber, Leonard, Parker y Rudy Gay han sumado 20 partidos fuera de acción cada uno debido a diversas lesiones. Si hablamos de salarios, los jugadores lesionados han percibido un total de $22.7 millones por los cotejos en los cuales no han participado, lo cual representa la sexta mayor cantidad de dinero perdida en la NBA gracias a las lesiones, de acuerdo con la investigación hecha por ESPN Stats & Information.

Hasta el líder anotador LaMarcus Aldridge no participó en tres encuentros debido a molestias en su rodilla y tobillo. Los Spurs cayeron derrotados en los partidos en los cuales no vio acción el alero. Aldridge, al igual que lo hacía Duncan, también tiene el rol de liderar la defensiva.

Existen probabilidades que los Spurs tengan que salir a la cancha sin otros dos jugadores claves cuando se enfrenten a los Warriors el jueves. Gay (tímpano) y Pau Gasol, quien se lesionó el hombro al chocar con su hermano Marc Gasol el lunes pasado, son posibles bajas para San Antonio.

Parker mencionó que Pau Gasol "me dio que estaba mal. Esperemos a ver, pero estoy muy seguro de que no jugará contra Golden State".

De los cinco equipos que han utilizado la mayor cantidad de alineaciones en la NBA, sólo dos de ellos (Spurs y LA Clippers) tienen récords positivos. Por su parte, Sacramento, Phoenix y Memphis tienen récord combinado de 57-136 previo a la jornada del jueves.

"Como dice Tony Soprano: '¿Qué vas a hacer?'", dijo en son de broma el alero Kyle Anderson.

Después de todo, no hay muchas respuestas a esa interrogante.

San Antonio terminará la temporada con 8 de sus 18 compromisos finales en la carretera, incluyendo un periodo brutal de tres choques que arrancará en Golden State para luego seguir en Oklahoma City y Houston. Los Spurs tienen récord de 14-19 en la carretera, incluyendo registro de 3-14 contra clubes por encima de .500. El quinteto podría terminar con récord en la carretera por debajo de .500 por primera ocasión desde la temporada 1996-97, la cual, por coincidencia, fue el año en el cual nació el base Dejounte Murray.

"Tenemos tres encuentros muy difíciles en la carretera contra tres de los mejores equipos en la Conferencia del Oeste", dice Gasol. "No hay tiempo para auto compadecerse. Cuando llueve, empapa. En este momento, nos está empapando muy fuerte. No hay excusas. Sólo hay que hacer el trabajo. Siempre hemos dicho que nuestro margen de error es muy, muy pequeño, debido a nuestra situación y dinámica actuales".