¿Cómo la decisión de LeBron cambió al instante a los Lakers, Cavs y la NBA?

play
Mural a LeBron James cobra vida en Los Angeles (1:00)

El muralista local de L.A. Jonas Never y el especialista en graffiti Fernando Valdéz, son los encargados de la obra que tendrá doce horas de arduo trabajo. (1:00)

LOS ANGELES - Ella se despertó a las 4am del 1 julio sin nada qué hacer más que esperar a que saliera el sol. Con todo lo que Jeanie Buss y Los Angeles Lakers tenían ese día, tuvo la suerte de haberse quedado dormida la noche anterior. En unas horas, la NBA sabría qué decisión tomaría LeBron James para pasar la siguiente fase de su carrera en la NBA, y los Lakers de Buss se habían convertido en los favoritos para ficharlo.

Ella había visto a su padre, el doctor Jerry Buss, hacer tratos que alteran causales y golpes de agentes libres. Pero desde su muerte en febrero de 2013 había sido tan oscuro para los Lakers como lo fue en esa mañana en Manhattan Beach mientras daba vueltas a la cama.

“Hubo una sensación de confianza”, dijo Buss. “Pero ya había estado ahí antes, así no que no iba a permitirme dar nada por sentado”.

Todo lo que ella sabe en ese momento era que el Magic Johnson se había reunido con James en su casa justo cuando la agencia libre comenzó la noche anterior. Ella no sabía cómo habido ido ni qué había dicho. No, ella había pasado la noche del 30 de junio viendo las primeras horas de la agencia libre desarrollándole en el especial de The Jump de ESPN como un fan habitual. Y a los Lakers no les fue nada bien ya que Paul George anunció que permanece en Oklahoma City sin siquiera reunirse con otros equipos y muchos menos con los Lakers de su ciudad natal. Solo así, uno de los principales objetivos de agente libre de los Lakers estaba fuera de juego, y esto comenzaba como los últimos cinco veranos pocos satisfactorios.

Buss había despedido a su hermano, Jim Buss, como presidente de operaciones de básquetbol, y al veterano gerente general Mitch Kupchak en febrero de 2017, reemplazándolos con Johnson y Rob Pelinka para ayudar a cambiar lo que se había convertido en una cultura perdedora. Su padre le había enseñado muchas lecciones con los años que la habían preparado dirigir a los Lakers, pero quizás lo más importante era que los fans de los Lakers esperan que su equipo tenga una súper estrella y compita por campeonatos año tras año. Cualquier cosa menos y van a otro lado para su entretenimiento. Esto es Hollywood. Hay muchos otros espectáculos en la ciudad.

Jeanie Buss sitió esa angustia personalmente los últimos cinco años. Los Lakers nunca se habían perdido los playoffs más de dos años seguidos en los 34 años que su padre fue dueño del equipo. Desde su muerte, ellos han estado fuera de la postemporada en cinco campañas seguidas y vieron el último vínculo con sus años de gloria, Kobe Bryant, retirarse.

Los fans de los Lakers podrían haberse echado a perder por la prosperidad, pero ese no es precisamente el tipo de rasgo que la familia de Buss quiera suavizar. No, necesitaba producir otro golpe lo antes posible.

“Sí, no hubo un retroceso de mi parte porque sabía que no había forma de argumentar que no estábamos en la parte inferior de la clasificación”, dijo Jeanie Buss. “Lo fuimos. Los números mostraron eso como un hecho”.

Todo lo que podía hacer era tratar de arreglar con el CEO de los Lakers. Cambia la cultura, dale a la franquicia un lavado de cara, luego consigue dos de las mayores estrellas de los Lakers en las últimas cuatro décadas, Magic y Kobe, para ayudar a reclutar al mejor jugador de su época, LeBron James.

El término “reclutar” es relativo en este caso, sin embargo. Las estrellas de la magnitud de James te dicen lo que van a hacer y lo que vas a hacer para ayudarlos a hacerlo. No hay cotejo o negociación de apalancamiento. Solo está probando que eres digno de la confianza de James, y luego acepta los términos que da.

Cuando se retire un día, el abrazo de James de su propio poder será un de los legados más impactantes. Pocos jugadores han controlado sus propios destinos con la misma sagacidad que James a lo largo de la segunda mitad de su carrera.

Al mudarse a Los Ángeles, donde los lugareños no solo entienden sino que también esperan movimientos de poder de sus estrellas, tiene sentido.

Sin embargo, aceptar los términos de James y esperar que él decida son dos cosas diferentes.

En la mañana del 1 de julio, todas las personas que esperaban la decisión de James se encontraron suspendidas en un estado de nerviosa excitación o temor, sabiendo que sus vidas estaban a punto de cambiar.


TODO SOBRE LA AGENCIA LIBRE DE JAMES se sintió diferente esta vez. No tuvo televisión. No hubo reuniones de lanzamiento. No hubo una semana dramática en la que el resto de la liga esencialmente dejó de hacer negocios y esperó por la decisión de James.

Él no quería nada de eso esta vez. Ni lo necesitaba.Tiene 33 años, con tres campeonatos en 15 campañas en la NBA en su curriculum. James conoce la liga y sus pretendientes mejor que nadie. También conocía su lugar en el juego y las ramificaciones de esta elección en su legado.

Así que cuando se reunió con su agente, Rich Paul, y otros consejeros cercanos unos días antes de irse de vacaciones con su familia a Anguila a fines de junio, las prioridades eran claras. No se aprovecharía la decisión de esta agencia libre. No hay documental, no está vinculado con las numerosas intereses comerciales de James y no hay ninguna fiesta de celebración o conferencia de prensa.

James quería decidir rápidamente esta vez, sabe cómo su situación afectó al resto de la liga. Luego quería estar con su familia, primero unas vacaciones en Italia y luego todo lo que pudiera durante todo el verano porque después de ocho viajes seguidos a las Finales de la NBA, se había vuelto protector de este pequeño oasis de tiempo calidad e inactividad antes de que todo comience de nuevo.

Pero sobre todo se sintió diferente esta vez porque James había cumplido su promesa de traer un campeonato a Cleveland. Y esta última temporada, maldición, había hecho más de lo que nadie creía posible. “Lo hizo al más alto nivel que probablemente se pueda hacer”, dijo el entrenador de los Cavs, Tyron Lue. “Podría decir que fue su mejor temporada”.

Lue estaba en High Limit Lounge del hotel Aria en Las Vegas cuando James anunció que había elegido firmar un acuerdo de cuatro años y $153 millones con los Lakers. Había tranquilad en el salón en ese momento el domingo por la noche. Irónicamente, era un buen lugar para alejarse del juego de alto riesgo que Lue y los Cavs acaban de perder. Pero aunque Lue sabía que esta era una posibilidad, tardó tiempo en sentirse real.

“Es difícil porque él significaba mucho para mí como entrenador, especialmente nuestros jugadores en la organización y en la ciudad de Cleveland”, dijo Lue. “Pero él es el único tipo que a lo largo de su carrera llegó con la mayor presión y el mayor escrutinio. Nadie más lo ha hecho. Y desde el primer día nunca se quebró. Él continuó mejorando y mejorando e hizo mucho para la ciudad de Cleveland y la liga. Así que estoy contento que haya tenido la oportunidad de hacer lo que quería, de disfrutarlo, su familia y el resto de su carrera”.

Lue se mantuvo en contacto con James después de que las Finales terminaron, toque no era inusual. Durante la temporada, Lue y James enviaron mensajes de texto constantemente sobre el equipo o cómo se sentía James, que promedió 38.0 minutos por juego en los 104 partidos que jugaron los Cavs.

“A veces era de cinco a seis veces por semana, a veces de cinco a seis veces por día”, dijo Lue.

Esta temporada baja, él quería mantenerse en contacto pero no de una manera que hiciera pensar a James que tenía una agenda o estaba tratando de influenciarlo para que se quedara.

“No, no estaba tratando de reclutarlo. Rich (Paul) dejó en claro que en Cleveland no tenemos qué hacer nada de eso. (James) sabe exactamente lo que hacemos y lo que traemos. Así que solo para dejarlo hacer la decisión sobre su felicidad y el lugar que ocupa en su carrera”, dijo Lue. “Quería asegurarme de respetar eso”.

Es misma posición en la que se encontraba Dwyane Wade en 2014, cuando James estaba decidiendo a abandonar el Miami Heat y regresar a Cleveland. Ellos eran amigos, más que compañero de equipo en ese punto. Aunque Wade tuvo una gran oportunidad cuando salieron en Las Vegas en los días previos a que decidiera, y voló de regreso a Miami en un avión privado en la noche anterior a la carta de James en Sports Illustrated donde anunció su regreso a Cleveland. Wade nunca cruzó esa línea.

“Nunca le dije que regresara”, dijo Wade años después. “Ninguna vez. Una vez que sabía que él se había decidido, le dije ‘fue divertido, ¿no? Ahora ve a hacer lo que LeBron quiere hacer. Te apoyaré de cualquier manera’”.

“No mucha gente podría haber hecho eso. Pero mi vida no estaba exenta de lo que LeBron podría hacer por mí. Simplemente aprecié nuestra amistad. Todo lo demás es una ventaja”.

Debido a su amistad, Lue probablemente era el más oportunista de todos en la organización de los Cavaliers de que James se quería en Cleveland. Cada vez que hablaba o enviaba mensajes de texto a James después de la campaña, se sentía normal, como si nada fuera a cambiar y estarían de vuelta en el campamento de entrenamiento este otoño, tratando de hacerlo todo de nuevo.

El resto de la ciudad y la franquicia parecían estar preparados para que James se fuera. Los fans del Quicken Loans Arena incluso le dieron una gran ovación cuando salió del juego por última vez al final del Juego 4 en la derrota ante los Golden State Warriors en las Finales de la NBA.

Lo que había sido enojo y resentimiento en 2010 se había convertido en tristeza y nostalgia en 2018.

Como escribió la columnista Marla Ridenour, en el Akron Beacon Journal, el 2 de julio. “Pensé que mi corazón estaba protegido. Pensé que estaba preparado para que LeBron James abandonara Cleveland otra vez. Mientras James se dirige a Los Angeles Lakers, me sobrecogió por la sensación de que los momentos más impresionantes que he presenciado en mis 41 años de carrera podrían haber quedado atrás”.


EL GERENTE GENERAL DE LOS CAVALIERS, Kobe Altman, pasó las semanas posteriores a las Finales intentando hacer cambios para mejorar el equipo y convencer a James de que se quedara. Pero se comunicó solo con Paul durante esas semanas criticas y nunca se le dieron garantías ni instrucciones sobre qué movimientos podrían persuadir a James de quedarse.

Era similar a la forma en que se comportó James cuando dejó Miami hace cuatro años: muy poco contacto, sin instrucciones ni garantías, solo una línea abierta de comunicación con Paul. El presidente del Heat, Pat Riley, se había sentido tan incómodo con la distancia que asistió a la boda del entrenador de James con la esperanza de tener una breve conversación con James. Pero nunca se conectaron ese día, y nunca se encontraron cara a cara hasta que James estuvo listo para hacerlo en sus términos, después de reunirse con el dueño de los Cavs, Dan Gilbert, y poner en movimientos su regreso a casa.

Si había lecciones que extraer de las agencias libres anteriores de James, esta era una de las más importantes. Él haría las cosas en sus términos, no en los de nadie más. Las personas que entienden eso y que pueden respetar su estilo son las que James finalmente decidirá conversar en su vida.

Tanto los Cavs como los Lakers parecían entender eso esta vez. Y ambos permanecerá en la vida de James, simplemente no de la manera que esperaba Cleveland desde la perspectiva del baloncesto.

“Es tan diferente de la última vez”, dijo Altman. “Todavía se preocupa por nosotros. Realmente lo creo. Sentía realmente sentimiento por nosotros y creo sinceramente que estaba desgarrado. Realmente lo creo. Y tomó una decisión que pensó que los haría felices a él y a su familia”.

Altman estaba en su casa en Cleveland cuando Paul llamó para informarle que James había elegido a los Lakers. Eran las 8pm del Este, y Altman tenía un trabajo de reconstrucción por delante, así que tomó el teléfono y llamó a su equipo y a todos los jugadores que regresaban a los Cavs mientras el dolor y la emoción lo inundaban.

¿Podrían haber obtenido más del cambio de Kyrie Irving el verano pasado? ¿Deberían haber hecho lo que fuera necesario para fichar a Paul George de Cleveland, independientemente estaba dispuesto a comprometerse a largo plazo?

“Uno regresa y siempre analiza todo lo que hace como gerente general. Es por eso que no dormimos por la noche”, dijo Altman. “Pero no creo que esto sea algo que hicimos bien o mal. Esto es lo que él quería hacer por él, como una preferencia personal o una decisión familiar. Y estoy de acuerdo con eso. Tengo que estar bien con eso”.


AHORA ES EL turno de los Lakers, y aunque ciertamente se siente familiar para una franquicia con 16 carteles de campeones de la NBA y 12 camisetas colgando en sus vigas, hay algo acerca de lo que le espera a James que se siente emocionante y aterrador.

Este no era un partido perfecto para el baloncesto y James vino de todos modos. Los mejores jugadores de los Lakers todavía están en la veintena. George no vino con él. El precio de Kawhi Leonard era demasiado alto para adquirirlo.

Sin embargo, James decidió unirse a ellos. Una vez que dijo que sí, los Lakers no iban a preguntarse por qué. Su desafío ahora es estar a la altura de esa fe.

James y Johnson han sido durante mucho tiempo comparados entre sí. Dos muchachos del medio oeste con carisma y talento de otro mundo que tenían grandes expectativas para ingresar a la liga. Johnson convirtió a los Lakers en LA cuando Jerry Buss lo seleccionó como el número 1 general de Michigan State en 1979, el primer año de Buss como dueño del equipo. Con una estatura de 6 pies y 9 pulgadas con una gran sonrisa y habilidades llamativas, Johnson creó y encarnó a los Lakers de Showtime, y luego se convirtió en una exitosa carrera empresarial y de activismo social después de jubilarse.

Es un modelo que James, de 6 pies y 8 pulgadas, ha seguido dentro y fuera de la duela durante sus 15 años bajo los mejores focos. Pero nunca formó una sociedad con un propietario como Johnson con Buss. Los vínculos más cercanos de James son con su familia, amigos de la liga y socios comerciales de largo plazo como Paul, Maverick Carter y Randy Mims.

Pero si una sociedad con LA iba a ser fructífera, James sabía que él y Johnson tenían que reunirse en persona y descubrir si compartían una visión de baloncesto o una historia de baloncesto.

La discreción era de suma importancia. Solo unas pocas personas en la organización, Jeanie Buss, Pelinka y Johnson -sabían que Johnson se reunirá con James la primera noche de la agencia libre-. Los Lakers consideraron mantener la reunión en secreto era una especie de lealtad para James, del mismo modo que fue para el círculo íntimo de James. Si no podía confiar en ellos con eso, ¿cómo podrá confiar en ellos con su carrera?

“No íbamos a poner en peligro ninguna de nuestras posiciones por ningún error o extralimitación”, dijo Buss.

Todo lo que esperaba por hacer a Jeanie Buss era esperar y confiar en los dos hombres que ella había establecido el año anterior.

“Magic y Rob, realmente se prepararon para hacer su trabajo, donde creo que tal vez el régimen anterior fue un poco más tirar los dedos y luego reaccionar”, dijo. “Tuvimos nuestro mejor escenario posible, pero había un plan B, un plan C y un pan D y E.

“Nada fue realmente una oportunidad mas que la decisión de jugador. Depende de James decidir, pero hicimos todo lo que pudimos”.

Ella había estado en reuniones para fichar que no se sintieron de esa manera.

“Habíamos entrado en un periodo de agencia libre sin entrenador”, dijo. “¿Cómo vas a convencer a alguien par que venga si no sabes quién será el entrenador? Y ellos (el régimen anterior) dijeron: ‘bueno, tendrán una opinión sobre quién sería el entrenador’.

“Estoy como, ‘¿qué pasa si no puedes obtener al que quieres?’. No entendí ni me gustó ese proceso”.

Buss pasó los últimos 18 meses tratando de rehacer a los Lakers con su visión, en lugar de intentar darle sentido a los de otra persona. Si no funcionaba, podría vivir con eso.

Por supuesto, eso no se hizo más fácil volver a dormirse la mañana del 1 de julio, ya que James tomó la decisión de validar el nuevo curso de los Lakers o enviarlos de vuelta a la pizarra.

“Tenía amigos en la ciudad y estaba con ellos”, dijo Buss. “Pero debo haber estado mirando mi teléfono todo el tiempo”.

Finalmente, unos minutos después de las 5 pm, ella recibió un mensaje de texto de Paul con una palabra: “Felicidades”.

“Nunca olvidaré ese momento mientras viva”, dijo. “Eso haría que mi padre esté realmente feliz. Esto es algo que él querría lograr”.