El día a día de LeBron y los desafíos de revelar lesiones de la NBA

play
Luke Walton dice que no sabe cuándo regresa de LeBron James (0:31)

El coach de Los Angeles Lakers dijo este lunes que LeBron está haciendo lo posible por volver, aunque "su prioridad es estar sano". (0:31)

EL DÍA DESPUÉS de Navidad, Los Angeles Lakers anunciaron que LeBron James estaría “día a día” por un estiramiento en la ingle.

Después de que James se perdió semanas, su agente apareció con los reporteros y les dijo que en realidad fue diagnosticado con una lesión que implicaría estar fuera de tres a seis semanas después de una resonancia magnética del 26 de diciembre.

El año pasado, durante las Finales de la NBA, James golpeó una pizarra tras una frustración después de una derrota en el Juego 1. Después de múltiples resonancias magnéticas, se descubrió que tenía un pequeño hueso roto en su mano. James no se perdió ningún juego. Su producción, que había sido prolífica a lo largo de los playoffs, se redujo en los tres siguientes juegos, especialmente su porcentaje de tiros. Él anunció personalmente la lesión en la conferencia de prensa cuando la serie terminó.

Estas dos situaciones de lesiones con el jugador de más alto perfil de la liga han resultado un problema que está burbujeando justo debajo de la superficie a medida que la NBA realiza tratos relacionados con el juego y aumenta su asociación con la industria de las apuestas deportivas después de décadas de combatirlas.

Los apostadores quieren más transparencia cuando se trata de lesiones. Los jugadores, como cualquier otra persona, tienen derechos en su privacidad. Los equipos no quieren permitir una desventaja competitiva -y quieren limitar los posibles daños en los negocios- y con frecuencia ofuscar. En definitiva es un reto.

Determinar el tiempo de recuperación de una lesión es una ciencia inexacta, incluso para los mejores médicos. Cada tobillo es diferente, cada lesión es diferente. Los Lakers, por ejemplo, solo tuvieron que lidiar con el golpe de Lonzo Ball quien sufrió un esguince de tobillo de Grado 3 y proyectaron que estaría fuera entre cuatro y seis semanas. La temporada pasada, los Detroit Pistons perdieron a Reggie Jackson por un esguince de tobillo Grado 3 y se perdió 12 semanas (habían proyectado ocho semanas en el momento de la lesión).

En el caso de James, nunca antes había tenido este tipo de lesión antes. El día de su resonancia magnética, él tuiteó que había esquivado una bala y “#BackInNoTime”. Él no esperaba que esta fuera la lesión más larga de su carrera.

Pero la resonancia magnénica mostró una lágrima y le dijeron que serían semanas y quizás un mes o más, detalles que se mantuvieron en privado. Lágrima pequeña durante un mes no suena como “volver sin tiempo”. Por otra parte, en comparación con una posible rotura completa y la temporada en peligro, es esquivar una bala.

En el caso de las Finales de la NBA del año pasado, la lesión de James nunca fue relevada por el equipo. Aunque estuvo usando un molde suave para estabilizar su mano entre los juegos, James lo escondió cuando estaba en público. Con lo que está en juego en Las Finales, esto es probablemente lo que harías también.

El problema es que las personas sabían. Los compañeros de equipo (y quizás algunos de sus amigos y familiares), personas que trabajaron en los centros donde James se realizó las resonancias magnéticas y tal vez alguien que lo vio en la prueba. Eso es información interna pasada de moda. Eso es lo que impulsa la frustración de los jugadores y, ahora, a diferencia de todos los años anteriores cuando la NBA no tenía qué preocuparse, importa.

Desde junio hasta mediados de enero, se apostaron más de $1.2 mil millones en deportes solo en New Jersey. Eso ya es un gran negocio y realmente va a ser masivo cuando se generalice. La NBA, y otras ligas deportivas que luchan por meterse en el rio del dinero, están tratando de obligar a las casas de apuestas a comprar datos oficiales de la liga con propósitos de integridad. Pero, ¿qué pasa con la integridad de los informes de las lesiones?

Por supuesto, está el público que compra los boletos y les gustaría tener una idea de cuánto tiempo podrían estar fuera las estrellas al tomar decisiones sobre compras a corto o mediano plazo. Aunque eso es un acertijo tan viejo como el tiempo.

Las reglas actuales requieren que los equipos anuncien si un jugador es probable, cuestionable o dudoso para las 5 p.m. el día anterior de un partido. La NFL tiene una política un poco más estricta que requiere de actualizaciones diarias durante la semana sobre la participación de los jugadores en la práctica. Por otra parte, los New England Patriots tuvieron a Tom Brady en su informe de lesiones durante años, lo que hacía difícil saber cuándo Brady resultó herido. No hay nada en las reglas que impida a los Lakers, o cualquier equipo, incluyan a una estrella como cuestionable con alguna enfermedad para cada juego.

La NBA está buscando formas de lidiar con la creciente demanda de información sobre la disponibilidad de los jugadores, peor no ha dado ningún indicio de qué cambios podrían venir en caso de que se produzcan. Una sugerencia de este rincón: revelar cuándo un jugador tiene imágenes de cualquier tiempo. Si se realizó una radiografía, una resonancia magnética o una ecografía, se debe anunciar. Incluso si los resultados se mantienen vagos o en privado, es una divulgación que ayudaría con la transparencia.

Es probable que esto siga surgiendo como un tema, especialmente en la postemporada cuando la información sobre las lesiones está más protegida y la atención es mayor. Podría terminar siendo otra manera en la que James cambia la NBA.