Adrián González: En el béisbol, 'tienes que permitir que la gente se divierta'

play
Adrián González: "Yo me divierto y juego mi pelota" (2:23)

En Béisbol Experience, hablamos con Adrián 'Titán' González de los Dodgers de Los Ángles, para conocer más detalles sobre sus vivencias como pelotero en la MLB. (2:23)

Nota del editor: Pueden ver esta historia en inglés aquí.

Adrián González nació en San Diego pero creció en Tijuana con sus padres, quienes son procedentes de México. 'El Titán' habló con nuestra reportera Marly Rivera sobre regresar a los Estados Unidos a estudiar en la primaria, de cómo han cambiado las cosas en México y si piensa que los peloteros deben hablar sobre temas sociales.

Cuando estabas creciendo en México, ¿qué te atrajo al béisbol?

Yo vengo de una familia beisbolera. Mi papa jugó béisbol toda su vida; mis dos hermanos mayores [también]. Vengo de un área en el norte, de Tijuana, donde el béisbol es número uno. No tenían equipo de fútbol hasta hace poco que llegaron los Xolos.

Cuando empezaste a jugar el béisbol, ¿siempre fue tu pasión?

Jugaba otros deportes, pero el béisbol siempre fue la pasión de mi familia.

¿Cuánto orgullo siente tu familia, siendo de esa zona, al ver adonde has llegado?

Pues la familia es muy orgullosa. Toda la familia está involucrada en el béisbol. Mi papá tiene una academia en Tijuana con mi hermano. Obviamente, mi hermano mediano Edgar jugó en ligas mayores. Mi hermano mayor jugó en la universidad, nada más que se lastimó.

¿Hay más presión de tener éxito cuando vienes de una familia beisbolera?

No, yo nunca lo veo de esa forma. Yo me divierto. A mí no me importa lo que diga la gente. Yo nada más vengo a divertirme y a jugar mi pelota. Si salen las cosas bien, qué bueno; gracias a Dios. Si no, también gracias a Dios, porque estoy en el diamante.

¿Cuán difícil fue la transición de mudarte de México a Estados Unidos y aprender inglés?

Cuando primero llegué a la primaria en Estados Unidos fue un poco difícil porque obviamente no hablaba inglés y tuve que estar en un programa de gente que hablaba puro español. Pero la escuela tenía buenos programas para uno adaptarse más o menos. A los dos o tres años ya lo hablaba más o menos. Ya me defendía. Así que ya me sentía más cómodo.

Al ser bilingüe, ¿cuándo te convertiste en el traductor en ligas menores?

Cuando yo firmé ya era bilingüe y hablaba los dos. Para la mayoría de los latinos yo era el que estaba ahí con ellos y los llevaba a comer y les decía que había en el menú. Pues ahí esos fueron tiempos divertidos con ellos para poder convivir más.

Por ese balance de ser bilingüe y bicultural, ¿se te hace más fácil comprender los dos lados?

Sí claro, porque cada quien tienen su punto de vista y su forma de ser, sus raíces, sus culturas. Cada país juega [al béisbol] diferente. Hasta los países latinos lo juegan diferente cada uno. Y es algo que hay que poder identificarse con cada uno pero también respetar el estilo de cada uno. Así que es algo que hay que aceptar a cada quien como son y hay que divertirse.

¿Cómo creas ese balance con las reglas 'no escritas' del béisbol?

Esa ya son gente que quieren controlar el béisbol y la verdad es que no hay que controlarlo. Hay que dejarlo que sea y que se divierta la gente. Obviamente no hay que hacer nada para ofender a tu contrincante, pero si lo estás haciendo para divertirte tú mismo y para tu propia diversión con tu equipo, todo está bien.

No lo he visto aquí [en los Dodgers] pero algunos camerinos están un poco fracturados. Los latinos están con los latinos y los americanos con los americanos. ¿Te has sentido como el puente entre las dos culturas?

Pues yo tengo la facilidad de platicar con los americanos, ir a platicar con los latinos; poder salir a cenar con los dos. Así que muchas veces sí soy el que hala a la gente, "Mira vamos ir a comer, ven con nosotros". Aunque no se comunique mucho, pero por lo menos la comunicación en el béisbol es mundial. Así que ir a cenar no tienes que hablar todo el tiempo con una persona que a lo mejor no habla su idioma pero puedes convivir con ellos.

Casi una tercera parte del béisbol está compuesta por latinos, ¿cómo has visto el béisbol cambiar con la influencia de los peloteros latinos?

No he visto mucho cambio. Lo único que he visto es que la prensa y la gente hablan más de la gente latina. Todo está en redes sociales, en cámaras; de todo se platica. Antes cuando pasaban cosas así las dejaban ser y ya nadie platicaba de ellas, entonces no se venía a la luz. Las cosas [en el béisbol] son muy parecidas. Las cosas que han cambiado es el atletismo del pelotero y la forma en que se juega el béisbol, pero en lo que es los latinos y los americanos, eso no ha cambiado.

¿Por qué crees que los peloteros no son tan vocales como los atletas de la NBA o de la NFL en cuestión de temas sociales?

Porque la verdad que es algo que nosotros estamos en un equipo para jugar béisbol y no somos políticos. Así que la política para políticos y el béisbol para los beisbolistas. Así que no hay que meterse en eso. Si uno quiere ser político, pues que se meta en eso cuando se retire.

Al hablar con Rick Rentería de los Medias Blancas, en especial siendo mexicano-americano en el ambiente político actual, me dijo que él prefiere expresar sus opiniones en privado porque representa a su organización al vestir su uniforme. ¿Es así para ti? ¿Es distinto cuando llevas el uniforme de los Dodgers?

No, yo si quiero hablar sobre algo, lo voy a hablar. Como yo digo, a mí no me importa lo que piensa la gente. Si quiero decir algo lo voy a decir. Pero la mayoría de las veces yo no me meto a la política. A lo político no me meto nomás. Si hago algo, lo hago por mi cuenta, en privado, y no para que la gente sepa.

¿Cuál ha sido el cambio más grande que has visto en Tijuana, a diferencia de cuando eras niño?

Todavía se sigue jugando [al béisbol] muy parecido como cuando yo crecí. Tengo sobrinos en Tijuana y juegan en Chula Vista, juegan en los dos lados [de la frontera], igual como yo lo jugué. Más gente de Chula Vista, del lado de los Estados Unidos, quiere ir a jugar en Tijuana ahora más que antes. Así que el béisbol se ha desarrollado mucho en Tijuana y sigue siendo de las mejores ligas pequeñas en todo el mundo.

¿Por qué crees que ha sucedido eso, porque ha crecido calidad del béisbol?

Sí, creo que mucha gente le está poniendo atención al béisbol individualmente. Le están metiendo más prácticas, más ganas, más entusiasmo y más tiempo. Cuando hacen eso los jóvenes se mejora el béisbol.

Después del béisbol, ¿te gustaría ayudar a crecer el béisbol en México o te gustaría ser manager o coach?
Primero que nada [tengo que] terminar mi carrera y luego me preocupo de eso. Ahorita no tengo eso en mente.