Edgar, Moose y Vlad: tres casos fronterizos al Salón de la Fama

Getty Images

Estamos a pocos días del anuncio de los nuevos exaltados al Salón de la Fama. Y gracias al trabajo incansable de entusiastas como Ryan Thibodaux del Seguidor del Voto al Salón de la Fama, podemos seguir las votaciones en tiempo real a medida que las boletas se han ido haciendo públicas - las que, de hecho, deberán hacerse públicas obligatoriamente a partir del año que viene.

Teniendo en mente el 75 por ciento requerido para ser exaltado, los resultados actuales lucen prometedores para Jeff Bagwell, Tim Raines e Iván Rodríguez. Las actitudes hacia Barry Bonds y Roger Clemens aparentan estar evolucionando en la dirección correcta, aunque no parece que serán suficientes para ganar el boleto hacia Cooperstown en esta oportunidad. Pero alrededor de ese quinteto hay varios casos fronterizos que vale la pena evaluar.

Vamos a ignorar los jugadores con asteriscos en esa lista por ahora, ya que sus casos han sido bien impactados por factores no relacionados a rendimiento. Para Bonds y Clemens, es su asociación con las sustancias para mejorar el rendimiento (PEDs, por sus siglas en inglés). Trevor Hoffman no encara ese stigma, pero en cambio es parte de un debate continuo sobre el lugar que deben ocupar los relevistas en el Salón, aunque es posible que sea electo este año de todos modos. El apoyo a Curt Schilling ha minado este año y es posible que esté pagando el precio por su uso controversial de sus redes sociales. Pero a medida que lean el siguiente análisis, tengan en cuenta que mucho de lo que se dice sobre Mike Mussina también le aplica a Schilling, quien además tuvo algunos momentos históricos en su carrera en postemporada para ayudar a su causa.

Eso nos deja con tres jugadores en la zona gris que podemos mirar desde un ángulo estrictamente de béisbol: Vladimir Guerrero, Edgar Martínez y Mussina. De acuerdo, hay algunos que tienen reservas parecidas sobre el estatus de Martínez como bateador designado al igual que con el valor de Hoffman. Mi posición sobre eso es que realmente no me importa. La regla del bateador designado existe. Es difícil encontrar jugadores que brillen en la misma. Si un jugador puede jugar o no en el terreno es irrelevante en cuanto a sus contribuciones como designado. Si su valor de por vida eleva el nivel de un miembro del Salón de la Fama, entonces eso es lo que debe contar - una victoria añadida es una victoria añadida. Martínez tuvo un WAR de por vida de 68.3, según baseball-reference.com. Hoffman tuvo 28.0. No es el mismo debate.

Mi métrica definitive para entrar al Salón de la Fama - la que yo, y muchos otros, comenzamos a utilizar en nuestras investigaciones en primer lugar - ha sido el sistema JAWS de Jay Jaffe, que utiliza el WAR para cerrar la brecha entre el valor de por vida y el valor en el pico de una carrera, y compara a los jugadores con otros que han jugado la misma posición. Realmente no existe una métrica definitive cuando se hacen estos argumentos. Pero el JAWS nos sirve como buen punto de inicio.

Martínez tiene una anotación en el JAWS de 56.0, que es un poco por encima de los promedios para el Salón de la Fama tanto en la tercera como la primera base, las posiciones que jugó en el 29 por ciento de sus partidos iniciados en su carrera. La mayoría de esos partidos fueron en la esquina caliente, pero en el restante 71 por ciento de sus juegos fue bateador designado. Mientras tanto Guerrero se ubica en el puesto 21 en el jardín derecho con un JAWS de 50.2 JAWS, 7.9 por debajo del promedio de los inmortales de Cooperstown en el derecho. El 63.8 de Mussina en el JAWS lo ubica en el puesto 28 entre los lanzadores abridores y es un 1.7 por encima del promedio de los exaltados.

En otras palabras, los tres jugadores merecen seria consideración al Salón. Ninguno de ellos tiene un caso demasiado sólido. Las anotaciones en el JAWS no se acercan al final del argumento objetivo, pero en vez de aventurarnos hacia ese sembradío, vamos a cambiar de dirección. Lo que sigue es un análisis más subjetivo que (con un pequeño ajuste) utiliza la famosa lista Keltner de Bill James, o al menos la versión de ella contenida en su libro titulado "Whatever Happened to the Hall of Fame? (¿Qué le pasó al Salón de la Fama?)"

Es una encuesta de 15 preguntas. No hay una anotación específica que nos diga que un jugador merece ser considerado al Salón de la Fama. En cambio, esperamos poder ofrecer un retrato holístico de la carrera de cada jugador, uno por el que podamos juzgar si de verdad merece ser exaltado.

Preguntas de Keltner

1. ¿Fue alguna vez catalogado como el mejor jugador en el béisbol? ¿Acaso alguien, mientras estuvo activo, llegó a sugerir que era el mejor jugador en el béisbol?

Este es un estándar bastante duro, pero es una distinción importante para aquellos jugadores que llegaron a alcanzar tales alturas. En el caso de Martínez y Mussina la respuesta es claramente no. Martínez terminó entre los 10 primeros en las votaciones del JMV de la LA un par de veces pero nunca fue el mejor jugador en los equipos de Seattle en los que tuvo que compartir el escenario con Ken Griffey Jr. Mussina nunca ganó un Cy Young pero terminó sexto o mejor en la votación de la LA nueve veces. Dee 1992 a 2001, se ubicó 10º en todo el béisbol en WAR. Grandioso, pero no para ser considerado el mejor en el deporte.

Guerrero quizás pueda llenar este requisito. Él ganó el JMV de la Liga Americana en 2004. De 1998 a 2007, se ubicó 10º en las mayores en WAR. Pero James pregunta si alguien llegó a sugerir que un jugador fue considerado como el mejor. Con Guerrero, Tom Verducci llegó a hacer eso.

2. ¿Fue el mejor jugador de su equipo?

De nuevo, Martínez fue opacado por Griffey y, luego, por Alex Rodríguez. Hubo un par de años en los que lideró a Seattle en WAR pero no tuvo una racha de temporadas en las que fuese considerado como el mejor jugador de los Marineros. La competencia era dura.

Por otro lado, Mussina fue fácilmente el mejor jugador de los Orioles durante la mayoría de su tiempo en Baltimore. Su WAR de 45.4 de 1992 a 2000 fue un 12.1 más que cualquier otro bateador de los Orioles y un impresionante 31.4 más que cualquier otro lanzador de los Orioles. Guerrero fue el principal jugador de Montreal durante algunos de sus últimos años allí, luego de la partida de Pedro Martínez, y probablemente fue el mejor pelotero de los Angelinos durante sus primeros años allí.

3. ¿Fue el mejor jugador en el béisbol en su posición? ¿Fue el mejor jugador en la liga en su posición?

Martínez es ampliamente catalogado como el mejor bateador designado de la historia. De hecho, ganó el premio como el mejor DH en cinco ocasiones y el premio lleva su nombre. Incluso si piensan que David Ortiz se ubica por encima de él, sus mejores épocas no chocan, así que eso no es pertinente aquí. Mussina no ganó un Cy Young, no ganó un título de efectividad, y aunque llegó a liderar a los lanzadores de la LA en WAR en 2001, se necesita más de una temporada para ser catalogado como el mejor en tu posición - cerca, pero no lo suficiente. Guerrero pasa esta prueba sin problemas. Como ya les mencioné, se ubicó en el puesto 10 durante su mejor época de 10 años en WAR, y ninguno de los jugadores que se ubicó por encima de él era jardinero derecho.

4. ¿Tuvo un impacto en varias contiendas por banderines?

Voy a refrasear la pregunta así: "¿Cuánto impacto tuvo en postemporada el jugador?" Esta es la realidad para los jugadores en la era del comodín, cuando llegar a la postemporada es un reto diferente a los que enfrentaron sus antecesores cuando competían por banderines.

Martínez nunca llegó a una Serie Mundial y bateó en general .156 en 17 partidos de por vida en Series de Campeonato de la Liga Americana. Mussina fue tremendo en los playoffs de 1997, con marca de 2-0 y efectividad de 1.24 en cuatro aperturas. Sin embargo, en general, fue frio y caliente, con marca de 7-8 y una efectividad muy parecida a la que consiguió en temporada regular (3.42 a 3.57). Ganó un juego en Serie Mundial pero no logró un anillo. Guerrero tuvo un OPS de .664 en 44 partidos de postemporada, y se fue de 14-1 en su única Serie Mundial, la que perdió.

5. ¿Fue lo suficientemente buen jugador para poder seguir jugando regularmente luego de su pico como jugador?

Los tres jugadores fueron titulares a lo largo de sus extensas carreras.

6. ¿Fue el mejor jugador en la historia del béisbol que no haya sido exaltado al Salón de la Fama?

Otro estándar difícil. Mientras Barry Bonds y Roger Clemens no tengan una placa en Cooperstown, nadie más puede reclamar ese puesto.

7. ¿Son jugadores con estadísticas de por vida comparables a los que ya están en el Salón de la Fama?

Nos retimimos a los comentarios hechos sobre el JAWS arriba. La respuesta para los tres jugadores es sí y no, razón por la cuál es que estamos haciendo este análisis en primer lugar.

8. ¿Acaso los números del jugador cumplen con los estándares del Salón de la Fama?

Aquí se refiere al sistema de puntos que James creó para su libro y los totales se pueden encontrar en la página de cada jugador en baseball-reference.com. El promedio para un jugador exaltado al Salón de la Fama es 50. Ese es el total exacto para Martínez, Mussina está en 54 y Guerrero en 58. Listo, listo, y listo.

9. ¿Existe alguna evidencia que sugiera que el jugador fue significativamente mejor o peor que lo que sugieren sus estadísticas?

Martínez y Guerrero jugaron en una era de grandes números ofensivos, y eso tiene que tomarse bajo consideración. Pero el WAR toma en cuenta esto, así que eso no debe ser una gran preocupación. Martínez se ubica en el puesto 33 de todos los tiempos en OPS, pero en el 46 en OPS+, que se ajusta por liga y contexto del estadio. De forma suficientemente conveniente, Guerrero se ubica en el 34 en OPS; su OPS+ llega en el No. 79. Hmmm. Estos mismos factores deben funcionar a favor de Mussina y así lo hacen: Su efectividad de por vida de 3.57 es alta para un miembro del Salón de la Fama y no cae entre las 100 mejores de todos los tiempos. Pero gente, de nuevo, vamos al contexto: Su ERA+ se ubica en el puesto 93 de todos los tiempos.

Esa es la pregunta que muchos de los detractores de Martínez suelen utilizar. No era un gran corredor de bases, y en los partidos que tuvo un guante en su mano, tuvo un WAR defensivo de menos-9.7. Pero Guerrero fue incluso peor -- menos-10.7 en el terreno. Aun así, Guerrero fue un buen robador de bases en su juventud y posee una enorme colección de videos de sus mejores momentos gracias a su potente brazo en el jardín derecho. Sus 126 asistencias de por vida en esa posición lo ubican en el puesto 28.

Mussina fue un tremendo fildeador, ganando siete Guantes de Oro en su carrera.

10. ¿Acaso es el mejor jugador en su posición que es elegible al Salón de la Fama pero que no ha sido electo?

Martínez es el mejor bateador designado que no ha entrado, y está justo ahí con Scott Rolen si quieren agruparlo con los antesalistas. Guerrero se ubica bien detrás de Larry Walker y el inelegible Joe Jackson, pero se puede argumentar en favor suyo en el siguiente grupo, que incluye a Dwight Evans, Sammy Sosa y Bobby Abreu. En cuanto a Mussina, está justo ahí con Schilling como el mejor lanzador, aparte de Clemens, que no ha sido electo.

11. ¿Cuántas temporadas de JMV tuvo? ¿Llegó a ganar un premio de JMV? Y si no lo ganó, ¿cuántas veces estuvo cerca?

Ya cubrimos esto. Martínez estuvo cerca pero no lo ganó. Si un típico ganador del JMV se ubica en el rango de 9.0-11.0 en WAR, él se quedó corto ya que su mejor WAR fue de 7.0. Guerrero ganó un premio MVP en 2004 con WAR de 5.6, aunque hubo cinco jugadores en la LA esa temporada que tuvieron un WAR superior al 7.3. Ichiro Suzuki tuvo 9.1; el mejor WAR que tuvo Guerrero en su carrera fue de 7.4. Mussina nunca estuvo en contienda seria por un premio JMV.

12. ¿Cuántas temporadas de Todos Estrellas tuvo? ¿En cuántos Juegos de Estrellas participó? ¿La mayoría de los otros jugadores en igual cantidad de Juegos de Estrellas entraron al Salón de la Fama?

Utilizando como referencia el estándar de B-Ref de un WAR de al menos 5.0 para una temporada de calibre Todos Estrellas: Mussina tuvo 10 campañas como esas y fue electo a cinco Juegos de Estrellas. Martínez tuvo ocho temporadas y fue electo siete veces. Guerrero tuvo solo cinco temporadas como esas, pero fue electo nueve veces al Todos Estrellas.

La mayoría de los jugadores elegibles con al menos nueve participaciones en el Todos Estrellas ya están en el Salón, excepto aquellos dejados fuera por circunstancias extraordinarias -- Bonds, Pete Rose etc. Pero entre aquellos otros con nueve Juegos de Estrellas y sin placa en Cooperstown, podemos contar a Dave Concepcion, Elston Howard y Fred Lynn. Así que puede pasar.

13. Si este hombre era el mejor jugador en su equipo, ¿era posible que su equipo ganara el banderín?

Esto es realmente subjetivo, pero me inclino a decir que sí en los tres casos, aunque ninguno de ellos jugó para un ganador de banderín en el que ellos fueran claramente el mejor jugador en su equipo. El más cercano a ello fue Mussina en 2001, cuando lideró a los Yankees, que habían ganado el banderín, con un WAR de 7.1. Pero eso fue solo un año y mi punto de vista es que tienes que tener varios años corridos como el mejor de tu equipo para poder adquirir ese título.

14. ¿Qué impacto tuvo el jugador en la historia del béisbol? ¿Fue responsable de algún cambio en las reglas? ¿Introdujo algún equipo nuevo? ¿Llegó a cambiar el juego en alguna forma?

Martínez se convirtió en el prototipo del bateador designado, y sin importar lo que ustedes piensen de esa regla eso es un logro histórico. Guerrero vivirá por siempre en los paquetes de repeticiones de las mejores jugadas. Fue uno de los jugadores más emocionantes en pisar un terreno de béisbol, con sus largas zancadas en el terreno, su brazo de cañón y su singular habilidad para enviar lanzamientos que no debió intentar conectar hacia las gradas. Por supuesto, la emoción tiene dos vías. Mussina ... bueno, él fue muy consistente. Su apodo ("Moose") era contagioso. El hecho de que no se pueda decir nada más sexy sobre él es, al final, una fina característica definitoria.

15. ¿Mantuvo el jugador los estándares de deportividad y carácter que el Salón de la Fama, en sus instrucciones escritas, nos instruye a considerar?

Un gran pulgar arriba para los tres en esa área.

La conclusión

¿Hay algo realmente en estas preguntas que mueva a estos tres jugadores fuera de la burbuja y fuera de Cooperstown? Si lo hay, yo no lo veo. Martínez, Guerrero y Mussina tienen casos sólidos para ser exaltados. Pero cuando se combina eso con una encuesta entre otros votantes de cómo encajan sus carreras con los résumés de los grandes jugadores que fueron exaltados antes que ellos, ellos lucen muy bien. Si existieran niveles dentro del Salón, ninguno de ellos ocuparía los niveles superiores. Pero los tres merecen estar dentro del club de inmortales del béisbol.