El cerrador Felipe Rivero firma por $22 millones y 4 años con Piratas

Justin Berl/Getty Images

PITTSBURGH -- Felipe Rivero admitió que le sorprendió que los Piratas de Pittsburgh se deshicieran de Gerrit Cole y Andrew McCutchen en la última semana, como parte de una reorganización del roster que el equipo insiste que no significa que estén empezando de cero.

''Habían dicho que querían conservarlos'', dijo el taponero venezolano de los Piratas. ''Es difícil ver que se van dos de los mejores jugadores''.

Rivero, sin embargo, no parece que vaya a seguirles los pasos tras firmar el jueves un contrato por cuatro años y 22 millones de dólares, que incluye opciones del equipo que podrían extenderlo a seis temporadas y 41 millones. El zurdo de 26 años, adquirido en un canje con Nacionales de Washington en 2016, recibirá una bonificación de dos millones por firmar.

El contrato cubre los años en los que hubiese sido candidato al proceso de arbitraje salarial, lo que le otorga cierta tranquilidad.

''Quiero estar relajado, y no tener que pensar en casos de arbitraje'', dijo Rivero. ''Sólo quiero ayudar lo más posible al equipo''.

Rivero se convirtió en el cerrador de Pittsburgh en mayo del año pasado, y tuvo marca de 5-3, con 1.67 de efectividad y 21 rescates en 75 y un tercio de entradas.

El oriundo de San Felipe dejó que su hermana negociara junto con su agente, empeñado en que quería permanecer con los Piratas.

''Cuando me canjearon, aquí me hicieron sentir como en casa'', recordó. ''Por eso quería quedarme aquí unos cuantos años más''.

El gerente general Neal Huntington dijo que el equipo se sintió honrado por la decisión de Rivero, uno de los pocos puntos positivos de una pésima campaña de 2017.

Los Piratas enviaron el lunes al jardinero McCutchen a los Gigantes de San Francisco, después de canjear la semana pasada al abridor Cole a los Astros de Houston.