¿Que conlleva un cambio de posición en Grandes Ligas? Cuatro superestrellas encuentran esa respuesta

PEORIA, Ariz. - La película "Moneyball" recibió seis nominaciones a los premios de la Academia y un rating de aprobación del 94 por ciento en el portal Rotten Tomatoes mientras recibió varias críticas en los círculos de béisbol por su modo simplista de presentar el debate de las métricas analíticas versus el método de los cazatalentos. Los puristas del béisbol se irritaron por la dura interpretación de Art Howe en la película y la omisión del impacto de los lanzadores Tim Hudson, Barry Zito y Mark Mulder en el éxito de los Atléticos de Oakland.

Pero una escena en la película resonó con cualquiera que haya utilizado alguna vez un guante. Durante una escena clave en una sala, Billy Beane intenta venderle a Scott Hatteberg la idea de jugar en la primera base y minimiza la dificultad de la transición. Le pide consejo al coach Ron Washington, quien lo pone en alerta al proclamar que dicha movida es "increíblemente difícil".

Muchos jugadores profesionales de béisbol que cambiaron de posición tienen el lujo de hacerlo en las menores, donde los errores son parte del proceso de desarrollo y las concurrencias son más pequeños y perdonan más rápido. Cuando los ajustes se hacen a nivel de Grandes Ligas, donde cada jugador se presume que es un producto terminado y hay 30,000 fanáticos en las gradas, lo que está en juego es mayor.

En esta primavera, cuatro jugadores con Juegos de Estrellas en sus résumés y grandes contratos que totalizan $276 millones están lidiando con puntos de vista extraños y sobrecarga de información mientras intentan abrazar las sutilezas de un cambio de posición en la Liga del Cactus. El primer partido de la temporada regular está a menos de tres semanas de distancia, y ellos tienen en sus manos la tarea de hacer algo increíblemente difícil como algo natural.

Ryan Braun, Cerveceros, del jardín izquierdo a la primera base

Braun, la veterana cara de la franquicia, ya no es el centro de atención en Milwaukee. Los Cerveceros gastaron $80 millones en el agente libre Lorenzo Cain y cambiaron a cuatro jugadores a Miami por Christian Yelich, y los recién llegados adornan la portada de la guía de medios del equipo. Los Cerveceros estarían contentos con una temporada saludable de Braun, quien tuvo un OPS de .823 mientras se perdió 58 juegos debido a molestias en la pantorrilla y la muñeca hace un año.

El manager Craig Counsell tiene un plan para utilizar a Yelich, Cain, Braun, Domingo Santana y Eric Thames dividiéndose las casi 2,800 apariciones en el plato disponibles para los tres puestos en los jardines y la primera base. Braun fue sometido a una cirugía de espalda a finales del 2015 y necesita mantener su programa de mantenimiento para evitar un resurgimiento del viejo problema.

Braun llegó al béisbol como tercera base y ha sido titular en 1,296 partidos en los jardines, pero la primera base es territorio apache para él. En su debut en la Liga del Cactus ante los Gigantes, utilizó un guante de jardinero en la primera base.

"Sin duda, van a haber contratiempos", dijo el coach de los Cerveceros Pat Murphy, quien está ayudando a Braun con la movida. "Él nunca ha jugado en la primera base. Nunca. Es una gran transición, y hay mucho que aprender. Pero él va a lograr esa transición tan bien como cualquier otro jugador gracias al tipo de atleta que es. Es diligente en su juego, y se va a encargar del asunto".

Las primeras 14 entradas en la primera base estuvieron llenas de acción. Se movió hacia el montículo para atrapar dos elevados, recogió varias pelotas del suelo, hizo una buena jugada para tocar al corredor en un tiro para sorprender a Rajai Davis que hizo el receptor Jett Bandy, se zambulló para salvar al lanzador Jhoulys Chacín de un error y luego cometió un error con un tiro errático a Chacín. Además ha intentado evitar sobrepensar en el proceso. Luego de su primer partido, Braun le dijo a los escritores de Milwaukee que no estaría dándoles reportes diarios de su progreso.

"Hasta que no llegue a donde debe y comience a correr alrededor de la posición, uno no se da cuenta de lo mucho que uno sabe", dijo Murphy. "Ha hecho algunas cosas de forma natural. Cuando lo ves como maneja el tiro intermedio, y cuando lo ves recogiendo la pelota de forma que debe y ver sus pies como se mueven en el cuadro interior, uno piensa, 'Este tipo lo puede lograr'".

La habilidad de Braun para adaptarse podría ayudarle a crear un acto final positivo en Milwaukee. Le quedan por cobrar $57 millones de su extensión de contrato por $105 millones, y ese desembolso será mucho más apetecible para los Cerveceros si él puede lograr mantenerse en el terreno por 120-130 juegos y contribuye con un OPS de .800 o mejor en cada temporada.


Dee Gordon, Marineros, de la segunda base al jardín central

No resultó sorpresa el ver a Gordon irse antes que Giancarlo Stanton, Marcell Ozuna y Christian Yelich de Miami como parte del proceso de renovación de los Marlins en la temporada baja.

Lo que sí es sorpresivo: Los cuatro jugadores son ahora jardineros.

Gordon llegó como torpedero a Grandes Ligas con los Dodgers de los Angeles y se convirtió en un Guante de Oro en la intermedia con la ayuda del coach del cuadro interior Perry Hill en Miami. Ahora tendrá que ajustarse de nuevo a un mundo nuevo en el jardín central. El gerente de los Marlins Jerry Dipoto, el típico libre pensador, vio el potencial dinámico de una unión de Gordon-Jean Segura en la parte superior de la alineación, y los números de Statcast le convencieron que Gordon tiene el talento natural para jugar en los jardines. La velocidad de Gordon de 29.7 pies por segundo es la cuarta mejor en el béisbol detrás de Byron Buxton de Minnesota, Billy Hamilton de Cincinnati y Bradley Zimmer de Cleveland - todos jardineros centrales - y tiene la capacidad de superar el usual mal brinco o lectura del lanzador.

Gordon acababa de volver de una vacación en las Bahamas con su novia cuando se enteró de su cambio a Seattle. De inmediato visitó una tienda Dick's Sporting Goods en Miami y compró un guante rojo de jardinero que posteriormente reemplazó por otro modelo y que ahora está en la cajuela de su auto. Gordon provocó algunas risas cuando contó dicha historia en un evento de fanáticos de los Marineros, pero el tono de su voz sugería que no estaba completamente recuperado de la sorpresa de enterarse que tendrá que reinventarse como jugador a los 29 años.

"Si yo me levantara cada día preocupándose por mi mundo, probablemente no tendría el día más productivo en el mundo", dijo Gordon. "Yo voy a estar bien con esto. Soy un profesional. No me voy a echar a llorar por esto. La gente me dice, 'Eres un jugador de béisbol', y me doy cuenta de ello ahora. Soy un jugador de béisbol y me voy a adaptar a la situación".

El coach de los Marineros Chris Prieto viajó a Orlando, Florida, en diciembre para llevar a cabo el primero de dos tutoriales en la temporada baja con Gordon. Se sentaron y discutieron los puntos más relevantes del tipo de juego que se lleva a cabo en el jardín central y las mejores opciones para que Gordon logre dicha transición. Prieto volvió a Florida un mes después y encontró que Gordon ya había logrado progresos sustanciales.

Hay mucho más que le queda por hacer a Gordon para dominar por completo su nueva posición, como se evidencia por algunas cosas que quedan en su lista de pendientes en la primavera. Él pasará su tiempo trabajando en su movimiento de tiro para generar más giro al salir la pelota de sus dedos con mayor precisión, mantenerse al tanto de las situaciones para tener una idea de dónde necesita lanzar la pelota antes de que le llegue, comunicarse con sus compañeros jardineros (un grupo que ahora incluye a Ichiro Suzuki), servir de respaldo a la intermedia en caso de tiros malos y aprender a leer situaciones para poder cambiar su posicionamiento en el medio de los conteos para ganar preciados pasos extra en su carrera.

Durante sus tutoriales de primavera, Gordon atrapa pelotas lanzadas desde una máquina y otras que vienen directamente del bate, las que se comportan de forma menos predecibles. Luce como un natural con los elevados en las franjas entre los jardines, mientras que las líneas bateadas directamente hacia él o por encima de su cabeza suponen un reto mayor.

"Una vez comience la temporada y tengamos los reportes de los cazatalentos, tendremos una idea realmente buena de dónde debería colocarse para los bateadores", dijo Prieto. "Ahora mismo, quiero que use sus instintos. Quiero que lea los swings y que se rete a si mismo para correr de lado a lado. Él llega todos los días y busca mejorar. Él no solo quiere ser un buen jardinero central. Él quiere ser un gran jardinero central, y lo demuestra en todo lo que hace".

La Liga del Cactus es notoriamente difícil para los jardineros por el viaje que dan los elevados, el brillante sol y la ausencia de nubes, así que cualquier condición atmosférica que encuentre Gordon durante la temporada regular debería ser relativamente benigna en comparación. Él sabe que lo mejor es seguir la corriente con los inevitables errores que va a cometer, pero eso no está en su naturaleza.

"Me voy a golpear a mi mismo", dijo Gordon. "De seguro que me voy a molestar. Así soy yo. Yo quiero jugar bien, y al final del año evaluaremos lo bien que haya jugado. Definitivamente quiero ayudar más al equipo que lo que lo quiera lastimar. Ojalá que no los lastime con mucha frecuencia".


Zack Cozart, Angelinos, del campocorto a la tercera base

En 2014, el torpedero de Atlanta Andrelton Simmons lideró las mayores con 28 carreras salvadas apor la defensiva. Cozart, en ese momento con Cincinnati, se ubicó segundo en la posición con 19. Ahora, son compañeros, con una meta compartida de torturar a los rivales con cualquier cosa que sea bateada por el lado izquierdo en Anaheim. Cozart, quien llegó segundo detrás de Carlos Correa entre los torpederos de MLB con OPS de .933 y fue electo a su primer equipo Todos Estrellas en 2017, tuvo la mala suerte de caer en un invierno duro para los agentes libres. Consiguió un contrato de tres años y $38 millones con los Angelinos mientras Todd Frazier aceptó menos dinero para irse a los Mets mientras Mike Moustakas sigue desempleado.

"Definitivamente hay algo de estrés en esto, y una curva de aprendizaje", dijo Cozart. "Si estuviera en un equipo diferente en el que sintiera que debería ser el campocorto titular, entonces diría, 'Hombre, ¿qué estoy haciendo jugando en la tercera base?' Pero siento que Sim es el único tipo en la liga que probablemente sea mejor que yo, así que fue una decisión fácil para mí el moverme y tener una buena actitud sobre ello. Siendo la persona competitiva que soy, uno quiere perfeccionar la posición y probarles a todos que están errados. O si estás diciendo que voy a ser bueno, probarte que tienes razon".

En el campocorto, Cozart estaba condicionado a pensar de forma agresiva. En la tercera base, su primer paso es neutral, o incluso hacia atrás, y se está acostumbrando a la idea de que puede fallar la pelota y tener tiempo para retomarla y sacar el out. Se ha mantenido a su vieja forma de jugar en el campocorto contrario a la forma baja y amplia que solía utilizar su excompañero de los Rojos, Scott Rolen. Más allá de eso, él va a entender la parte buena del posicionamiento sobre la marcha. El asistente especial de los Angelinos Eric Chávez, quien ganó seis Guantes de Oro, le está ayudando con la transición, y mira desde el dugout y ve la mente de Cozart girando en mil direcciones diferentes.

Cozart está utilizando su viejo guante de campocorto - un Wilson A2000 desteñido con seis años de uso. Mide 11.5 pulgadas y es ligeramente más pequeño que el típico guante de antesalista. Cozart mantiene uno de esos en su bolso, y lo ha ido amoldando gradualmente con juegos diarios de atrapadas.

En su debut en la Liga del Cactus, el cuadro interior de los Angelinos estaba jugando adentro y Ryan Hanigan de Cleveland conectó un lineazo directamente hacia él. Cozart extendió su mano en defensa propia y logró alcanzar el batazo, completamente consciente que pudo haber sido un batazo lento que le habría requerido moverse al frente hacia la pelota y hacer un tiro fuera de balance. Así es la vida en la antesala.

A Cozart le sirve de consuelo el saber que Simmons, el mejor campocorto defensivo de su generación, está a su lado como una manta de seguridad.

"Si la pelota es bateada hacia mi lado izquierdo, yo voy a pensar, 'Sim, es toda tuya' ", dijo riéndose Cozart.


Wil Myers, Padres, de la primera base al jardín derecho

Myers bateó 30 jonrones el año pasado, cifra máxima en su carrera, pero además se ponchó 180 veces y bateó .229 luego del receso del Juego de Estrellas. Se fue a su casa en Charlotte, Carolina del Norte, en octubre, trabajó con un entrenador personal, se llenó de batidas de proteínas y aumentó su peso de 201 libras a 226 de puro músculo.

"Estaba cansado de ser alto y delgado", dijo Myers. "Quería ser alto y grande".

Luego de echarle una mirada dura al arco de su carrera, Myers además comenzó a ser tratado por un psicólogo deportivo en el invierno. Planifica mantener un régimen regular de entrenamiento de habilidades mentales a lo largo de la temporada.

"Yo siempre he sido un jugador con gran habilidad física y realmente nunca pude llegar al máximo de las mismas", dijo Myers. "Esta es la primera temporada baja en la que pensé, 'Mi habilidad mental no está donde debe estar'. Yo sentía que mi talento me había llevado tan lejos como podía, y que yo tenía que seguir trabajando para ser más que un mero jugador promedio en Grandes Ligas. En esta temporada baja, marqué todas las cajitas que pude e hice todo lo que podía hacer".

Hubo un desarrollo que estuvo más del control de Myers. Dos días antes del primer entrenamiento completo de los Padres, el equipo firmó a Eric Hosmer con un contrato record para la franquicia de ocho años y $144 millones. El primer dominó que tuvo que moverse por dicha acción fue la mudanza de Myers de la inicial al jardín derecho.

Para Myers no es extraña la vista desde el césped exterior. Luego de comenzar su carrera profesional como receptor, se movió al jardín derecho en la Liga de Texas Doble A en 2011, y ganó el premio de Novato del año de la Liga Americana mientras fue titular en 68 juegos en el jardín derecho para los Rays de Tampa Bay en 2013. Los Padres intentaron usarlo en el jardín central en el 2015 y el experimento fue ampliamente catalogado como un fracaso luego de acumular menos-7 carreras salvadas por la defensa.

"La gente dijo que yo era terrible en los jardines", dijo Myers. "Pero además yo estaba jugando en el jardín central en ese tiempo, y yo no soy un jardinero central. Volver a una de las esquinas de los jardines va a ser mejor para mí, porque es una posición que yo sé que puedo jugar bastante bien.

"No es necesariamente por el trabajo con los elevados. Son las cosas pequeñas: trabajar con las pelotas que chocan en los jardines y mi trabajo con los pies. Buscar rodados. La comunicación. Cosas como esas. Pienso que todo eso va a volver a mí bastante rápido, y todavía tenemos mucho tiempo para llegar ahí".

Aunque es natural asumir que el aumento de peso podría suponer una carga para las piernas de Myers, a él le preocupa más el estado de su brazo de tirar. Myers se enfocó en trabajos de velocidad en la temporada baja y piensa que sus saltos y su cobertura de los jardines podrían beneficiarse como resultado de eso. Pero llegó a los entrenamientos con un brazo de primera base, y él pasará las siguientes semanas enfocándose en alargar y obtener una mayor extensión de sus tiros.

Dave Roberts, ahora manager de los Dodgers, fungió de tutor de Myers en el arte del juego en el jardín central en el 2015. Ahora el coach de los Padres Skip Schumaker está supervisando su transición al derecho. Myers, quien suele lucir extremadamente sincero en sus entrevistas, reconoce que el aburrimiento y la inactividad en los jardines son un problema potencial luego de haber estado en el medio de la acción en la primera base.

"Absolutamente", dijo. "Estás solo allá afuera, y uno tiene que ver 150 pitcheos por juego, si no más. Puede haber oasiones en las que estás mirando a las gradas y te distraes, pero Skip va a ser genial. Me va a hacer responsable de todo, y eso es lo que necesito".