¿Dónde jugarán Machado o Harper? 10 historias de MLB para ver hasta el día de apertura

play
Las historias más importantes de la temporada baja de MLB (1:41)

Presentamos los puntos más relevantes a los que debemos estar atentos durante los próximos meses en el mundo de las Grandes Ligas. (1:41)

Uno de los grandes nombres erróneos del léxico de béisbol es el de temporada baja. Ya no hay temporada baja. La Serie Mundial lleva de inmediato a decisiones críticas de roster y opciones de contrato, incluida la de Clayton Kershaw. Luego vienen las reuniones de gerentes generales, las incesantes conversaciones comerciales, los premios de postemporada, las votaciones en el Salón de la Fama, una temporada apocalíptica de agencia libre y las reuniones de invierno, que, de manera apropiada, se celebrarán este año en Las Vegas. La temporada baja solía terminar con las reuniones, ahora se extiende virtualmente hasta el Día de Apertura: Recuerde, el agente libre J.D. Martínez, no firmó oficialmente con los Medias Rojas hasta el 26 de febrero.

Aquí hay 10 historias para ver antes de la temporada 2019:

10. Relevistas o abridores. El gran éxito de los Rays, seguido de los Atléticos y los Cerveceros, probablemente hará que otros equipos examinen la filosofía de iniciar con un lanzador de relevo, dejándolo pasar una entrada más o menos, y luego seguir con otros seis o siete relevistas (o incluso un lanzador abridor o relevista largo para múltiples entradas). Los Rays, por necesidad, lo hicieron funcionar durante una temporada completa. Los Cerveceros lo hicieron funcionar durante una parte de la postemporada. Esta devaluación del abridor es una tendencia problemática, pero, por necesidad, algunos otros equipos podrían seguir ese rumbo hacia la temporada 2019, lo que podría tener un efecto en el mercado de agentes libres y de cambios. Hay apoyo de métricas avanzadas en esto. Pero también es posible que, con cada equipo que tenga la misma información métrica avanzada, y posiblemente un enfoque similar, la mejor manera de separarse de la multitud sea volver a la forma antigua: confiar en los ojos, oídos e instintos de nuestros mejores hombres de béisbol, como hacen los Medias Rojas con el manager Alex Cora.

9. Premios de la temporada. Estos podrían no ser tan cerrados como se pensaba. MVP: probablemente Mookie Betts y Christian Yelich. Cy Young: probablemente Blake Snell y Jacob deGrom. Novato del año: probablemente Ronald Acuña Jr. y, en una votación extremadamente cerrada, Miguel Andújar. Manager del año: probablemente Brian Snitker y una carrera de tres bandas entre Bob Melvin, Kevin Cash y Cora. Los premios serán interesantes y quizás cambien de paisaje porque, si Snell gana, tendrá el menor número de entradas lanzadas (180 2/3) por cualquier lanzador abridor en una temporada completa desde que el Cy Young fue otorgado por primera vez en 1956. Sin embargo, el resto de su currículum es tremendo, incluyendo esto: Permitió un hit (en 45 turnos al bate) con un corredor en tercera base esta temporada. Y si gana DeGrom, tendrá la menor cantidad de victorias (10) y el segundo peor porcentaje de victorias (.526) de cualquier abridor que gana el premio.

8. El Salón de la Fama. Este es el último año en la boleta electoral de Edgar Martínez, cuyo promedio (.312), porcentaje de embasamiento (.418) y porcentaje de slugging (.515) son igualados en la historia por solo siete jugadores. Martínez recibió el 70.4 por ciento de los votos el año pasado, por lo que podría hacerlo este año. Mike Mussina (63.5), Roger Clemens (57.3) y Barry Bonds (56.4) probablemente también obtendrán otro impulso este año. Entre los debutantes en la boleta se encuentran Roy Halladay y Todd Helton, cada uno de los cuales tiene credenciales para Cooperstown. Y, por supuesto, el nuevo jugador número 1 en la boleta es Mariano Rivera, el mejor cerrador de todos los tiempos, y no hay un segundo cercano. Hay quienes creen que será la primera opción unánime para el Salón. Pero incluso en este momento más inteligente de votar, es difícil imaginar que alguien sea unánime. Si Willie Mays y Hank Aaron no lo fueran, nadie lo estará.

7. La carrera de brazos. No brazos de lanzar, sino la carrera entre los superpoderes de la Liga Americana, los Medias Rojas, los Astros y los Yankees. Cada uno de ellos ganó 100 juegos este año, la primera vez que una liga ha tenido tres equipos con 100 victorias. Los Medias Rojas y los Yankees tienen dinero para gastar, especialmente los Yankees, porque han reducido mucho la nómina en los últimos años. Para mantenerse cerca el uno al otro, cada uno hará lo que sea necesario para tener éxito, ya sea a través de agencia libre, cambios, firmas internacionales, lo que sea. Los Medias Rojas tienen sus propios agentes libres en Craig Kimbrel y Nathan Eovaldi. Los Yankees tienen que reemplazar al campocorto lesionado Didi Gregorius, al menos hasta, digamos, junio. Los Astros tienen agentes libres a Marwin González, Dallas Keuchel y Charlie Morton. Si alguno de estos equipos pierde un jugador clave, seguramente firmarán o cambiarán por reemplazos.

6. Relaciones laborales. No ha habido un paro laboral en el béisbol desde 1994-95. A principios de la década de 2000, jugadores influyentes como Tom Glavine ayudaron a abrir el camino hacia la paz laboral, que ha sido crucial. Pero las cosas han cambiado. Las dos partes ya no están trabajando unidas por el bien del juego. El lento movimiento de agentes libres del año pasado, más que nada, fue emblemático de ese cambio, enojó enormemente a la Asociación de Jugadores de Grandes Ligas y marcó una nueva forma de hacer negocios con los equipos. Parece que este invierno será crítico para que las dos partes comiencen a hablar, a negociar y a arreglar las relaciones, de lo contrario, podría haber problemas importantes cuando el acuerdo de negociación colectiva expire después de la temporada 2021.

5. Clayton Kershaw. Le quedan dos años y $65 millones a su contrato. Puede no ejercer la opción, si así lo desea, aunque creo que los Dodgers extenderán su contrato incluso si no lo hace. Todavía es un muy buen lanzador, pero no es el Kershaw de hace tres años. Debido a las lesiones, ha promediado un poco menos de 25 aperturas en las últimas tres temporadas. Tiene 30 años, sus mejores años claramente detrás de él. Pero él no se deja llevar por el dinero. Le encanta lanzar para los Dodgers y, como no les dio exactamente lo que necesitaban este año, parece poco probable que busque más dinero en otra parte. Eso viene con una advertencia: él es de Texas, los Rangers necesitan un abridor y construyen un nuevo estadio de béisbol en 2020. Para Kershaw volver a casa es el único escenario que tiene sentido más allá de no salirse del contrato e intentar ganar una Serie Mundial para los Dodgers.

4. El mercado de abridores agentes libres. En esta era, cuando no son valorados como lo fueron antes, podría ser un mercado decepcionante para algunos lanzadores abridores. Pero no para Eovaldi, de 28 años, quien lanza 98 millas con una recta cortada de 94 mph en cualquier lugar que le coloques en un juego. Su trabajo en la postemporada para los Medias Rojas le hará ganar mucho dinero extra en la agencia libre. Patrick Corbin, de 29 años, un gran atleta con un gran ‘slider’, también tendrá un gran trato, y parece ser exactamente lo que necesitan los Yankees. Y hay otros con valor, incluidos Keuchel, Morton y J.A. Happ. Pero con nuestros gerentes generales jóvenes, brillantes, despiadados e implacables, que tienen un valor para cada jugador en el juego, no es probable que paguen de más, en años o en dólares.

3. El mercado de los relevistas. El año pasado, cuando el mercado de agentes libres tal vez cambió para siempre, los primeros jugadores que recibieron contratos, y les pagaron relativamente bien, fueron los relevistas. Hoy es un juego de bullpen, y cuantas más apariciones puedas hacer y más roles en los que puedas lanzar, más valor tendrás. A los cerradores como Kimbrel se les pagará, pero también a Andrew Miller, Zach Britton, David Robertson, Adam Ottavino, Kelvin Herrera y otros.

2. Manny Machado. Es un talento espectacular, un brillante tercera base defensivo que demostró este año que es un campocorto defensivo muy por encima del promedio. Tiene 26 años juega una posición defensiva superior; y él tiene un gran historial de producción y durabilidad. Pero también demostró, más de una vez, en la postemporada de 2018 que puede convertirse en un niño petulante que a menudo no corre fuerte con rolas y celebra en el plato con un bombo profundo que no sale del parque. Su conducta hará que los equipos se pregunten si vale $30 millones por temporada. Aun así, los Yankees, los Filis y los Dodgers podrían usar ese talento.

1. Bryce Harper. Hace cinco años, asumimos que para el otoño de 2018, Harper sería un jugador generacional con un historial sin precedentes que incluía múltiples JMV, un anillo de la Serie Mundial y una garantía de 500 jonrones, todo lo cual significaría un contrato de entre $400 y $500 millones. Ese día aún no ha llegado. Harper, quien pronto cumplirá 26 años, es un gran talento con un currículum impresionante y los Filis, los Dodgers, los Cachorros o algún otro equipo tendrán una enorme cantidad de dinero, pero probablemente no estará cerca de los $400 millones. En esta era de piezas intercambiables y partes móviles, enfrentamientos y analítica, algunos equipos pueden preferir dos jugadores por $15 millones al año, o incluso tres jugadores por $10 millones por año, en lugar de pagarle a cada jugador $30 millones por temporada.