Hicks, de Yankees, sin dolor tras segunda inyección de cortisona

AP Photo/Frank Franklin II

TAMPA, Florida -- Dos días después de recibir una segunda inyección de cortisona por su lesión en la espalda baja, el jardinero central de los New York Yankees, Aaron Hicks, dijo el martes que se sentía sin dolor.

"En este momento me siento muy bien. No tengo dolor en este momento", dijo Hicks. "Estoy caminando y haciendo todas mis cosas básicas, y mi bicicleta ha sido excelente. Hice 20 minutos en la bicicleta [el martes], y me fue bien. Siento que estoy bien".

Hicks ha estado fuera de juego desde principios de marzo con problemas en la espalda baja. Oficialmente, le han diagnosticado dolor crónico de espalda. Dijo que la condición comenzó el 27 de febrero, cuando los Yankees viajaron 35 minutos al este al complejo de entrenamiento de primavera de los Detroit Tigers en Lakeland, Florida.

"Me bajé del autobús y me sentí con molestias; no podía balancearme", dijo Hicks, y agregó que incluso acortó algunos movimientos de práctica de swing debido al dolor.

"Regresé al día siguiente y aún estaba tenso ... [luego] jugó el partido de la noche dos días después, y es cuando supo que algo estaba mal".

Fue después de un partido contra los Orioles el 1 de marzo cuando los Yankees le dieron descanso temporalmente, creyendo que solo necesitaba un par de días libres.

Él no ha jugado desde entonces.

"Llegué a los entrenamientos de primavera listo, listo para comenzar la temporada fuerte y para jugar tantos partidos como pueda", dijo Hicks. "Molesta que el tiempo de entrenamiento de primavera se me acortó y me impidió ponerme en forma para esta temporada.

"Pero tengo que prepararme para la temporada, y una vez que pueda volver a hacerlo, eso es lo que voy a hacer: prepararme para la temporada, aunque va a ser mucho más corto de lo que me gustaría. Tengo que hacer un trabajo, y tengo que estar listo para ello".

Hicks dijo que no está seguro de cuáles serán los próximos pasos de su recuperación, pero imagina que la próxima prueba será para ver si puede hacer el swing y otras actividades sin dolor. Fue mientras hacía esos ejercicios el sábado cuando descubrió que necesitaría una segunda inyección de cortisona.

"La primera definitivamente llegó al lugar, seguro. Tuve grandes ganancias con eso", dijo Hicks, refiriéndose a la inyección que recibió el 11 de marzo. "La segunda, siento que fue un poco más a la izquierda y tenía que ser atendido. Esa era para eliminarlo por completo".

Hicks firmó una extensión de siete años el mes pasado que lo mantendrá bajo contrato hasta la temporada 2025. El acuerdo le pagará a Hicks $70 millones durante siete años, según las fuentes, e incluye una opción de club para 2026.

Está saliendo de la mejor temporada de su carrera en 2018, cuando estableció máximos para en juegos jugados (137), jonrones (27), carreras impulsadas (79), carreras anotadas (90) y WAR (4.7).