Calentando los premios: Cy Young

¿Puede un pitcher con récord perdedor ganar el premio Cy Young?

¿Por qué para algunos han perdido importancia las victorias en estos tiempos?

Jacob deGrom, lanzador de los Mets de Nueva York , tiene una efectividad digna de la era de la pelota muerta (1.78), pero su balance de ganados y perdidos es negativo (8-9).

Aun así, muchos lo señalan como principal candidato al Cy Young de la Liga Nacional, por delante de Max Scherzer, el diestro de los Nacionales de Washington El derecho deGrom tiene 239 ponches en 195 episodios y perfectamente podría protagonizar aquel comercial donde un actor se anunciaba como "Soy la Mala Suerte". Basta con que él se pare sobre la lomita, para que sus compañeros guarden los bates y no produzcan.

O que sí lo hagan, pero luego el relevo eche a perder posibles triunfos del abridor.

Lo del lanzador de los Mets ha sido extraordinario, al punto que solamente en una de 29 aperturas ha permitido cuatro carreras. Una vez anterior hubo un ganador del galardón con récord negativo.

Fue Eric Gagné, el relevista de Los Angeles Dodgers en el 2003, cuando terminó con 2-3, pero salvó 55 juegos seguidos, con 137 ponches en 82.1 capítulos.

Scherzer, por su parte, ha ganado nueve juegos más que deGrom y ha perdido tres menos. Encabeza la Liga Nacional en victorias, con 17, y en ponches, con 271 en 202.2 episodios.

Su efectividad de 2.31 es la tercera mejor del viejo circuito, apenas .053 carreras permitidas por cada nueve entradas más que el de los Mets.

Y está Aaron Nola, el de los Phillies de Philadelphia , segundo en trunfos (16) y efectividad (2.29), aunque con muchos menos abanicados que Scherzer y deGrom (196).

Creo que a la hora de votar por el Cy Young debe hacerse un balance de las principales estadísticas y no tomar la decisión por una sola de ellas, en este caso el promedio de carreras limpias permitidas por cada nueve entradas de actuación.

Y sí, las victorias deben tenerse en cuenta y mucho, pues, a fin de cuentas, se juega para ganar. La hipocresía en estos criterios se devela cuando pasamos a la Liga Americana.

Si muchos abogan por darle el premio a deGrom en la Nacional por su minúsculo promedio de efectividad, ¿por qué nadie rompe sus lanzas por el zurdo Chris Sale, de los Medias Rojas de Boston, quien también trabaja para menos de dos carreras?

Sale lo hace para 1.96, además de tener récord de 12-4 y 221 abanicados en 147 innings.

Sin embargo, los ojos están además sobre el también zurdo Blake Snell, de los Rays de Tampa Bay , líder en victorias, con 18, y segundo en efectividad, con 2.06, quien acumula 186 ponches en 157 entradas.

Si yo votara por el Cy Young de la Liga Nacional lo haría por Scherzer. Si fuera en la Americana, mi opción sería Snell.

Pero no me toca ninguno de los dos. Mi voto esta vez corresponde al Novato del Año del viejo circuito.