Las Águilas buscan una esperanza...

Se puede apellidar De Jong o Ménez, pero deben devolverle, futbolística y mentalmente, la ilusión de que el equipo puede competir al nivel que han establecido los dos cuadros norteños en el futbol mexicano. El América está en una situación comprometida. Sabe que puede mejorar lo que han rendido hasta ahora elementos como Cecilio Domínguez, Carlos Darwin Quintero y Renato Ibarra, pero necesita más que eso para colocarse al "tú por tú" ante Tigres y Rayados. El América busca un "regalo" de Reyes para sus aficionados, una ilusión, una esperanza, una promesa de que será capaz de luchar por el trofeo en mayo...

Por David Faitelson

LOS ANGELES, CA.- El América está buscando afanosamente un "regalo" de Reyes Magos para sus aficionados que pueda darles la certeza de que el equipo estará en el nivel adecuado para ofrecer una faceta competitiva a la medida que han establecido los equipos norteños.

En un futbol que cada día amenaza con transformarse más en una batalla "particular" entre dos clubes, el América intenta, primero, dar señales de vida y después encontrar los métodos para que los resultados del año anterior (primer torneo sin liguilla y segundo semestre, una liguilla sin gol en cuatro juegos) sean completamente distintos.

"Estoy buscando alguien aún de mayor renombre que Gignac", dijo Miguel Herrera, el martes por la noche, en la emisión de Futbol Picante de ESPN en referencia a los esfuerzos que el club hacía en las últimas horas para lograr la contratación de los delanteros europeos Luuke de Jong (holandés / PSV Eindhoven de Holanda) y Jérémy Ménez (francés / Antalayasport de Turquía).

Más que de gol o de futbol -dos condiciones que evidentemente le han hecho falta en los últimos tiempos- el América está buscando una alternativa, una solución, porque sabe que con los nombres que tiene ahora está predestinado a fracasar. Puede que con un plantel más sano, con la mejora en el nivel de ciertos futbolistas -Cecilio Domínguez, Renato Ibarra y Carlos Darwin Quintero- el América tenga armas para competir, pero necesita algo diferente, algo que el mercado europeo pareció darle a Tigres, el equipo de época en el futbol mexicano. El América busca eso, busca una ilusión, busca una esperanza, busca a un Gignac que no aparece por ningún lado.

Miguel Herrera debe tener mucha presión encima. En el fondo, él, mejor que nadie, sabe que Tigres y Rayados poseen un plantel sobrado e ilimitado, con la capacidad de montar dos cuadros que pelearían por el campeonato en el futbol mexicano. Hacerles frente no es sencillo, pero el América tiene la obligación de hacerlo torneo con torneo.

"Aquí sabemos a lo que venimos", acepa Herrera. "Este equipo sólo puede apostar por el campeonato".

Y mientras se extinguen las horas para el inicio de un nuevo torneo, el América se aferra a encontrar algo que le devuelva la creencia de que puede competir con Tigres y Rayados. Se puede apellidar de Jong o de Ménez, pero necesita una esperanza a la cual aferrarse.

@Faitelson_ESPN