Diego... ¿nuestro Diego?

Hace ya muchos años que el futbol mexicano está a la búsqueda de ese futbolista diferente, dotado de técnica, física, mentalmente, que encabece una generación y que ayude a consumar los sueños de todo un futbol. ¿Puede ser este? ¿Lo será? ¿Hará algo distinto a lo que en su momento insinuaron otros llamados a ser 'Diegos' como Giovanni o como Vela? Este se llama Diego...Parece un 'Diego'... ¿Será nuestro 'Diego'...?

SAN DIEGO, California -- Se llama Diego... Parece 'Diego', al menos nuestro 'Diego'.

Pero... ¿cuántos 'Diegos' o intentos de 'Diegos' ha tenido el futbol mexicano en la historia reciente? Yo, recuerdo algunos cuantos...

Me entusiasman y al mismo tiempo me fortalecen algunas cifras: los 15 millones de euros que el Real Betis pagó por el juvenil americanista y los 75 millones de euros en los que el club español ha puesto la cláusula de recisión del futbolista. Y lo más increíble de todo es que esas cifras se han dado cuando Lainez no llega aún a los 19 años de edad y cuando no presume todavía una carrera contundente en el futbol mexicano (no tuvo ni siquiera 40 partidos con el América).

Más que un futbolista, Lainez parecía una estrella de rock esta mañana mientras abordaba el vuelo que le llevaría de la Ciudad de México hasta Sevilla para unirse a su nuevo club, el Real Betis. La expectativa obedece también a una ferviente necesidad del futbol mexicano de encontrar al futbolista que marque una diferencia histórica sobre la cancha de juego.

En los últimos tiempos, en ese mismo paraje, se asomaron los nombres de Giovanni Dos Santos y de Carlos Vela. Ambos estaban presupuestados para llegar al máximo nivel. Estuvieron ahí, no pudieron mantenerse. ¿Será la historia diferente con Lainez? Tiene muchas condiciones técnicas y físicas que nos hacen creer a todos que podría ser el futbolista distinto. Tendrá que aprovechar cada momento ahora en un futbol de alta exigencia, donde el entrenamiento es más exigente, la preparación física, la alimentación, el ritmo y la intensidad en el campo de juego. El primer impacto esta ya a la vista: Lainez debió haberse concentrado esta noche con el América para jugar contra el Atlas. A cambio de ello, este sábado, cuando aparezca en el Benito Villamarín, el estadio de su nuevo equipo, se dará cuenta que el rival no será el Atlas sino el Real Madrid.

La parte más importante y a la vez complicado a partir de ahora no está en los pies de Lainez. Estará en su mentalidad, en la forma en que será capaz de adaptarse a las nuevas condiciones que le rodean, el entrenador, sus compañeros, los aficionados y el periodismo. Por años, esa es la parte que más se la ha dificultado al futbolista mexicano. Veremos si él es distinto a Giovanni y a Vela y a otros más.

El futbol mexicano ha dependido históricamente de su juego de conjunto, de su futbol asociado y así seguirá siendo. Pero un futbolista de otras condiciones que aspire a ser un jugador de la llamada 'clase A' podría alimentar y fortalecer más el sueño de una selección. Lainez también significa eso.

El futbol mexicano y su casi eterna búsqueda de un 'Diego' --con todo lo que ello implica y con la reserva en la comparación de lo que ese nombre significa para el futbol. Esté se llama Diego, parece un 'Diego' ... ¿Será nuestro 'Diego'?

@Faitelson_ESPN