Los descontentos del Clásico Mundial de Béisbol

Asdrúbal Cabrera por Venezuela, e Iván de Jesus Jr. por Puerto Rico, son dos de los jugadores que no estarán vistiendo el uniforme de sus países en el Clásico Mundial 2017. AP Photos

Los 16 equipos que van al Clásico Mundial de Béisbol (WBC, por sus siglas en inglés) dieron a conocer sus rosters oficiales para la cuarta edición del torneo, programado para celebrarse del 6 al 22 de marzo. Y algunos jugadores no estuvieron muy contentos de no ver sus nombres entre los cerca de 600 colegas que están habilitados para accionar en el campeonato.

Para la cuarta edición del Clásico Mundial cada país participante tendrá un roster regular de 28 jugadores, más una lista adicional de ocho lanzadores designados (10 en la lista, incluyendo dos de la nómina regular), que podrían ser convocados en cualquiera de las tres rondas que componen el calendario de 45 partidos.

Las ausencias más notables las encontramos en la nómina de Estados Unidos, que no contará con hombres como los jardineros Mike Trout y Bryce Harper o los lanzadores Clayton Kershaw, Madison Bumgarner y Max Scherzer, por mencionar algunos que se autoexcluyeron. Pero mientras en Estados Unidos el WBC, creado en 2006, aún no levanta pasiones como para crear controversias alrededor de la conformación del equipo, en Latinoamerica el evento es un animal completamente diferente.

En Colombia, Cuba, México, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela el WBC es un asunto de capital importancia para los aficionados. Por lo tanto, no es de extrañar que el proceso de armar el grupo que va al campeonato esté salpicado de drama, atención y discordia entre aficionados, jugadores y dirigentes.

República Dominicana, que ganó el WBC del 2013 con marca perfecta de 8-0, tendrá un roster cargado de súper estrellas para tratar de retener la corona. Solamente en el cuadro interior, los campeones contarán con Robinson Canó, el Jugador Más Valioso del torneo de hace cuatro años; Manny Machado, Adrián Beltré, José Reyes, Jonathan Villar, Hanley Ramírez y Carlos Santana.

Pero en una isla que tuvo un centenar de jugadores en Grandes Ligas en el 2016 es difícil estructurar un equipo sin ignorar a alguien importante. ¿Qué les parece prescindir del líder de hits de la Liga Nacional la temporada anterior y de un intermedista tres veces Todos Estrellas?

"Me dolió dejar a Jean Segura porque fue uno de los muchachos que siempre estuvo disponible. Hace alrededor de dos meses que hablé con él y le dije que estaba siendo considerado pero no le podía garantizar en ese momento el puesto", dijo Moisés Alou, el gerente general de la escuadra quisquueyana. "Starlin Castro, un pelotero que ha pegado 200 hits y 20 jonrones en una temporada, también me escribió que quería ser parte del Clásico y es un jugador con muchísimos méritos", agregó.

"Recibí una llamada de Moisés Alou, me dijo que no había cupo para mí. Pero estoy a disposición si me necesitan", dijo resignado Segura, quien conectó 203 hits con los Diamondbacks de Arizona el año pasado y fue cambiado a los Marineros de Seattle en el receso invernal.

En Puerto Rico, el gerente general Alex Cora y el manager Edwin Rodríguez tuvieron que sacrificar al infielder Iván de Jesús Jr. de los Cerveceros de Milwaukee, para poder alojar en el cuadro interior a los estelares Carlos Correa, Francisco Lindor, Javy Baez, Enrique Hernández, Mike Avilés y Kennys Vargas. Rodríguez dijo que De Jesús fue dejado fuera del WBC porque debía Milwaukee quiere que el chico vaya a los entrenamientos a enfocarse en ganar un puesto como sustituto.

"Eso es completamente falso porque Milwaukee no me va a parar en ningún momento. Yo no soy ningún prospecto ya", dijo molesto De Jesús, quien ha jugado con los Dodgers de Los Angeles, los Medias Rojas de Boston y los Rojos de Cincinnati en las ligas mayores.

"Hubo mala comunicación. Hablé con Iván y le expliqué", dijo Cora. "Al final, solamente son 28 espacios en el roster y uno trata de confeccionar el mejor equipo. Un gerente general debe estar preparado para no caerle bien a todo el mundo", agregó.

La plantilla registrada por México incluye a los norteamericanos Khris Davis, Brandon Laird y Chris Roberson y los mexicoamericanos Adrián Gonzalez, Efrén Navarro y Sergio Romo, pero no a los lanzadores Héctor Velázquez y Héctor Daniel Rodríguez, quienes acaban de tener una destacada actuación con las Aguilas de Mexicali en la Serie del Caribe de Culiacán, que los Criollos de Caguas de Puerto Rico ganaron en una dramática final al equipo mexicano.

"Como mi tatarabuela no tiene ascendencia italiana ´pa haber ido al clásico", escribió Velázquez en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, la verdadera rabieta fue la que armó el torpedero Asdrúbal Cabrera, de los Mets de Nueva York, cuando se enteró por las redes sociales que no estaba en el roster de 28 peloteros de Venezuela, que armaron el gerente general Carlos Guillén y el manager Omar Vizquel.

"Estoy decepcionado. Vizquel habló conmigo y me dijo que estaba en el equipo, ahora viene Carlos Guillén y me saca", dijo Cabrera. "Guillén me llamó y me dijo que yo había puesto muchos peros para ir al Clásico, algo que no fue así", agregó el pelotero.

Cabrera desmintió que hiciera reclamos sobre tiempo de juego o que propusiera entrar para las últimas rondas del Clásico Mundial. Cargó los cañones contra el gerente general Guillén y disculpó a Vizquel. "Lo insulté cuando me llamó. Soy un tipo de respeto, me gusta hacer las cosas bien, pero un personaje así no merece respeto", dijo Cabrera, un dos veces Todos Estrellas en 10 temporadas en Grandes Ligas con los Indios de Cleveland, los Nacionales de Washington, los Rays de Tampa Bay y los Mets.

Es evidente que para los países latinoamericanos el Clásico Mundial de Béisbol es algo importante y serio.