Asuntos pendientes para empezar el 2018

Yu Darvish, J.D. Martínez y Jake Arrieta siguen sin empleo para la siguiente temporada. AP Photos

Los siete principales agentes libres disponibles en el mercado no pudieron celebrar la Navidad y el Año Nuevo con la paz y la tranquilidad de un contrato que les garantice su futuro financiero a largo plazo.

Se esperaba que tras solucionarse los particulares de Giancarlo Stanton, canjeado de los Marlins de Miami a los Yankees de Nueva York, y del japonés Shohei Ohtani, firmado como agente libre por Angelinos de Los Angeles, el mercado se movería a una velocidad vertiginosa, más no fue así.

J.D. Martínez, Eric Hosmer, Lorenzo Cain, Mike Moustakas y Jay Bruce, los cinco mejores bateadores en vitrinas, junto a los derechos Jake Arrieta y Yu Darvish, los dos lanzadores abridores más codiciados, siguen sin trabajo al comenzar el 2018.

¿Precios demasiado altos? ¿Influencia de la sabermetría en la forma de plantearse las cosas los equipos? Parte y parte. De todo un poco.

Martínez fue el tercer hombre con más cuadrangulares en todo el béisbol en el 2017, con 45 bambinazos en 119 partidos, pues se perdió mes y medio al inicio de la campaña por una lesión.

Semejante paso le hubiera dado una proyección de 61 vuelacercas, dos más que Stanton y nueve más que Aaron Judge, el novato de los Yankees.

Pero su agente Scott Boras anda pidiendo un pacto alrededor de los 200 millones de dólares, algo que no todo el mundo está dispuesto a pagar, sobre todo por un hombre que ya cumplió los 30 años.

Los Medias Rojas de Boston, necesitados de un bate de poder supremo, aparecen como los principales candidatos a hacerse de sus servicios y están esperando por el jugador, antes de comprometerse a llenar otros huecos dentro de su plantilla, a sabiendas de que el cubanoamericano de Miami les secará su fluidez financiera.

La lentitud con que sigue moviéndose el mercado podría favorecer a los Reales de Kansas City en su afán por traer de vuelta a uno de sus tres agentes libres que fueron parte esencial del núcleo exitoso de los últimos años.

Los rumores que circulan llevarían a Hosmer hasta los Padres de San Diego y a Moustakas a los Mets de Nueva York, mientras que las últimas noticias que se tuvieron de Cain datan del 14 de diciembre, cuando los Azulejos de Toronto expresaron interés en conseguir sus servicios.

Si los salarios que buscan estos peloteros no pueden ser cubiertos por otros equipos, al menos uno de ellos podría terminar aceptando una oferta menor de los Reales, donde los tres han jugado toda su carrera.

Suena raro que bateadores de sus calibres sigan desempleados, pero las nuevas tendencias potencian más a los toleteros tipo Joey Votto, cuyo promedio de embasamiento (OBP) opaca otros aspectos hasta hace poco vistos como fundamentales en hombres con su responsabilidad en la alineación, ya como tercero, ya como cuarto bate.

Algunos analistas encuentran una relación directa entre el incremento de los jonrones y el aumento de la tasa de ponches, lógica entre los sluggers.

Y sin restarle méritos al OBP de Votto, su función dentro de los Rojos de Cincinnati es producir carreras, más que recibir bases por bolas, sobre todo tratándose de un individuo con uno de los mayores contratos de la MLB (225 millones en diez temporadas).

Bruce, por su parte, también es pretendido por los Mets, pero como dice la canción de El Venao, son rumores, son rumores, que se calientan un día y se enfrían 24 horas después.

Los Yankees dijeron, un día antes de terminar el 2017, que esperan a que el precio de Darvish baje para hacerle una oferta, pero tampoco luce como algo prioritario, pues el equipo está más enfocado en conseguir en un canje con los Piratas de Pittsburgh al derecho Gerrit Cole.

Y Arrieta, también representado por Boras, parece ser demasiado caro incluso para equipos ricos, como los Nacionales de Washington, que preferirían reforzar su cuerpo de abridores con hombres como Chris Archer o Jake Odorizzi, a quienes obtendrían en intercambio con los Rays de Tampa Bay.

Incluso, los Nacionales estarían dispuestos a ir por Zack Greinke, con todo y que le quedan pendientes 138 millones del contrato que firmó con los Diamondbacks de Arizona y que tiene 34 años, tres más que Arrieta, pero más saludable.

Mientras tanto, el tiempo vuela y en poco más de un mes abrirán los campos de entrenamientos, sin que estos siete agentes libres sepan todavía a dónde reportarse.