Derek Jeter deja más preguntas que respuestas con su plan

play
Rob Manfred a Dan Le Batard: 'No voy a... permitir que me llames mentiroso' (2:30)

El comisionado de MLB le dijo de forma enfática en el show radial que no sabía de los planes de Derek Jeter de recortar nómina y cambiar jugadores en los Marlins. (2:30)

MIAMI - Derek Jeter tiene un plan para hacer crecer a los Miami Marlins financieramente, lo cual redundaría en la calidad competitiva del equipo que compró junto a un grupo de inversionistas en noviembre pasado.
El proyecto se nombra Wolverine, del cual el diario The Miami Herald obtuvo una copia y publicó este martes algunos de sus detalles en la primera de cinco entregas.

En agosto, cuando se cocinaba la compraventa de la franquicia, Jeter circuló el documento confidencial a potenciales inversionistas en el que proyectaba que los Marlins obtendrán enormes ganancias en 2018 e ingresos considerables en los próximos tres años.

Según el artículo firmado por Barry Jackson, el proyecto incluye ambiciosas metas de ingresos para boletos, patrocinio y derechos de televisión.

Por lo pronto, los nuevos dueños ya recortaron 36 millones de dólares de la plantilla y recibirán 50 millones más de parte de las Grandes Ligas como resultado de la venta de la compañía de medios digitales BAMTech de MLB a Disney.

Sin embargo, el monto de las ganancias planificadas de unos 68 millones en el 2018 podría variar ampliamente en función de varios factores.

Gran parte de eso se basó en la proyección interna de que la cadena FOX les dará a los Marlins un pago inicial de 44,8 millones como parte de un acuerdo televisivo renegociado.

Pero si FOX no otorga a los Marlins una extensión lucrativa y ese gran pago anticipado previsto, las ganancias proyectadas de los Marlins para 2018 caerían a 23 millones o menos, si no se cumplen los ambiciosos objetivos de ingresos.

El contrato televisivo de Miami, el más bajo en todo el béisbol, se extenderá hasta 2020.

El documento original de agosto tiene una segunda versión, elaborada dos meses después, con ajustes menos ambiciosos.

El texto de agosto proyecta un gran aumento en los ingresos por asistencia en 2018, lo que parece una utopía por la reacción negativa de gran parte de la fanaticada a las salidas de Giancarlo Stanton, Marcell Ozuna y Dee Gordon, tres de las estrellas del equipo.

Los Marlins generaron unos 30 millones en el 2017 por concepto de ventas de entradas y el plan de Jeter es elevar esa cifra en un 20 por ciento, hasta 37.5 millones en el 2018.

Para el 2019 ese monto subiría a 40.6 millones y a 45.8 millones en las siguientes dos temporadas.

Además, el proyecto Wolverine incluye ingresos por patrocinio corporativo de 24 millones este año y 32 millones, 37.8 millones y 41.6 millones en 2019, 2020 y 2021, respectivamente.

Y el plan contempla además una entrada anual de al menos cinco millones por derechos de denominación para el Marlins Park, que cambiaría de esa manera su nombre al de la compañía dispuesta a pagar.

A primera vista, algunos aspectos, como este último de la venta de derechos de denominación, parecen perfectamente realizables.

Otros dejan una pregunta obligada: ¿cómo hacer que la gente vaya al estadio con un equipo desmantelado y en reconstrucción, cuando el público ni siquiera iba en masa cuando Stanton buscaba 60 jonrones en el 2017?