Las derrotas más trascendentes de 2017

play
Derrotas más impactantes del 2017 (1:55)

Bernardo Pilatti analiza las derrotas y lo que significaron para los boxeadores. (1:55)

Las peleas de boxeo son historias que empiezan y terminan con un vencedor y un derrotado. Los empates son un accidente, algo que al fanático les facilita su pronóstico en las redes sociales: gana uno o gana el otro, cincuenta y cincuenta. El problema no es el resultado, el problema son las consecuencias de ese resultado y el 2017 deja cinco grandes ejemplos en ese rubro.

Las derrotas de Julio César Chávez Jr., Román ‘Chocolatito’ González, Manny Pacquiao, Sergey Kovalev y Wladimir Klitschko son emblemáticas y repletas de consecuencias que van más allá del resultado. Fiasco, humillación, sorpresa, decepción, transformación, ejemplo, controversia. Fueron cinco combates de alta convocatoria, de mucha expectativa y que cambiaron algo –poco o mucho– en la marcha del boxeo como negocio y como deporte. Necesariamente son eventos imposibles de evitar a la hora de encontrar lo diferente del 2017.

JULIO CÉSAR CHÁVEZ JR. ANTE SAUL ‘CANELO’ ÁLVAREZ

Fue una de las peleas millonarias del 2017 y marcó una de las mayores decepciones. Esa batalla involucró una desmesurada expectativa mediática que se venía arrastrando desde hacía muchos años. El hijo de la leyenda no estuvo a la altura, prometió y asumió cosas que no pudo ni podía cumplir y, al mismo tiempo, trajo una vez más a la mesa de la controversia los aciertos o errores que plantea los acuerdos comerciales para peleas con peso pactado. El saldo favorable de ese combate fue el anuncio inmediato del reclamado combate entre ‘Canelo’ y GGG, que se confirmó encima del ring esa noche.

'CHOCOLATITO’ GONZÁLEZ ANTE SOR RUNGVISAI

Fue la segunda pelea entre ambos. En la primera hubo un claro despojo al nicaragüense. En la segunda se agudizó la impresión que había provocado González de no tener en las 115 libras los mismos recursos ni el potencial que había mostrado en las 112 libras. Su derrota lo hizo desaparecer del Libra x Libra en donde había logrado escalar al primer lugar en lo que debe anotarse como una verdadera hazaña tratándose de un representante de las llamadas divisiones chicas. Su derrota y salida del primer plano le causó un grave golpe al protagonismo de los Supermoscas, consecuencia que aún no se consigue evaluar en su exacta magnitud.

MANNY PACQUIAO ANTE JEFF HORN
Desde todo punto de vista fue una sorpresa impresionante, impactante. El australiano era una escala del filipino rumbo a objetivos más importantes previo a su despedida definitiva de los cuadriláteros. El rival cantado, luego de Horn, era el monarca absoluto de los súper ligeros, Terence Crawford, que aspiraba a debutar a lo grande en 147 libras venciendo a ‘PacMan’. Había un rumor, incluso, de que hasta se podría pactar una revancha contra Floyd Mayweather y no estaba totalmente cerrada la puerta hacia una quinta batalla contra Juan Manuel Márquez.

La derrota fue controversial, obligó a revisar el papel de los jueces a partir de que las opiniones se dividieron entre quienes vieron ganar y quienes vieron perder al filipino. Lo importante, sin embargo, fueron las consecuencias de ese combate. Cambió el mapa de los Welters, trajo a un forzado protagonismo a un Jeff Horn que no figuraba en la agenda de nadie y lo pusieron en línea de tiro como el rival obligado de Crawford. Será el examen que el "Hijo pródigo de Omaha” tendrá que cumplir en su debut, en una categoría donde también pretende ser el mejor de todos.

En cuanto a Pacquiao, sin título ni rumbo en su futuro, aun no se despide y se puede esperar cualquier cosa. Incluso que lo veamos imitando a Mayweather y dando fiasco por dinero contra Conor McGregor. Sin duda, con su victoria, Jeff Horn armó tremendo lío.

SERGEY KOVALEV ANTE ANDRE WARD

Para Kovalev, era el momento de demostrar al mundo y demostrarse a sí mismo que efectivamente en la primera pelea existió el despojo que todos vimos, cuando le sustrajeron la victoria. Pero tampoco esa vez dio la talla. En una de las peleas a ser más recordadas por los golpes bajos del ganador que por el gran desempeño de ambos, el ruso dejó escapar la posibilidad de reivindicarse. Las consecuencias de esa pelea repercutieron en toda la división Semipesada. Por un lado, porque Ward decidió colgar los guantes y todos los títulos en disputa quedaron vacantes. Por el otro lado, por el terrible golpe a la autoestima de Kovalev, que incluso evaluó también colgar los guantes, hasta que hubo una cura espiritual, un cambio de esquina y un nuevo comienzo este mismo año.

WLADIMIR KLITSCHKO ANTE ANTHONY JOSHUA

Para la historia del boxeo, quizás, esa pelea puede llegar a tener el mismo valor estadístico similar al provocado por la derrota de un Julio César Chávez en el ocaso de su carrera, ante una estrella emergente como un joven Óscar de la Hoya en septiembre de 1998. De la Hoya heredó mucho de su gloria ese día y algo parecido sucedió con el británico Joshua, en un combate candidato a “Pelea del Año”. Klitschko perdió en una dramática batalla donde fueron los dos a la lona, antes de ser noqueado en el penúltimo episodio. El ucraniano, que batiera un récord reinando en la máxima categoría, se fue del boxeo con una derrota que pudo ser, quizás, la mejor pelea de toda su carrera.