Edivaldo Ortega, tamalero que buscará título mundial en Malasia

Edivaldo Ortega y su equipo de trabajo viajaron por casi 40 horas para llegar a Malasia Team Edivaldo Ortega

MÉXICO -- Además de boxear, Edivaldo Ortega ayuda a su familia en su natal Tijuana en el negocio de los tamales y atole, deberes que ha tenido que suspender para viajar hasta Kuala Lumpur, Malasia, en busca de su primer campeonato del mundo, el interino pluma de la Asociación Mundial de Boxeo.

Ortega, de 28 años y marca de 26-1-1 y 12 nocauts, disputará ante el invicto filipino Jhack Tepora (21-0, 16 KOs) el cetro interino AMB en la pelea de respaldo de la cartelera de la Axiata Arena que estelarizarán Manny Pacquiao y Lucas Matthysse. Desde Tijuana hasta Kuala Lumpur hizo 40 horas en tres aviones, y espera que valga la pena.

"Yo vengo de una familia de comerciantes, vendemos tamales y champurrado, es el negocio familiar", dijo Ortega en charla telefónica con ESPN desde Malasia. "Claro que sé hacer los tamales, los que mejor me salen son los tamales de filipino", añadió entre risas el púgil mexicano, apuntando obviamente al pleito con el paisano de Manny Pacquiao.

Ortega comenzó su andar como boxeador a la edad de siete años en el gimnasio Gaspar 'Indio' Ortega en la Zona Norte de Tijuana, de donde es originario el tetracampeón Érik Morales. Su papá lo llevo a entrenar porque era un niño muy inquieto desde la primera, y así se enfiló al profesionalismo de la mano del entrenador Miguel Ángel Félix.

"Es un orgullo para mí disputar un campeonato del mundo tan lejos de casa y compartir cartelera con una leyenda del boxeo como Manny Pacquiao", comentó Edivaldo. "Me preparé tres meses para coronarme, tenía una pelea en México pero me dijeron de esta oportunidad y no dudé en tomarla", añadió, en compañía de su esposa Mariana Villa y su amigo Alonso Gallegos.

Ortega viajó de Tijuana a la Ciudad de México, de ahí a Ámsterdam y de ahí a Kuala Lumpur. "Fueron 40 horas de viaje, venimos muy motivados y esperamos que valga la pena el viaje, sé que será una pelea reñida y fuerte, pero para eso me preparé, vine a ser campeón mundial", sentenció el tijuanense, quien se reportó a una libra del límite de las 126 libras, pues el clima caluroso y húmedo le ha ayudado en la bajada de peso, además de que aseguró llegar en su mejor forma.