Tyson Fury insiste Deontay Wilder fue quien lo motivo a regresar

play
Fury asegura que no está acabado. (1:57)

El boxeador inglés asegura que Deontay Wilder le escribió para decirle que estaba acabado y eso fue lo que le motivó a regresar al cuadrilátero. (1:57)

LOS ÁNGELES -- Cuando Tyson Fury admitió que tenía problemas de adicción y alcohol luego de fallar una prueba de dopaje, fue suspendido por dos años por el British Boxing Board of Control en el 2016.

En aquel momento, no quería saber del deporte, cuya cima escaló luego de conquistar dos títulos peso completo al derrotar sorpresivamente a Wladimir Klitchsko, quien había dominado la división durante 13 años.

"Perdí mucho enfoque en esos 30 meses fuera. No me importaba el boxeo ya y ni siquiera pensaba regresar, pero puede enderezarme, regresar al camino correcto", dijo Fury luego de concluir la gira promocional de su combate ante Wilder. "Tengo dos victorias en mi regreso y estoy a punto de quitarle el campeonato mundial de peso completo a Deontay Wilder".

Fury aseguraque estaba destinado a enfrentarse al campeón del Consejo Mundial de Boxeo, quien alega le envió un mensaje señalándole que estaba acabado y no debía volver al entarimado.

"No fue tan importante, pero me dio la motivación de regresar para noquearlo", señaló Fury a ESPN. "Me dijo que estaba acabado y voy a probarle que no estoy acabado y le voy a quitar ese cinturón para que vea que se equivocó cuando dijo estaba acabado".

Ambos púgiles se vieron las caras por tercer día consecutivo en esta ciudad como parte de la gira promocional. Aunque en paradas anteriores
en Londres y Nueva York habían intercambiado palabras, no fue hasta el cierre del evento que ambos se empujaron y tuvieron que ser separados por miembros del equipo de seguridad.

"Vamos adelantar esta pelea, lo podemos hacer este fin de semana y no esperar a diciembre", dijo durante la presentación de medios a Wilder, quien le respondió en la afirmativa antes de finalizar la conferencia.

Fury espera que cuando suene la campana, esa energía se traslade al cuadrilátero y los seguidores del boxeo sean testigos de una gran pelea, la primera que el inglés escenificará en esta ciudad. Anteriormente había peleado en Nueva York en el 2013, cuando noqueó en siete asaltos a Steve Cunningham.

"Espero que ambos boxeadores den el todo por el todo. Lo darán todo por los fans. Espero una gran noche de boxeo y lo voy a noquear. Lo escuchó primero aquí, voy a ganar esa pelea, sin problemas", pronosticó Fury.

El púgil, invicto en 27 combates, es considerado más técnico que Wilder, que tiene 40 victorias, 39 de ellas por nocaut. Aseguró que no se puede comparar a Klitschko con el estadounidense, a quien calificó de "caballito de un solo truco".

"No puedes comparar a los dos boxeadores. Wladimir era un muy habilidoso boxeador", recordó Fury. "Este hombre... es un caballito de un solo truco, un solo golpe en toda la noche. No conecta, pierde sus golpes".

No todo fue serio con el boxeador, apodado el "Rey de los Gitanos". Fury dejó brillar su carisma en un momento dado, al señalar que está entrenando con osos en Big Bear Lake en California y que por eso mantiene una incipiente barba.

"Estoy luchando con osos en Big Bear. Estoy luchando con osos en Big Bear Lake para estar en forma", dijo con seriedad. "Por eso tengo la barba, me estoy convirtiendo en un (oso) grizzlie"

En tono más serio, afirmó que dedicará su victoria a todas las personas que padecen de trastornos mentales y han tenido la valentía de enfrentar y superar esos problemas.

"Esta pelea es para ellos, para quienes sufren de trastornos mentales. No están solos", dijo Fury, quien aspira subir al cuadrilátero el 1 de diciembre en 255 libras.