Miguel Berchelt piensa en Vasily Lomachenko sin olvidar a Bandido Vargas

Miguel Berchelt barió múltiples cortes en la cara de Francisco Vargas en su primera pelea en el 2017 Hogan Photos/Golden Boy Promotions

El campeón de peso ligero junior del CMB, Miguel Berchelt, de México, se enfrentará a su compatriota Francisco Vargas el sábado por la noche en el Centro de Convenciones de Tucson, Arizona, en ESPN (10 p.m. ET), en una revancha de su pelea por el título de 2017.

La primera vez, Berchelt (35-1, 31 KOs) ganó el título de Vargas (25-1-2, 18 KOs) con una victoria por nocaut técnico en el 11° asalto, desgastando lentamente a su oponente de mayor edad hasta que Berchelt tomó el control de la pelea y el referí finalmente intervino y la detuvo. Esa es la imagen que aún le viene a la mente cuando Berchelt piensa en uno de los momentos decisivos de su carrera.

"Solo recuerdo toda la sangre que seguía saliendo de su rostro, sus ojos, su nariz", le dijo Berchelt a ESPN, a través de un intérprete. "Solo recuerdo mucha sangre".

La primera pelea se mantuvo en términos relativamente parejos durante los primeros seis asaltos, ya que ambos hombres acertaron su parte de golpes limpios, pero finalmente se definió cuando Berchelt abrió cortes en la cara de Vargas. Berchelt abrió a Vargas en el puente de su nariz en el tercer asalto y sobre el ojo derecho en el cuarto asalto con golpes; un tercer corte, sobre el ojo izquierdo, fue causado por un cabezazo no intencional, también en el cuarto asalto. Más tarde en la pelea, el más alto, más fuerte y, lo que es más importante, más fresco Berchelt se hizo cargo.

Mientras el corazón de Vargas aún estaba dispuesto, la combinación del daño que había sufrido en esta pelea, luego de dos combates físicamente agotadores contra Orlando Salido y Takashi Miura, ambas peleas del año de ESPN, fue demasiado para cencer a Berchelt. Vargas se desvaneció por la implacable presión hasta que sufrió demasiado daño, y el referí tuvo que intervenir.

Esa historia no ha cambiado mucho camino a la revancha. Vargas no solo tiene 34 años en este momento, pero un desgastado 34, que muestra las señales de cómo el duro camino que recorrió sumó millas adicionales a su odómetro. Mientras que Vargas ha acumulado victorias contra Stephen Smith (KOT9) y Rod Salka (KOT6) desde su derrota ante Berchelt, Vargas parece ser un boxeador en el descenso, mientras que Berchelt, de 27 años, se encuentra en su apogeo físico.

Después de cuatro defensas exitosas del título, Berchelt tiene todo el derecho de mirar hacia adelante a la posibilidad de una pelea de unificación o, lo que es más lucrativo, subir de peso para enfrentar a Vasily Lomachenko. Pero incluso mientras mira hacia el gran potencial de su futuro, el campeón defensor no da nada por sentado.

"Todas las peleas son diferentes, no asumo nada", dijo Berchelt. "Pero creo que al final del día, será el mismo resultado".

Berchelt es uno de los cuatro principales titulares de cinturones con 130, con la posibilidad de peleas futuras contra sus compañeros campeones, Gervonta Davis, Tevin Farmer y Masayuki Ito. Pero es el enfrentamiento con Lomachenko, el rey de peso ligero de la AMB/OMB, lo que más anhela.

"Absolutamente", dijo Berchelt." Debido a que es considerado el mejor libra por libra y es tan conocido, creo que sería una pelea interesante para mí".

Con el marco de 5'7" de Berchelt y su larga envergadura, ciertamente parece encajar en la parte de un futuro ligero. Con su estilo de enjambre activo, cree que tiene muchos de los mismos atributos de Orlando Salido, quien superó a Lomachenko en 2014 en la segunda salida profesional de Loma, su única derrota hasta la fecha.

"Sin lugar a dudas, sé que un mexicano puede vencerlo, ya perdió contra uno, y creo que seré el próximo mexicano", afirmó Berchelt.

"Esa es una pelea que obviamente está ahí porque esa es la gran pelea que quiere Berchelt, pero tenemos que hablar con Top Rank, hablar con [el CEO Bob Arum] y [el presidente Todd duBoef] al respecto. Pero Miguel está encumbrado en esa pelea, esa es la pelea que quiere ", dijo Juan Carlos Torres, de Zanfer Promotions, que se encarga de Berchelt.

Lomachenko es considerado uno de los mejores boxeadores de campeonatao en el mundo, pero a veces ha sido difícil encontrar peleas significativas de manera consistente con la naturaleza fracturada del negocio del boxeo. Incluso al hablar con Arum, la complejidad de la pelea en esta era era clara. Cuando se le preguntó acerca de la posibilidad de un enfrentamiento entre Lomachenko y Berchelt, Arum dejó en claro que, si bien es una posibilidad, no lo será en un futuro próximo.

Lomachenko ya tiene programada su próxima pelea a fines del verano, ya que el martes, el CMB le ordenó enfrentar a Luke Campbell por su título vacante de peso ligero que una vez tuvo Mikey García.

"Pero [Berchelt] ciertamente estaría en la mezcla", para una futura pelea con Lomachenko, dijo Arum, quien dejó en claro que, por el momento, cualquiera que se enfrente al dos veces medallista de oro lo haría en la división de peso ligero.

Por el momento, todavía queda la cuestión de ocuparse de los asuntos del sábado contra Vargas. No importa cómo se desarrolló la primera pelea, o la percepción de dónde se encuentra la carrera de Vargas, Berchelt aún tiene que aparecerse en esta pelea.

Luego puede mirar hacia adelante, hacia las conversaciones de Davis, Farmer e Ito, pero Lomachenko cobra mucha importancia en la distancia.

"Las peleas de unificación son geniales. Nos encantaría pelear con esos muchachos", dijo Torres. "Pero la realidad es que todos quieren las grandes peleas. Berchelt no es la excepción, él quiere las grandes peleas, la gran pelea es Lomachenko".