Billy Joe Saunders recibe ayuda de Tyson Fury antes de disputar título

Tyson Fury ha ayudado a Billy Joe Saunders a revitalizar su carrera Nathan Stirk/Getty Images

Billy Joe Saunders ha dicho que entrenar con Tyson Fury lo ha ayudado a creer que puede salvar su carrera.

El ex campeón mundial de peso mediano de la OMB el año pasado perdió su título luego de fallar en una prueba de drogas y también se perdió de una pelea contra grandes nombres como Saul 'Canelo' Alvarez y Gennady Golovkin.

Pero el boxeador inglés espera que la victoria el sábado en vivo en ESPN+ en los Estados Unidos le inyecte una nueva vida a su carrera, que admite que está llegando a su fin.

Saunders (27-0, 13 KOs), de 29 años, se enfrenta al serbio Shefat Isufi (27-3-2, 20 KOs) con base en Alemania en el Estadio Lamex, Stevenage, en pelea por el título peso súper mediano de la OMB. El mexicano Gilberto Ramírez defendió el cinturón de la OMB cinco veces en cuatro años, pero el mes pasado se convirtió en peso semipesado en una pelea sin título y Saunders-Isufi inicialmente se dispuso a disputar el título interino antes de que el mexicano renunciara al cinturón el lunes.

"Veremos cuando boxee con este nuevo peso, pero no tendré que desgastarme", dijo Saunders a ESPN. "Siento más fuerza con el peso y mi peso ha sido bueno en todo momento y solo tengo que ponerlo en una actuación.

"Shefat Isufi es muy fuerte y tiene poder de nocaut porque ha detenido en 20 de las 27 victorias, pero creo que mi conjunto de habilidades será demasiado para él".

"Creo que Ramírez se está moviendo hacia arriba y ya no se presentará en el peso súper mediano, así que es una gran noticia para Isufi y para mí que luchemos por el título completo".

Saunders cambió de entrenador, no por primera vez en su carrera, y dejó el gimnasio de Dominic Ingle en Sheffield para ubicarse en el gimnasio del ex campeón mundial Ricky Hatton en las afueras de Manchester, donde trabaja con el entrenador Ben Davison.

El ex campeón mundial de peso pesado Fury también trabaja con Davison en el mismo gimnasio y Saunders, quien al igual que Fury proviene de un trasfondo gitano, dijo que el movimiento lo ha reenergizado. Fury hizo una reaparición exitosa el año pasado después de problemas con la depresión, las bebidas y las drogas.

lEl que Tyson y yo entrenemos en el mismo gimnasio es genial y nos contagiamos", dijo Saunders. "Estoy en el gimnasio de Hatton 24/7. Tengo una caravana en el estacionamiento de Manchester allí.

"Necesitaba un cambio completo en todo. Estaba un poco estancado allí [en Sheffield] y estaba un poco abarrotado por lo que necesitaba. Golovkin y Canelo se amarraron el año pasado y el 2018 fue muy malo para mí. Yo necesitaba un nuevo comienzo".

La Comisión Atlética del Estado de Massachusetts (MSAC, por sus siglas en inglés) le negó a Saunders una licencia de boxeo para defender su título mundial de peso mediano de la OMB contra el estadounidense Demetrius Andrade en Boston el 20 de octubre del año pasado, luego de que el boxeador inglés dio positivo por el estimulante de la oxilofrina -- provocado por un descongestionante nasal -- el 30 de agosto.

Bajo las reglas de la Agencia Mundial Antidopaje (Wada) y del Reino Unido contra el Dopaje (Ukad), la oxilofrina solo está prohibida en la competencia, lo que significa que un boxeador solo infringe las reglas si la sustancia se detecta en su raíz el día de la pelea. Saunders tampoco violó las reglas de la Junta de Control de Boxeo Británica.

"En cualquier lugar fuera de los EE. UU. esa pelea se habría celebrado, pero me vetaron y perdí el título", dijo Saunders a ESPN. "Ahora eso está detrás de mí, pero creo que aún sería el campeón mundial de peso mediano [OMB] si no fuera por eso".

Esta será la primera vez que Saunders boxea en su condado natal de Hertfordshire como profesional cuando pise la casa del Stevenage FC, que está en la cuarta y más baja liga del fútbol profesional inglés.

Añadió: "Mi objetivo es seguir ganando, convertirme en un campeón mundial de dos pesos y retirarme en dos años a los 31 años.

"31 y estoy fuera de eso, así que necesito ponerme mis patines. Iban a ser 30, pero con todo lo que sucedió el año pasado, lo atrasé un año".