FIA quiere homogeneizar los motores fabricantes-clientes

La Federación Internacional del Autómovil (FIA por sus siglas en francés), quiere homogeneizar las Unidades de Potencia en la Fórmula 1.

Actualmente, cuatro fabricantes proveen los motores: Ferrari, Mercedes, Renault y Honda –exceptuando al japonés que solo provee a un cliente, el resto tiene equipo oficial y clientes.

La intención de la FIA es que los motores clientes y los ‘oficiales’, no solo sean los mismos en cuanto a construcción y materiales, además quiere que los fabricantes compartan el software con el cual operan (a menos que el cliente lo rechace).

Directiva técnica TD / 005-18

"El objetivo del quinto punto del Anexo cuatro del Reglamento Deportivo de la F1 es garantizar que todas las unidades de potencia suministradas por un fabricante sean idénticas en todos los aspectos. Tenemos razones para creer que tal vez no sea así. Si bien los componentes de cada equipo pueden ser los mismos, parece que unos operen de una manera diferente a los proporcionados por el mismo fabricante. Esto hace que la meta de este punto quede sin sentido".

"Por lo tanto, creemos que todas las unidades de potencia suministradas por un fabricante deben ser idénticas, no solo en el registro de cada equipo, sino que también deben funcionar de la misma manera. Con esto en mente, esperamos que todas las unidades de potencia suministradas por el mismo motor sean:

i) Idéntico a la registrada por cada equipo y, a menos que un equipo nos informe que lo rechaza, debería ser:

  • ii) Funcionar con un software idéntico y capaz de rendir exactamente igual.
  • iii) Funcionar con las mismas especificaciones de combustible y lubricante.

Es interesante pensar en la situación de Red Bull, cuyo motor Renault es modificado por TAG Heuer –incluso el nombre oficial de Red Bull está asociado a la marca suiza y no la francesa, más allá que son los de Viry-Chatillon los que venden a los austriacos los motores. ¿Será que Red Bull necesite el software de Renault? Esa es la pregunta a considerar.

Otro aspecto interesante es el de combustibles y lubricantes. Este año la FIA será más exigente en cuanto a estos compuestos, de los cuales sospecha que, tratados de manera puntual, pueden modificar el rendimiento del motor dependiendo si se está en clasificación o carrera y, por lo tanto, cambiar la entrega de potencia –la sospecha recae sobre todo en el aceite y la temperatura de rendimiento.

Los niveles de quema de aceite en el motor –dentro de la cámara de combustión que influye en la entrega de potencia- ha sido modificada y llevada a niveles mínimos.

En Monza, circuito de potencia y alta velocidad, la FIA dio el primer paso: redujo a 0.9 litros de aceite cada 100 km para quemar. Este año serán 0.6l. Los escrutinios antes y después de cada carrera, serán más duros esta campaña.

Por lo pronto y a poco más de un mes de iniciar en Melbourne la temporada, se sabe que Mercedes rediseñó toda su Unidad de Potencia y Helmut Marko ya expresó su temor al respecto.