Errores comunes al entrenar un Maratón, parte 2

ESPN Run

En la primera parte destacamos algunos de los puntos que suelen dificultar a los runners en su preparación de una prueba de 42k. Hoy, veremos algunos más de ellos:

1. No realizar entrenamientos de fuerza. Si vamos a correr un maratón debemos saber que pasado cierto momento de la carrera nuestro cuerpo ya no responderá de la misma forma que cuando corremos una prueba de 21k o un 10k, y por eso hay que darle las herramientas necesarias para que pueda enfrentar con éxito y derribar el tan temido "muro". Es muy común ver a muchos maratonistas corriendo alegremente en la primera mitad de la carrera, pero sufriendo cada metro de los últimos 10 kilómetros, cuando la fatiga les ha ganado la batalla. Allí también se pierde la técnica, y el cuerpo literalmente hace lo que puede. Una buena manera de prevenir esto es incluir dentro de las rutinas semanales algunos trabajos de gimnasio, que nos permitirán desarrollar la fuerza y la resistencia muscular.

2. Olvidarse de "los otros músculos" también es un error común. Muchos piensan que los runners corren sólo con las piernas, y eso es falso. Correr es un ejercicio que involucra a una buena parte de la musculatura corporal, y ahí está por ejemplo la llamada zona del "core", que comprende los abdominales, cadera, espalda y torax. Estos músculos son fundamentales para mantener una correcta posición al correr, y de esa forma lograr una técnica que nos permita desplazarnos sin dolores, sufrimientos y optimizando nuestra performance. Por eso, nunca olvides de tener su fortalecimiento "al día".

3. Otro error común es no darle la importancia suficiente a la hidratación, y esto además de afectar notablemente el rendimiento deportivo implica un mayor riesgo de caer en lesiones como las contracturas. Además, sin la cantidad adecuada de agua y sales minerales en nuestro cuerpo, cada entrenamiento será asimilado de una forma deficiente, por estar la sangre más espesa y los músculos menos elásticos. Toma nota de estos simples puntos y conviértelos en hábitos. Verás cómo mejoras como runner, pero sobre todo disfrutarás más del deporte.

¿Probaste alguno de estos tips en tus entrenamientos?