Recuerda: esta es la verdad sobre las grasas

ESPN Run

Especialmente en épocas de verano muchos hacen hincapié en las dietas bajas en grasas. Pero también es momento de recordar que a pesar de la mala reputación, las grasas son importantes en la alimentación de cualquier persona, especialmente los atletas. Su consumo debe ser de entre 15 a 30% tomada sobre la alimentación, y es importante saber cuáles elegir ya que no son todas iguales. Las llamadas "grasas buenas" sirven para ayudar a los atletas a una mayor eficiencia, la recuperación muscular, la digestión e incluso en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Las grasas buenas para los atletas se encuentran en alimentos insaturados y pueden ser mono insaturados o poli insaturados. Están presentes en los frutos secos, aceitunas, almendras, aceite de oliva extra virgen, y palta o aguacate. Si quieres poli insaturados, puedes consumirlos en aceites vegetales, aceite de linaza, el atún, el salmón y las sardinas. Entre ellos, el más conocido es el omega-3, que tiene el potencial anti inflamatorio y ayuda en la lucha y prevención de las enfermedades cardiovasculares y neurológicas (como la enfermedad de Alzheimer y la depresión). Algunos de estos alimentos, además de proporcionar las grasas buenas, son las proteínas, que son esenciales en el post-entrenamiento.

En cuanto a la grasas saturadas y trans deben ser evitados o consumidos en cantidades más pequeñas. Estos están presentes en galletas, carne, margarina, papas fritas y ciertos alimentos congelados. Ellos aumentan el colesterol malo, y por lo tanto los riesgos de problemas cardíacos. Pero en pequeñas cantidades, grasas saturadas de la carne roja, por ejemplo, tiene varios nutrientes importantes para los atletas como el hierro y la creatina. Lo importante es consumir con moderación. ¿Qué tanta importancia le das a estas grasas en tu dieta?