Qué y cómo comer durante entrenamientos o carreras

ESPN Run

Cuando el suficiente tiempo corriendo como para incrementar tu cantidad de kilómetros, necesitarás alimentarte en tus entrenamientos largos o carreras, y esto puede ser complicado. Primero que nada, tienes que saber que no será lo mismo que comer sentado en la mesa de tu casa, porque el proceso digestivo se modificará. Ocurre que para apoyar las necesidades de energía de tu entrenamiento o carrera, el cuerpo está diseñado para desviar el flujo de sangre durante ese período. Una parte importante de la sangre, en lugar de ir fluir por los órganos internos, como el tracto gastrointestinal, se redirige hacia los músculos en actividad. Estos músculos necesitan estar bien suministrados de sangre oxigenada para sostener la actividad.

Con todo esto, mientras más intensa sea la corrida más grande será el porcentaje de flujo de sangre desviado desde el tracto gastrointestinal, lo que vuelve más difícil la digestión. Como en todo, siempre hay algunos corredores que no sufren en lo más mínimo esta situación y se mantienen como si nada. Pero a la mayoría nos viene bien conocer un poco el tema, para no pasarla mal cuando lo intentemos.

Ten en cuenta el ritmo al que estás corriendo, porque como estás en la transición para convertirte en un corredor de largas distancias, quizá las afrontes a una velocidad superior a la recomendable. Un ritmo de carrera más lento te puede ayudar a digerir mejor los alimentos que ingieras al correr.

Algunos consejos:

• Toma porciones chicas del alimento que lleves, y hazlo más frecuentemente y de manera temprana en tus corridas. Un bocado comenzando, o cerca del kilómetro 5, sería aconsejable.
• Acompaña lo que comas sólo con agua, no lo mezcles con bebidas deportivas porque también tienen carbohidratos y, combinadas con lo que comas, puede ser un exceso y provocarte malestar gastrointestinal.
• Prueba diferentes productos y marcas. Hay una gran oferta en el mercado de productos de nutrición y alguno va a ser el indicado para vos.
• Intenta también con otras alternativas. Las pasas y las frutas secas son buenos sustitutos, ya que son similares a los productos de nutrición para running en la cantidad de hidratos de carbono que poseen. Las gomitas también son una buena opción. En este caso, sí podrías acompañar con una bebida deportiva, para suplir la falta de electrolitos. Por último ten siempre en cuenta que no hay una receta o fórmula universal para comer mientras corremos, y todos necesitan algo diferente. Se trata de un proceso de prueba y error, y con paciencia deberás ir descubriendo y entrenando el tuyo.

¿Sueles ingerir alimentos mientras corres?