Alimentos y bebidas que pueden deshidratarte

ESPN Run

La deshidratación puede provocar calambres musculares, fatiga, mareos, y dificultades para regular la temperatura corporal, por lo tanto una hidratación adecuada es esencial para maximizar tu rendimiento deportivo pero también para tu salud. Pero cuidado, que no sólo se trata de beber y beber agua ya que a veces aún haciéndolo puedes no estar correctamente hidratado. Y en este sentido, hay alimentos que quizá te convenga evitar, o prestar más atención cuando los ingieras, porque pueden deshidratarte. Veamos algunos de ellos:

Alcohol: las bebidas alcohólicas tienen muchas calorías (en promedio 7 kcal/gr) y pueden provocar deshidratación. Una regla general es tomar un vaso de agua en medio de la ingesta de alcohol. Obviamente, a fines deportivos, la reducción al mínimo de la ingesta alcohólica es lo ideal.

Bebidas y comidas azucaradas: los alimentos con altos niveles de azúcar impactan en el equilibro de líquidos en tu cuerpo. Las comidas y bebidas dulces provocan sed porque muchas de ellas contienen altos niveles de sodio. Es preferible tomar agua y comer alimentos con alta concentración de líquido, como las frutas en general.

Sal: el sodio es necesario para mantener el equilibrio de líquidos en el cuerpo. Sin embargo, una ingesta alta de sodio por ejemplo a través de pescados de mar, carnes o embutidos, salsa de soja, comida frita y snacks, puede provocar un desbalance hídrico. Elije siempre alimentos con menor contenido de sodio. Bebe abundante agua cuando comas alimentos de este tipo.

Proteínas: los atletas necesitan, en promedio, más proteínas que las personas sedentarias. Igualmente, si se consumen más proteínas de las necesarias, el cuerpo no logra almacenarlas adecuadamente. Usualmente, quienes consumen grandes cantidades de proteínas tienen un nivel alto de cetonas, que se excretan por la orina. Y como sabemos, si se orina más de lo común, se necesitará agua extra para suplir el líquido perdido.

Cafeína: es una diurética. En algunas personas, la cafeína no aumenta la orina ni aumenta el ritmo cardíaco. De todos modos, para aquellos que no consumen cafeína habitualmente, hacerlo durante el entrenamiento o antes de una carrera implica un riesgo de deshidratación.

¿Te mantienes hidratado durante el día?