Lesiones de los runners: fascitis plantar

ESPN RUN

La fascitis plantar es una de las lesiones más comunes entre los corredores, y prácticamente no distingue entre principiantes y avanzados. Se caracteriza por una irritación e hinchazón del tejido grueso en la planta o parte inferior del pie, conocida como la fascia plantar.

Este tejido tendinoso actúa como una banda de caucho uniendo el talón con la base de los dedos, para formar el arco del pie uniendo ambos extremos. En otras palabras, es esa banda que recorre la planta de nuestro pie y podemos tocar fácilmente cuando, ayudándonos con una mano, tiramos los dedos hacia atrás.

La fascitis plantar es un problema muy común entre los deportistas, especialmente los corredores. Los atletas con excesiva pronación, es decir con el pie rotado hacia adentro, tienen por su biomecánica mayor riesgo. Es frecuente entre personas con arco elevado o pie plano, y a menudo en mujeres con pies largos y estrechos.

El problema puede ser causado o agravado por un calzado inadecuado o vencido, así como por malas posturas, o trabajos excesivos. La falta de elongación en los músculos de la parte posterior de la pierna también suele ser la causante.

Si no tomamos las precauciones necesarias, con el correr del tiempo, la fascia plantar pierde su elasticidad y se convierte en una especie de cuerda que no se estira muy bien. Su sobrecarga puede provocar desgarros en su inserción posterior con inflamación de los tejidos que la rodean incluyendo el hueso. Esto puede originar la aparición de un "espolón", que aparece en aproximadamente el 50% de los casos. Es decir, el espolón es un fenómeno secundario y no el origen del dolor

El síntoma primario de la fascitis plantar es el dolor localizado específicamente en el área de carga de peso del talón y en el arco de los pies. Comúnmente es más severo durante los primeros pasos al levantarse de la cama debido a la rigidez que se presenta durante la noche, y disminuye en cierta medida con la actividad por la distensión de la fascia, reapareciendo tras un periodo de descanso.

Rara vez hay inflamación visible, enrojecimiento, u otros cambios aparentes en la piel. La mayoría de las personas con fascitis plantar describen el dolor como una navaja o un alfiler que está punzando la parte inferior del pie.

Dado que muchas lesiones de los tejidos blandos se deben a su uso excesivo, el mejor tratamiento es la prevención. Hacer ejercicios de amplitud de movimiento para mantener la fortaleza y flexibilidad, preocuparse por mantener una buena postura, elongar la parte posterior de las piernas, especialmente en pantorrillas, debajo del pie, cambiar con la frecuencia adecuada el calzado que usas especialmente para entrenar, o usar plantillas especiales si tu ortopedista lo recomienda son algunas buenas prácticas para mantenerse alejados de la fascitis plantar.

¿Alguna vez sentiste dolor en algún pie?