Aaron Rodgers es el Coloso de la Semana en la Ronda de Comodines

Durante la primera ronda de la postemporada, hicieron falta encuentros competitivos pero no hicieron falta actuaciones de gran calibre, aunque para el mejor de la jornada hemos elegido a un rostro muy familar:

AARON RODGERS, QB, GREEN BAY PACKERS
¿Existe un jugador más encendido que el mariscal de campo titular de los Green Bay Packers?

Rodgers se lució con otra actuación soberbia, completando 25 de 40 pases para 362 yardas y cuatro touchdowns sin intercepciones ante la que posiblemente sea la mejor defensiva secundaria en la liga.

Como si fuera poco, la mayor parte de ese trabajo, incluyendo las cuatro anotaciones, sucedieron después de perder a su mejor receptor abierto, Jordy Nelson, quien debió abandonar el encuentro ante los Giants por una lesión de costillas, para no volver.

De acuerdo a ESPN Stats & Information, Rodgers se convirtió esta noche en el cuarto jugador en la postemporada de la NFL con al menos 350 yardas, cuatro pases de touchdown sin intercepciones en un juego, además de que sumó su cuarto partido de playoffs con al menos 300 yardas por aire, cuatro touchdowns y cero intercepciones, la mayor cantidad en la historia de la liga.

Y, ¿sobre ese comentario acerca de que Rodgers es el jugador más encendido en la NFL en este momento? Bueno, tomemos en cuenta que desde que lanzara su último intercepción --en la Semana 10 frente a los Titans--, ha tirado 285 intentos de pase para 2,391 yardas con 22 anotaciones, según ESPN Stats & Information.

Para quienes llevan la cuenta, se trata de la tercera jornada consecutiva en que Rodgers se queda con nuestro nombramiento como Coloso de la Semana.

¿Quién para a Rodgers ahora?

MENCIONES HONORÍFICAS
Le'Veon Bell, RB, Pittsburgh Steelers.
La fiel afición de Pittsburgh había ansiado por largo tiempo la reunión de las tres "B"s en un juego de postemporada. Dos de ellas tuvieron desempeños notables en la Ronda de Comodines para los Steelers. Le'Veon Bell acumuló 167 yardas en 29 acarreos, una nueva marca de la franquicia para playoffs, e ingresó en dos ocasiones a la zona de anotación, ayudando a controlar el reloj y desgastando metódicamente a la defensiva de los Dolphins. Podríamos estar hablando del jugador más versátil de los ocho equipos que siguen con vida en la NFL.

Antonio Brown, WR, Pittsburgh Steelers. La otra "B" que tuvo un desempeño sobresaliente en la jornada de los Steelers fue Brown, quien rápidamente puso arriba a su equipo arriba con dos touchdowns en el primer periodo. En ese instante no lo sabíamos, pero esos puntos hubieran sido suficientes para el nocaut a Miami. De cualquier forma, la actuación de Brown fue impresionante: cinco atrapadas para 124 yardas para quemar a la secundaria de Miami. Por si fuera poco, Brown anotó su primer (y segundo) touchdown de por vida en playoffs, y el primer touchdown en su carrera en pase pantalla.

Randall Cobb, WR, Green Bay Packers. Siempre que sales de un juego con cinco recepciones para 116 yardas, se puede decir que has tenido un buen día. Pero cuando esos números van acompañados de tres recepciones de touchdown, incluyendo un "Ave María" en los segundos finales de la primera mitad de un juego de playoffs --que por cierto empatan la marca de la NFL por mayor número de anotaciones vía recepción en un juego de postemporada--, entonces se trata de un partido especial. Por si fuera poco, Cobb superó la centena de yardas por aire únicamente en dos ocasiones en el año: ambas frente a los Giants.

Jadeveon Clowney, LB, Houston Texans. Los números no mienten, pero no siempre cuentan la historia completa. El recluta N° 1 global del draft del 2014 aparece en la hoja de estadísticas con solamente una tacleada, dos pases defendidos y una intercepción, pero fue el mejor jugador del partido. No solamente fue su intercepción --la primera de tres que lanzó Connor Cook en el juego-- la jugada clave para el primer touchdown de los Texans, sino que fue capaz de explotar toda la noche la ausencia del tackle izquierdo de Pro Bowl, Donald Penn, para desactivar el plan de juego de Oakland. Por primera vez en su joven carrera de NFL, Clowney es un defensivo capaz de apropiarse de un juego.

Whitney Mercilus, LB, Houston Texans. No es la primera vez que lo sostengo, pero Mercilus se convirtió en otro jugador cuando Clowney fue reclutado en Houston. Suma 19.5 capturas en las últimas dos temporadas, y anoche frente a los Raiders se anotó dos más. En ocasiones, alineó como apoyador medio y fue instrumental para contener los intentos terrestres de Oakland por fuera de los tackles. El nombre de Mercilus es menos reconocido que otros, pero no subestimen lo que aporta este apoyador en Houston.

Thomas Rawls, RB, Seattle Seahawks. En los últimos años, el éxito de postemporada de Seattle había estado ligado inexorablemente al ataque terrestre que comandaba Marshawn Lynch. Pero los tiempos cambian y tras el retiro de "Beast Mode", los Seahawks requerían de un sucesor. Ayer lo encontraron. Rawls se despachó con 161 yardas y un touchdown en 27 acarreos, para sangrar yarda a yarda a una defensiva de Detroit que jamás encontró el antídoto. De paso, impuso una marca de la franquicia para postemporada, superando el récord de 157 yardas terrestres de su predecesor, Lynch.