Fortalezas y debilidades de los sobrevivientes en la NFL

Ahí lo tienen. La Ronda de Comodines 2016 de la NFL ha llegado a su fin, cuatro equipos ya empacaron maletas y es momento de enfocarnos en la Ronda Divisional.

Ocho franquicias siguen en la lucha por el Vince Lombardi. Ya saben qué es lo que sigue. Cuatro sobrevivientes después de los compromisos del 14 y 15 de enero para que queden definidas las Finales de Conferencia, lo que nos dejará a los invitados al Super Bowl LI en Houston.

Así que mientras tenemos un momento, revisemos el panorama de lo que nos queda en 2016.


Partidos sábados 14 de enero

No. 3 Seattle Seahawks en No. 2 Atlanta Falcons

Horario: 3:35 p.m.

Motivos por los que los Seahawks pueden ser optimistas: Tienen su quinta visita consecutiva a la Ronda Divisional. No desconocen el entorno que les espera en el Georgia Dome. Ya vencieron a los Falcons una vez esta temporada, 26-24 en la Semana 6 en compromiso celebrado en el CenturyLink Field y todos sabemos lo efectivos que son en los playoffs cuando tienen un juego terrestre que funciona. Thomas Rawls explotó con 161 yardas el sábado, lo que generó un gran sabor de boca a sus aficionados, así como el hecho que el mariscal de campo Russell Wilson se deshizo de su protección en la rodilla, lo que es un indicio que goza de pleno estado físico, contrario a lo que fue a lo largo del año.

Motivos por los que los Falcons pueden ser optimistas: Entraron a los playoffs con el ingrediente más importante que pudieron imaginar: un mariscal de campo considerado para Jugador Más Valioso. Matt Ryan tiene 11 pases de anotación sin intercepciones en sus últimos cuatro partidos y han anotado al menos 28 puntos en sus últimos seis compromisos. El receptor Julio Jones, quien arrastra una lesión en el pie, fue capaz de sumar 1,409 yardas y tuvo una semana de descanso para recuperarse.

Razones que generan pesimismo en los Seahawks: Una cosa es imponerse en un juego de comodines en casa, en un estadio donde tienen 10 triunfos consecutivos de playoffs, pero la realidad es que fue ante el sexto sembrado, mismo que no gana en esta instancia desde hace 25 años. Los Falcons son un reto mayúsculo y no deberían perder el vuelo pese a limitar a su rival a seis puntos. Los receptores de los Lions perdieron al menos 100 yardas a la ofensiva gracias a los errores de sus receptores, algo que no parece muy factibles que ocurra con el talentoso equipo de Atlanta.

Razones que generan pesimismo en los Falcons: Las ofensivas explosivas generalmente chocan contra el muro en los playoffs, ya que es aquí donde suelen congregarse las mejores defensivas de la liga. Es cierto que su rival no es el mismo sin el profundo Earl Thomas, pero tienen jugadores que pueden presionar al mariscal de campo rival y que pueden forzar entregas. Capturaron en cuatro ocasiones a Ryan en su anterior encuentro y queda en duda si pueden imponerse en un duelo de pocos puntos. Su defensiva permitió 25.4 puntos en promedio, sexta peor marca en la NFL.

Resumen: Los Seahawks cumplieron con el trabajo ante un rival inferior, pero hay poca evidencia para creer que pueden tener un viaje prolongado en los playoffs y estamos a punto de darnos cuenta si los Falcons son uno de esos contados casos que una explosiva ofensiva mantiene el ritmo en la postemporada o son capaces de cambiar el plan de juego que los lleve al triunfo.


No. 4 Houston Texans en No. 1 New England Patriots

Horario: 7:15 p.m.

Motivos por los que los Texans pueden ser optimistas: El mariscal de campo Brock Osweiler brindó el sábado su mejor compromiso con el uniforme de los Texans, principalmente al buscar al receptor DeAndre Hopkins en nueve ocasiones que derivaron en cinco recepciones, incluyendo una vistosa jugada de 38 yardas. Fue apenas la cuarta ocasión en el año que no tuvo entregas y ajustó ante la carga para acabar con 119 yardas en este tipo de situaciones. Si sentarlo un partido fue la solución para que despertara, entonces tienen mayor oportunidad. Una defensiva dominante y un mariscal de campo que no se autodestruye es una buena fórmula en estas instancias.

Motivos por los que los Patriots pueden ser optimistas: Llegan con siete triunfos consecutivos y sólo una derrota con Tom Brady como su mariscal de campo (Semana 10 ante los Seahawks). Abren su camino al título recibiendo a un equipo al que han vencido por doble dígito en sus últimas cuatro apariciones en el Gillette Stadium. Su más reciente cita incluyó 27 puntos para New England con su tercer mariscal de campo --Jacoby Brissett-- y eso que aún tenían a J.J. Watt en el campo, o al menos así fue durante 50 jugadas.

Razones que generan pesimismo en los Texans: No existe registro alguno que nos permita creer que los Texans serán competitivos en el Gillette Stadium. Tuvieron marca de 2-6 como visitantes en el año y, por si fuera poco, les dejamos los marcadores que presentan en sus viajes a este recinto: 40-7, 42-14, 41-28, 27-0.

Razones que generan pesimismo en los Patriots: Si eres aficionado de los Patriots entonces no hay mucho de qué preocuparte. Llegan con jugadores sanos a la postemporada --algo de lo que no presumen mucho en la era de Bill Belichick-- y a pesar de ello encuentran la manera jugar a su máximo nivel ante rivales inferiores para evitar sorpresas. Si existe algo que genere un poco de ruido es el hecho que Jadeveon Clowney puede generar caos en la protección y molestar a su mariscal de campo.

Resumen: Los Texans descubrirán lo que enfrentarse a un oponente en playoffs que tiene disponible a su mariscal de campo titular y no habrá muchos que en sus picks eliminen a los Patriots. La línea de apuestas los pone en 15.5 y es prácticamente un hecho que estarán en la Final de Conferencia.


Partidos domingo 15 de enero

No. 3 Pittsburgh Steelers en No. 2 Kansas City Chiefs

Horario: 12:05 p.m.

Motivos por los que los Steelers pueden ser optimistas: Nos dejaron en claro lo que pueden hacer cuando tienen al 100 por ciento a sus tres estrellas ofensivas --el receptor Antonio Brown, el corredor Le'Veon Bell y el mariscal de campo Ben Roethlisberger--. Su defensiva ha mejorado y ahora permite 19.4 puntos por encuentro, séptimo mejor registro en la NFL y los Chiefs no cuentan con una unidad dominante para contener el juego por tierra (121.1 yardas por compromiso). Los números sugieren que tienen la oportunidad de utilizar a una de sus principales herramientas en un entorno complicado para jugar.

Motivos por los que los Chiefs pueden ser optimistas: Cuentan con jugadores capaces de cambiar el rumbo de un partido sin importar como luzcan en el papel. Su rival puede dominar en ambos lados del ovoide, pero una carrera por velocidad de Tyreek Hill, una recepción de Travis Kelce o algo que tenga preparado el coordinador de equipos especiales Dave Troub puede cambiarlo todo. Eso es una extraordinaria ventaja en la postemporada porque un puñado de jugadas pueden cambiar la trayectoria de la historia.

Razones que generan pesimismo en los Steelers: Desde que Mike Tomlin tomó el control del equipo en 2007, los Steelers han perdido dos de tres compromisos en Arrowhead Stadium. Y, la realidad, es que puede ser un compromiso decepcionante. Roethlisberger abandonó el partido ante los Dolphins con una protección en el pie, resultado de una apareten lesión en el tobillo. Se sabe que puede jugar a pesar de ello, pero es algo que deben monitorear muy de cerca.

Razones que generan pesimismo en los Chiefs: Sufrieron un par de derrotas en casa durante la segunda mitad de la temporada ante equipos que no alcanzaron los playoffs pero que contaban con defensivas dominantes y un juego terrestre de respeto. Es posible que los Steelers estén jugando mejor de ese lado del ovoide que los Tampa Bay Buccaneers o los Tennessee Titans y la ofensiva luce más peligrosa con un jugador como Le'Veon Bell. Además, si nos enfocamos en los mariscales de campo, pocos eligirían a Alex Smith sobre Roethlisberger.

Resumen: Los Chiefs serán el "otro" equipo en toda discusión en torno a este compromiso. Serán presionados para vencer a una franquicia con ocho triunfos consecutivos y los Steelers parecen tener un equipo listo para la Final de Conferencia así que qué significa un juego más.


No. 4 Green Bay Packers en No. 1 Dallas Cowboys

Horario: 3:40 p.m.

Motivos por los que los Packers pueden ser optimistas: Junto con los Steelers, son los equipos más encendidos en los playoffs. Llegan con siete éxitos seguidos y su ofensiva acaba de conseguir 38 puntos ante una de las mejores defensivas de la liga. Si eso consiguieron ante los New York Giants, ¿qué harán ante los Cowboys? Y, aún más importante, el mariscal de campo Aaron Rodgers ha sido el mejor de la liga en esa racha. Si hay una fórmula para ganar como visitante es precisamente con un mariscal de campo con esas condiciones.

Motivos por los que los Cowboys pueden ser optimistas: Llegan descansados, principalmente el corredor Ezekiel Elliott. Sí, es joven y fuerte, pero nunca ha estado en una temporada tan larga. Tendrá casi un mes sin participar en un partido completo, por lo que estará lo suficientemente fresco para castigar a una adolorida defensiva tras el juego ante los Giants, equipo al que afortunadamente pudieron evitar. Finalmente, es difícil imaginar una defensiva capaz de contener a Dez Bryant, Jason Witten y Cole Beasley. Los Packers permiten 269.3 yardas aéreas por partido, segundo peor registro en la liga.

Razones que generan pesimismo en los Packers: Sufrieron secuelas tras el partido ante los Giants. El receptor Jordy Nelson (costillas) y el receptor/corredor Ty Montgomery (pierna), dos piezas claves para dar vuelta a la campaña, salieron del campo asistidos por lesión. Su defensiva contra el pase recibió el apoyo de los receptores de los Giants, quienes dejaron caer pases claves, pero el domingo se medirán a una ofensiva más incisiva.

Razones que generan pesimismo en los Cowboys: Por más tranquilos y relajados que parezcan Elliott y Dak Prescott, la realidad es que siguen siendo novatos. Los playoffs son algo muy diferente a lo que se han enfrentado y experimentado. ¿Eso significa que cederán ante la presión? No necesariamente, pero no podemos dejar de puntualizarlo. Otro tema a seguir: ninguna defensiva ha sido capaz de bajarle la velocidad a Aaron Rodgers en casi dos meses.

Resumen: Éste será el juego del año en la NFL, al menos hasta ahorita. Ganará el equipo que tenga el balón en la última posesión y la balanza se puede inclinar hacia cualquier lado.