Deshaun Watson se declara listo para el Draft NFL

play
Deshaun Watson: "¡Somos campeones nacionales!" (0:22)

El quarterback de Clemson, visiblemente emocionado, ofrece declaraciones a ESPN. (0:22)

TAMPA BAY -- Deshaun Watson cumplió ya con su cometido en la Universidad de Clemson.

El mariscal de campo fue el principal artífice del campeonato nacional de los Tigers, que vencieron 35-31 a la poderosa y considerada invencible Universidad de Alabama.

Cumplió con todas las metas que se fijó cuando llegó al equipo, incluido el primer título desde 1981 y el segundo en la historia de su escuela.

Ahora, Watson está listo para seguir su camino adelante, que espera sea en el profesionalismo.

“Aún no me meto en eso por completo, pero es obvio que todos soñamos con llegar ahí y jugar los domingos“, dijo Watson.

“Sin importar a dónde vaya, ni lo que eso me cueste, voy a trabajar duro y poner todo mi empeño para tratar de ser el mejor que puedo ser. Así lo hice para esta escuela durante toda mi carrera“, agregó. “Nunca me guardé nada, igual que mis compañeros. Eso es algo que aprendí desde pequeño y que es el secreto del éxito. Vamos a festejar unos días y después veremos qué sigue“.

Cierto que Watson nunca se guardó nada. Sale de Clemson quizá como el mejor jugador en la historia de esa universidad. El único que dos veces consecutivas terminó entre los tres primeros para el Trofeo Heisman, incluido este año en el que fue segundo en la votación.

También mostró que puede crecer en los momentos que más se necesita y en los más grandes escenarios, como sucedió en los dos partidos de campeonato nacional que disputó contra Alabama.

Watson completó 36 de 56 pases que lanzó el lunes por la noche para 420 yardas y tres touchdowns, que se sumaron a otras 43 yardas por carrera y una anotación más.

El año anterior, en el juego de campeonato atinó30 de 47 pases para 405 yardas y cuatro touchdowns por aire.

En sus dos enfrentamientos contra el Crimson Tide hizo lo que nadie había podido en la época más reciente; moverle el balón a par de las mejores defensivas de todos los tiempos con más de 500 yardas totales.

“Eso es lo que hacen los líderes“, consideró el entrenador Dabo Swinney. “Ejecutan y juegan sin miedo al fracaso cada jugadas en los momentos más importantes. Lo que este chico ha hecho por nuestra universidad es algo incomparable“.

“Cierto que es un deporte de equipo y todos pusieron su grano de arena“, añadió. “Este ha sido un grupo especial, que cumplió con el objetivo que nos trazamos desde que terminó el partido del año anterior. El trabajo duro paga…“.

Watson tuvo ayuda del ala cerrada Jordan Leggett, con 95 yardas; Mike Williams, con 94, pero más importante dos de sus ocho recepciones fueron de fantasía en el último cuarto para sacar del atolladero a los Tigres en situaciones trascedentes.

Deon Cain cachó cinco pases para 94 yardas y Hunter Renfro atrapó 10 para 92 yardas.

“Siempre creímos el uno en el otro“, dijo Watson. “Creímos que podíamos hacer las cosas y en lo que hacíamos y nos quedamos con eso. Nunca escuchamos a la prensa o a los detractores diciendo que no podríamos llegar a este punto“.

“Sólo nos encontramos en lo que nosotros podemos controlar“, agregó. “Salimos a jugar tan duro como pudimos cada partido“.

Watson ya es elegible y declarado para ir al próximo draft de la NFL. Es difícil anticipar si será considerado un jugador de primera ronda o uno de los más importantes prospectos para los estándares del profesionalismo.

“Yo creo que sí tiene el talento para primera ronda“, consideró el ex mariscal de campo de la Universidad de Florida Tim Tebow. “Es grande, fuerte, tiene técnica y la mentalidad“.

Quizá para algunos otros su estilo no es el preferido de los buscadores de talento, aunque su calidad de juego fue innegable durante toda su carrera colegial.

“La situación del draft no me tiene atrapado“, dijo Watson, de 21 años. “Tampoco estoy obsesionado con ser una primera selección y todas esas cosas. Dios tiene planes para mi y sólo trato de ser mejor, trabajar y ser el mejor que puedo“.