Tom Coughlin toma control de los Jaguars, aún antes de su introducción

JACKSONVILLE, Fla. -- Ya no cabe duda alguna sobre quién está a cargo de los Jacksonville Jaguars.

El que el equipo enviara una notificación el miércoles en la mañana de que la conferencia de prensa del jueves a las 10 a.m. ET comenzaría a las 9:55 a.m., fue claramente indicativo de que Tom Coughlin está en la cima de la montaña. Eso es clásico de Coughlin, quien es un fiel creyente que si uno no está cinco minutos temprano para una cita, uno, en efecto, está tarde.

El dueño de los Jaguars, Shad Khan, contrató a Coughlin más temprano en la semana para ser el vicepresidente ejecutivo de los Jaguars a cargo de operaciones de futbol americano. Aunque el equipo dijo que el gerente general Dave Caldwell ahora se reportaría a Coughlin, no estaba claro cuánto poder Couglin ejercería.

Pero, es claro que será similiar a lo que Coughlin tuvo en sus ocho temporadas con la franquicia de 1995 a 2002, lo que significa que las cosas serán muy diferentes alrededor del EverBank Field.

Coughlin es harto conocido por su exigencia en la disciplina cuando estuvo con los Jaguars. Algunos de sus jugadores dirían que era exagerado o ridículo, aunque usualmente utilizaban otros adjetivos más fuertes también.

Algunas de sus reglas:

Sentarse derecho y sin sombreros en las reuniones

No utilizar gafas en el terreno de práctica

Un estricto código de vestimenta, aún en el lobby del hotel

Y quizás la regla más interesante: Si no estás cinco minutos temprano para una reunión, entonces estás tarde.

Las consecuencias por romper las reglas eran severas. Una vez multó a dos jugadores de los Jaguars $500 cada uno por no ir a una reunión del equipo previo a un partido de postemporada. El hecho de que habían estado en un accidente de tráfico no fue relevante; debieron haber salido más temprano. Coughlin, más recientemente el entrenador en jefe de los New York Giants, también multó una vez a Michael Strahan $1,000 por haber llegado dos minutos temprano a una reunión.

Los Jaguars son un equipo joven -- 38 de los 53 jugadores en el roster activo están en su cuarto año o menos -- y los equipos jóvenes necesitan ser manejados con más disciplina. Aún los jugadores están de acuerdo. Un dijo que compañeros llegaban tarde a reuniones o no iban a sesiones mandatorias de recuperación los viernes. Otro jugador dijo que no había miedo alguno a romper las reglas y que las repercusiones por hacerlo no eran lo suficientemente severas.

Todo eso cambiará con Coughlin a cargo.

Quizás sea un ajuste difícil, pero un poco de disciplina dura es exactamente lo que esta franquicia necesita en estos momentos.