La situacion ideal con la que Dallas se hubiera quedado con Tony Romo

FRISCO, Texas -- Tony Romo fue enfático en su intención de jugar en 2017, haciendo así a un lado el retiro y probables y lucrativas ofertas para trabajar en la televisión como analista.

Así que, mientras varios equipos seguro mostrarán interés en Romo, al primero que debemos eliminar es a los Dallas Cowboys. Romo no va a jugar ahí y los Cowboys lo lo dejaron claro al mantener a Dak Prescott como titular, a lo que el novato respondió con un récord de 13-3, 23 pases de touchdown y el premio como Novato Ofensivo del Año.

La semana pasada, el dueño y gerente general de los Cowboys, Jerry Jones, fue cuestionado por Paul Kuharsky, reportero de NFL Nation de ESPN, sobre cómo podría convencer a Romo de quedarse en Dallas.

Tras afirmar que esa pregunta era complicada, Jones, como es su costumbre, elaboró una respuesta en la que, más que hablar sobre el tema en cuestión, destacó lo afortunado que fueron los Cowboys –y él- por tener tanto talento en la posición de quarterback.

“Teníamos a dos quarterbacks que eran capaces, en mi opinión, de jugar a un nivel que podía llevarnos al Super Bowl en caso de una lesión o sólo por la profundidad en la posición”, señaló Jones en ese momento.

“Sabíamos que el equipo estaba motivado por Dak y él potencializó las fortalezas del equipo, pero también sabíamos que teníamos a Romo, quien, vaya, ejecutaba muy bien en los entrenamientos. Simplemente hacía lo que quería con la defensiva. Así que estábamos en muy buena forma con Dak o Tony y recuerdo que estábamos muy cómodos con eso y es así como nos gustaría mantenernos”, agregó el propietario.

Sin embargo, el tope salarial dice otra cosa. Romo está programado a impactar el tope salarial con $24.7 millones y el deseo de Romo de continuar con su carrera es otra razón por la que los Cowboys no podrán seguir igual de cómodos con Prescott como titular y el número 9 en la banca.

No puede existir competencia por el puesto titular, pues no sería justi ni para Prescott ni para Romo y nadie le paga $14 millones de salario base a un quarterback suplente. Y, por cierto, Romo no aceptará renegociar su sueldo, pues quiere jugar.

La mejor solución en Dallas es una salida limpia dejando a Romo en libertad o cambiándolo.

Pese a todo esto, existió una posibilidad de que los Cowboys hubieran podido quedarse con ambos jugadores en 2017 y ésta se dio durante la racha de 11 triunfos de Prescott.

Si los Cowboys le hubieran devuelto a Romo el trabajo como titular tras recuperarse de la fractura por compresión en la espalda y el quarterback de origen mexicano se hubiera desempeñado de la forma en que los Cowboys esperaban al inicio de la temporada 2016, el equipo hubiera quedado listo para el presente y el futuro.

No podemos afirmar las siete jugadas en las que participó ante los Philadelphia Eagles y que terminaron con un pase de touchdown y afirmar que Romo hubiera sido dominante, pero pensemos que hubiera jugado al nivel de 2014, cuando llevó a Dallas a tener marca de 12-4, que los Cowboys hubieran continuado con su racha ganadora, ganado la NFC Este y, quizá hasta la ventaja de jugar como locales en Playoffs y ganado uno o dos juegos en Playoffs.

De haber sucedido todo eso, sin duda alguna, los Cowboys hubieran mantenido a Romo y su impacto de $24.7 millones en el tope salarial y salario de $14 millones, sabiendo que Prescott estaría listo si Romo se lastimaba en 2017.

Incluso, si Romo se hubiera lesionado otra vez en 2016 tras recuperarse de la lesión en la espalda, los Cowboys sabían que estaban asegurados con Prescott en la banca. Y si Romo no hubiera tenido un buen desempeño, la decisión que ahora deben tomar con respecto a él no sería tan complicada.

Sin embargo, Jones se enfrenta ahora a una difícil y personal decisión por su profunda amistad con Romo.

Jones tuvo oportunidad de mantener a Romo para el presente y a Prescott para el futuro.

Ahora, Jones tendrá que ver a Romo en otro uniforme y recordar lo que dijo luego de la derrota en la Ronda Divisional ante los Green Bay Packers.

“Realmente creo que Tony Romo jugará en un Super Bowl”, aseguró Jones. “Si Romo se mantiene lo suficientemente sano, estará en un Super Bowl. Realmente lo creo”.

Pero no será con los Cowboys.