Tras su gran regreso, Jordy Nelson contempla el retiro... o algo así

GREEN BAY, Wis. -- Jordy Nelson está aquí para decirte las razones por las que los jugadores de la NFL necesitan un receso mental, tanto como el físico, después de una temporada agotadora.

Tras la impresionante temporada de regreso del veterano receptor de los Green Bay Packers, en 2016, --atrapó 97 pases para 1,257 yardas y 14 touchdowns, la mejor marca de la NFL, tras perderse todo 2015 por una lesión en el ligamento anterior cruzado-- hubo ocasiones durante el año en las que Nelson estuvo listo para dejarlo todo.

“Si le preguntas a mi esposa (Emily), le dije cinco cosas diferentes el año pasado”, dijo Nelson durante una aparición en Wilde & Tausch, en ESPN Wisconsin. “Desde, ‘no me dejes jugar otra vez este año’ hasta ‘no me dejes jugar otra vez después de este año’, o ‘está bien, puedo jugar otros cinco años’”.

“Entiendo completamente por qué la gente te dice después de cada temporada que te tomes un tiempo fuera para pensar y dejar que el cuerpo sane, porque, en medio de todo, tienes toda clase de cosas que pasan por tu cabeza”, dijo.

Ahora, no conviertan esto en el melodrama anual de Brett Favre sobre si se retira o no. Nelson, quien cumplirá 32 años en mayo, fue nombrado el ‘Regreso del Año’ en los premios anuales de la NFL; disfrutó demasiado su regreso como para dejar el juego ahora. Jugó con dolor tras romperse las costillas en la derrota ante Atlanta en el juego por el campeonato de la Conferencia Nacional y dijo que la racha de ocho juegos ganados hacia el final de la temporada, le permitieron llegar “al punto donde realmente fui capaz de disfrutar del futbol americano otra vez”.

Pero Nelson también reconoce que está cerca más del final de su carrera y que considera su mortalidad en el futbol americano mucho más ahora que cuando llegó a la liga como selección de segunda ronda, tras salir de Kansas State en 2008.

Nelson, uno de los ocho jugadores que aún permanece con los Packers del equipo que ganó el Super Bowl XLV, en 2010, dijo que él, su esposa y sus dos hijos están también muy felices de vivir en el área de Green Bay.

“Le quedan dos años a mi contrato”, comentó Nelson de la extensión por cuatro años y $39.05 millones, que firmó en la temporada 2014 y que incluye $11.5 millones en bonos. “Sería grandioso terminar y ver en qué condición se encuentra el cuerpo, para ser honesto.

“Voy a tomar esto año por año, porque se trata ciento por ciento de cómo se siente el cuerpo. Amamos todo aquí, mi hijo ama su escuela, todas las cosas han sido perfectas. Mientras el cuerpo pueda soportarlo y (los Packers) me quieran, jugaré. Pero tan pronto como uno u otro ceda, entonces, estaré deseando irme, regresar al campo y casi desaparecer de la tierra”.