Gobernador de Texas advierte a la NFL que "camina sobre hielo delgado"

El Gobernador de Texas, Greg Abbott, criticó a la NFL por sugerir la semana pasada que el estado podría perderse la oportunidad de ser anfitrión de otro Super Bowl si se aprueba la iniciativa de ley para el uso de baños públicos y que tiene como blanco a las personas transgénero.

El republicano Abbot, le dijo al conductor conservarod Gleen Beck, este martes, que la NFL “está caminando sobre una capa de hielo delgado” con esta amenaza velada.

Después de criticar a la liga por permitir que algunos jugadores se arrodillen mientras se escucha el himno nacional, Abbott comentó: “La NFL necesita concentrarse en jugar futbol americano y sacar las narices de la política”.

El viernes, en respuesta a un cuestionamiento vía correo electrónico sobre la iniciativa de Texas, que se presentó el mes pasado, el vocero de la liga, Brian McCarthy, señaló: “Es una propuesta discriminatoria e inconsistente con nuestros valores, ciertamente, será un factor a considerar cuando pensemos en eventos futuros”.

Abbott dijo el martes: “Que alguien de bajo nivel en la NFL venga a decir que van a manejar y a tratar de dictarle al estado de Texas qué tipo de políticas se van a aprobar en nuestro estado, es inaceptable.

“No nos importa lo que piense la NFL y, ciertamente, no son el brazo político del estado de Texas o de Estados Unidos. Necesitan comprender su lugar en el país, que es gobernar el futbol americano, no la política”.

Abbott había respondido a la declaración de McCarthy, en Twitter, indicando que no se sentía amenazado y apuntando al caso del ‘Deflategate’ como un ejemplo de la hipocresía en la NFL.

La NFL tiene seleccionadas las futuras sedes del Super Bowl hasta 2021, ninguna de ellas está en Texas. Dallas recibió el juego en 2011 y tres Super Bowls se han jugado en Texas desde 2004.

Con la iniciativa de ley que propone el estado, se le pediría a la gente que utilice los baños públicos, segundo corresponda al sexo que aparece en su certificado de nacimiento. Es similar a la ley de Carolina del Norte que provocó que la NBA cambiara la sede del All-Star Game, de Charlotte a New Orleans, y por la que la NCAA mudó siete eventos de campeonato de ese estado el año pasado.

La iniciativa es apoyada por el republicano Dan Patrick, una poderosa figura en Texas, que citó el Super Bowl en Houston como la prueba de que los grandes eventos permanecerán.

Siguiendo la declaración de la NFL, la oficina de Patrick señaló el viernes el compromiso de “asegurarse de que cada texano sea bienvenido” en los eventos deportivos.