Confirmado el suicidio, forenses entregarán cerebro de Hernandez

BOSTON -- Una vez que se declaró oficialmente que Aaron Hernandez se suicidó las autoridades del caso dijeron que el cerebro del ex ala cerrada de los New England Patriots será devuelto a investigadores de la Universidad de Boston, como era el deseo de su familia.

El jefe de los Examinadores Médicos que se encargaron de practicar la autopsia dijo que se habían tomado algunas muestras del cerebro del ex estrella de la NFL como parte de los esfuerzos por determinar si había atentado contra su vida, situación que ya fue confirmada.

El cerebro de Hernández será estudiado en el Centro de Encefalopatía Traumática Crónica de la Universidad de Boston, como lo solicitó la familia. El centro es líder en investigaciones sobre los efectos que tienen en el cerebro las conmociones, un tema por el que la NFL se ha preocupado en los años recientes.

El jueves temprano, José Báez, principal abogado de Hernandez, dijo que el prominente médico Michael Baden realizaría una autopsia independiente y que está por examinar los restos del ex jugador estrella de la NFL. También había señalado que los oficiales de Massachusetts se negaban a entregar el cerebro de Hernández, a pesar de que ya habían recibido el cuerpo para la celebración de los funerales.

Hernandez, quien purgaba condena de cadena perpetua por asesinato, apareció colgado en su celda el miércoles.

"Si no obtenemos respuestas y de manera rápida, iremos a la corte", dijo Báez frente a la Oficina Médica Examinadora del estado en Boston, el jueves, temprano. "Literalmente, es destrucción de evidencia".

Se negó a declarar si él o la familia creían que algún tipo de daño cerebral pudo influir en que el hombre de 27 años, ex jugador de los New England Patriots, se colgara en su celda.

Andrea Cabral, ex secretaria de Seguridad Pública de Massachusetts, supervisó el sistema de seguridad de prisión bajo el gobierno del demócrata Deval Patrick. Ella comentó que los investigadores deberán buscar "quién estaba a cargo, quién firmó qué y qué fue firmado por la gente".

Lo que está por venir sobre el estatus de Hernandez es otra pregunta sin respuesta.

La casa de 5,800 metros cuadrados, con cinco recámaras y siete baños que compró cerca del Gillete Stadium, por 1.3 millones de dólares, en noviembre de 2012, aún está en venta. Se ofreció en el mercado por $1.5 millones, en marzo de 2016. Desde entonces, el precio ha bajado hasta $1.3 millones.

Los abogados de la madre de Odin Lloyd piden la casa como parte del juicio civil que siguen en contra de Hernandez.