Pittsburgh acapara a los Jugadores Monumentales de la Semana 14

A diferencia de jornadas recientes, la Semana 14 nos brindó un número importante de desempeños estelares, y cabe la posibilidad de que alguno se nos haya escapado para efectos de esta lista. De hecho, fue tal el nivel de las actuaciones individuales que merecen ser resaltadas este domingo, que no pudimos elegir solamente a uno para el sitio de honor:

BEN ROETHLISBERGER, LE'VEON BELL Y ANTONIO BROWN, PITTSBURGH STEELERS

Cuando tienes a tres jugadores ofensivos del calibre de los estelares ofensivos de Pittsburgh, la vida es buena. Se tiene la confianza de que cuando uno o incluso dos de ellos no anden bien, los que sí están en ritmo tienen la calidad suficiente para sacar adelante al equipo.

Pero en aquellas raras ocasiones en que los tres ofrecen actuaciones memorables al mismo tiempo, ocurre en horario estelar, y se presenta ante el un odiado rival divisional, entonces ya hablamos de algo mucho más especial.

Para los Steelers, el compromiso de esta noche no era precisamente sencillo. Recibían a unos Baltimore Ravens que luchan por un puesto en postemporada, pero lo hacían sin dos piezas claves: el apoyador Ryan Shazier se sigue sometiendo a pruebas y evaluaciones para determinar lo que puede ser de su carrera luego de una lesión dramática sufrida en el pasado "Monday Night Football", y el receptor abierto JuJu Smith-Schuster cumplía una suspensión de un partido derivado de los diversos incidentes ocurridos precisamente frente a los Cincinnati Bengals la semana pasada.

Los renovados Ravens, quienes por segunda semana consecutiva mostraron una inesperada producción ofensiva, llegaron a tener una ventaja de 11 puntos en Heinz Field, hacia el final del tercer periodo.

No importó para las tres "B's" de Pittsburgh.

Roethlisberger completó 44 de 66 envíos para 506 yardas y dos touchdowns, para convertirse en el primer jugador en la historia de la NFL en tirar tres partidos de al menos 500 yardas aéreas en su carrera.

Buena parte de esos pases fueron dirigidos en la dirección Brown, quien atrapó 11 de ellos para 213 yardas.

Por si fuera poco, Bell recibió nueve de esos envíos, sumando 77 yardas y una anotación por aire. Pero la contribución de Bel no quedó allí. También corrió el balón en 13 ocasiones para 48 yardas y dos touchdowns frente a Baltimore.

En esencia, los Steelers necesitaron esta noche de partidos excepcionales de sus tres mejores jugadores y los obtuvieron. Pittsburgh consiguió imponerse en un duelo de mucha emoción por 39-38.

La crítica que más se repite en torno a los Steelers del 2017 es que no pueden ganar sus partidos sin drama en los segundos finales, y es verdad que han ganado cuatro de los últimos cinco por un gol de campo o menos cuando se agota el tiempo. Pero Pittsburgh ya aseguró su boleto a postemporada y contra una marca de 11-2 caben pocos argumentos.

MENCIONES HONORÍFICAS

Davante Adams, WR, Green Bay Packers. Los Packers estuvieron muy cerca de convertirse en el hazmerreír de la jornada, encontrándose dos touchdowns abajo de los Cleveland Browns en el cuarto periodo. Afortunadamente para Green Bay --y para Aaron Rodgers, quien todavía conserva motivos para volver-- los Packers consiguieron rescatar el resultado, 27-21, en buena medida gracias a Adams. El receptor abierto sumó 10 recepciones para 84 yardas con dos touchdowns, incluyendo uno de 25 yardas para el triunfo en la prórroga. Unos momentos antes, Adams había atrapado un envío de Brett Hundley de 1 yarda para empatar momentáneamente el juego a 21 con 17 segundos por jugar para obligar al tiempo suplementario.

Jordan Howard, RB, Chicago Bears. La ofensiva de los Bears tiene muy pocas cosas de las cuales emocionarse, pero Howard es sin lugar a dudas uno de ellas. El corredor de Chicago acumuló 147 yardas terrestres en 23 acarreos y dos touchdowns contra unos Bengals que lucieron lejos del nivel que mostraron apenas en el más reciente "MNF". Chicago tendrá una selección alta en el próximo draft y, sería altamente recomendable encontrar ayuda ofensiva en la forma de receptores abiertos para abrirle todavía más el campo a Howard, quien de a poco se construye una carrera interesante con los Bears.

LeSean McCoy, RB, Buffalo Bills. Bajo las inhóspitas condiciones de New Era Field, imaginar la posibilidad de montar cualquier clase de ofensiva eficiente parecía cosa de fantasía. Desde luego, McCoy no pensó igual. Sufriendo problemas de tracción con los pies hundidos en la nieve, como el resto de los jugadores de Bills e Indianapolis Colts, McCoy fue capaz de sumar 156 yardas terrestres --la mayor cantidad en la jornada-- en 32 acarreos, incluyendo una escapada de anotación de 21 yardas con 1:33 por jugarse en el tiempo suplementario para asegurar una victoria de 13-7 a favor de Buffalo.

Dak Prescott, QB, Dallas Cowboys. Los Cowboys tardaron en encontrar ritmo cuando perdieron a Ezekiel Elliott, y nadie fue más duramente criticado que el quarterback durante las tres derrotas en fila del mes pasado. Ahora, Prescott ha encontrado un nivel nuevo de confianza, uno en el que ya no necesita de Elliott en el mismo backfield. El pasador de Dallas completó 20 de 30 intentos de pase para 332 yardas y tres touchdowns sin intercepciones en la paliza por 30-10 sobre los New York Giants. Este paso que ha dado Prescott en las dos semanas recientes incrementa el nivel de amenaza que representan los Cowboys en la recta final de la campaña, cuando vuelvan a contar con Elliott, también.

Jonathan Stewart, RB, Carolina Panthers. Stewart había disfrutado una campaña discreta para los Panthers, rebasando la centena de yardas solamente una vez en la temporada --corrió para 110 yardas en la Semana 10 frente a los Miami Dolphins-- y registrando solamente 3.2 yardas por acarreo en el año. No obstante, ante unos Minnesota Vikings que llegaban como una de las mejores defensivas terrestres de la liga, la producción de Stewart explotó. Corrió el ovoide en 16 ocasiones para 103 yardas con tres touchdowns, incluyendo el de la victoria cuando restaban únicamente 1:47 en el cuarto periodo, para dejar números definitivos de 31-24 a favor de Carolina. Para Stewart, fue apenas la primera vez en su carrera de 10 temporadas en que anota tres veces por tierra en un cotejo.

Carson Wentz, QB, Philadelphia Eagles. Después de una derrota contundente la semana previa frente a los Seattle Seahawks, Wentz condujo a Philly de vuelta a lo más alto de la NFC con una actuación de 21 de 34 intentos de pase completos para 291 yardas y cuatro pases de touchdown, con una intercepción. La mala noticia es que el favorito a llevarse el nombramiento como Jugador Más Valioso se lastimó la rodilla durante el triunfo por 43-35 sobre Los Angeles Rams, y se teme que se trate del ligamento anterior cruzado, lo que definitivamente pondría un alto a su temporada.