LFA celebra posibilidad de despedir al Estadio Azul con el Tazón México

MÉXICO -- La Liga de Futbol Americano festeja de alguna manera la temporada que ha tenido el Cruz Azul hasta el momento y que estén en posiciones fuera de liguilla, lo que implicaría que el Tazón México se jugará en el Estadio Azul el próximo 22 de abril y con ello sea el último evento deportivo que viva dicho recinto.

La Máquina, que de momento va en el décimo quinto puesto de la Liga Bancomer, tiene cuatro juegos restantes en el Azul en los que busca repuntar para tener liguilla y despedirse de manera decorosa de la que ha sido su casa desde 1996.

De lograrlo, extendería su participación en ese inmueble hasta después del 22 de abril, fecha en la que se juega el Tazón México, evento que la Liga de Futbol Americano desea el último del Azul al recordar que originalmente el estadio fue construido para la práctica de dicho deporte.

"Lo más importante es que llenemos el Estadio Azul, que como muchos saben, es un estadio que se construyó para jugar futbol americano y han pasado muchos momentos de gloria por ese estadio y pareciera justicia divina e histórica que hay muchas posibilidades de que se despida el Estadio Azul, antes de su demolición, con un Tazón, con un juego profesional de futbol americano y qué honor que la LFA sea quien tenga ese privilegio", celebró Oscar Pérez, presidente de la LFA.

El 21 de abril, Cruz Azul jugará frente a Monarcas Morelia en casa en el que significará el último partido de temporada regular en ese lugar, y un día después se realizará la tercera edición del Tazón México en ese mismo inmueble. Es por eso que Pérez hace un llamado a la afición para que llene las gradas del recinto y disfrute por última vez de un juego de futbol americano ahí.

"En la economía de Dios no hay desperdicios y hay que seguir las señales y tener fe. Es lo que está sucediendo. Este tipo de cosas generan incertidumbre, pero así como lo hemos logrado librar, nos permite decir que este fue un ingrediente más de éxito para lo que viene y lo que viene es llenar el Estadio Azul, que la afición nos acompañe ya sea o no seguidor de la LFA", indicó.

La demolición del Azul igualmente significa una oportunidad más para buscar nuevos lugares exclusivos para el futbol americano, recordó el presidente de la LFA.

"Lo que sigue, así como los jugadores buscan sus derechos legítimos, nosotros buscaremos nuestros espacios legítimos y tenemos que seguir empujando para lograr nuestros espacios para el futbol americano", expuso.