¿Quiénes serán los rostros nuevos de mayor impacto en la NFC Este?

Alex Smith y Saquon Barkley aparecen entre los candidatos elegidos por reporteros de la Nación NFL. AP Photo

Los New York Giants reclutaron a una de las mayores estrellas del fútbol americano colegial y los Washington Redskins sumaron a un quarterback franquicia pero, ¿quién será la mejor adición en la NFC Este? Nuestros expertos opinan.

Todd Archer: Saquon Barkley. ¿Cómo podría no ser Barkley? Fue reclutado segundo global en el draft. Fue el mejor jugador disponible en el draft, de acuerdo a muchos equipos. Los Redskins adquirieron en canje a Alex Smith. Los Philadelphia Eagles adquirieron en canje a Michael Bennett. La mayor adquisición de los Dallas Cowboys fue Allen Hurns. Eso deja a Barkley. Para que funcione con Barkley, los Giants deben robarle una página a los Cowboys del 2016 y cerciorarse de que su ofensiva gire en torno al corredor. En Penn State, Barkley mostró que puede hacer un poco de todo. A Odell Beckham Jr. podría no gustarle eso, pero si vida sería mucho más sencilla si Barkley es tan exitoso como lo fue Ezekiel Elliott de novato, cuando lideró a la NFL por tierra hace dos años.

John Keim: Smith. Estuve muy indeciso con esta, intentando elegir entre Barkley y Smith. Pienso que Barkley es el más talentoso; es, después de todo, el segundo recluta global. Pero Smith es el más importante por su impacto y su cúmulo de trabajo. En este punto, no sabemos realmente lo que hará Barkley (pienso que será realmente bueno) y el regreso de Beckham es quizás algo más importante en New York. Smith viene de su mejor campaña y los Redskins han reemplazado a Kirk Cousins con una versión más experimentada (y atlética) de él, y eso pagará dividendos. Pese al difícil arranque en la carrera de Smith, ha llegado a tres Pro Bowls en los últimos cinco años.

Jordan Raanan: Barkley. Fue elegido segundo global por un motivo, y corredor es una posición donde los novatos pueden tener impacto inmediato. Kareem Hunt y Leonard Fournette rebasaron, cada uno, las 1,000 yardas terrestres la temporada pasada. Elliott sumó 1,994 yardas totales y 16 touchdowns como novato en la campaña previa. Barkley tendrá impacto inmediato con los Giants, quizás incluso más como receptor que como corredor. Fue obvio durante la primavera que posee la explosividad, habilidad de recorrido de rutas y manos para crear pareos favorables en el juego aéreo. Los linebackers y safeties no tienen oportunidad. El resto de la NFL lo verá con sus propios ojos esta temporada. Barkley será un monstruo como novato.

Tim McManus: Barkley. Los Cowboys son prueba viviente de la diferencia que puede marcar un corredor joven de élite. Elliott explotó en la escena durante el 2016 para ayudar a Dallas a una marca de 13-3 luego de irse en 4-12 el año previo. Su dominio tuvo un efecto de alivio para el resto del equipo, desde el quarterback Dak Prescott a una defensiva que ranqueó tercera en tiempo de posesión oponente. Barkley, de modo similar, facilitará las cosas para Eli Manning y el resto de los Giants, y debe ayudar a New York a levantarse de la lona tras una campaña de 3-13. La extensión de su impacto quedará determinada en parte por si la línea ofensiva puede elevar su nivel; Zeke afortunado en ese respecto.