Packers libran un susto mayúsculo con lesión a Aaron Rodgers

Una jugada en el segundo periodo entre los Chicago Bears y Green Bay Packers fue suficiente para detener el latido de la afición local en Lambeau Field.

En una jugada de pase de tercera oportunidad y 9 desde su propia yarda 36, el quarterback de los Packers, Aaron Rodgers, fue capturado entre los defensivos Khalil Mack y Roy Robertson-Harris, éste último aterrizando en la pierna izquierda del mariscal de campo All-Pro.

Rodgers quedó tendido un momento en el terreno de juego, antes de reincorporarse, y volver a caer al suelo. De inmediato, entraron las asistencias a ayudarle a salir del terreno de juego, conduciéndolo a la carpa médica en la banca de Green Bay. Después de unos minutos, Rodgers fue trasladado en el carrito médico al vestidor.

El quarterback de segundo año, DeShone Kizer, ingresó de inmediato para suplir a Rodgers en el terreno de juego. Kizer fue adquirido vía canje de los Cleveland Browns en un traspaso de receso de temporada.

Al término del medio tiempo, Rodgers volvió a salir del túnel por propio pie, después de que el equipo había anunciado como "cuestionable" su regreso al partido.

Al minuto 9:10 del tercer periodo, Rodgers regresó al encuentro, para iniciar la primera serie ofensiva de Green Bay en la segunda mitad. En ese punto, los Packers ya perdían por 20-0.

Rodgers viene de perderse nueve partidos de la temporada del 2017 por una fractura de clavícula.