Ryan Fitzpatrick es el Coloso de la Semana 1 en la NFL

No tardaron en llegar las actuaciones estelares desde la misma Semana 1 de la temporada regular de la NFL. desde nombres muy familiares hasta rostros nuevos, hubo más que suficiente brillo desde la primera jornada.

Lo que no esperábamos es que un suplente veterano de decimocuarto año en la liga, y que solamente está jugando gracias a la suspensión del titular, se llevara los máximos honores en la jornada inaugural.

Ryan Fitzpatrick, QB, Tampa Bay Buccaneers

Los Bucs arrancan la campaña con el quarterback Jameis Winston suspendido por cuatro encuentros debido a una violación a la política de conducta personal de la liga. Hoy, nadie en Tampa lo extrañó.

Fitzpatrick se involucró en un tiroteo al estilo viejo oeste con Drew Brees y los Bucs y Saints se combinaron para la mayor cantidad de puntos en un partido de la Semana 1 en la era del Super Bowl, durante el triunfo de Tampa Bay por 48 a 40 de visita contra los New Orleans Saints.

El quarterback de los Bucs completó 21 de 28 envíos --no necesitó poner el balón en el aire con demasiada frecuencia-- para 417 yardas con cuatro pases de anotación, sin intercepciones. Por si fuera poco, también contribuyó con una anotación por tierra.

Fitzpatrick conectó touchdowns de 58 yardas para DeSean Jackson, 9 yardas para Chris Godwin, 50 yardas para Mike Evans y 36 yardas de nuevo para Jackson. Su anotación terrestre fue desde 3 yardas.

Los Bucs declararon, sorpresivamente, que Winston no tendría garantizada la titularidad a su regreso de la suspensión, y con este tipo de actuaciones de Fitzpatrick --registró un índice de pasador casi perfecto de 156.3--, es momento para que se empiece a preocupar.

Menciones honoríficas

Brees, QB, Saints: Nadie lanzó para más yardas en la jornada dominical que Brees, en el esfuerzo perdedor de los Saints ante los Bucs. Con 37 pases completos de 45 intentos, Brees sumó 439 yardas con tres conexiones de anotación en el día. Usualmente, una salida de ese calibre por parte de Brees indica que New Orleans se llevó la victoria, pero no ante un explosivo equipo de Tampa este día domingo.

James Conner, RB, Pittsburgh Steelers: Los Steelers tuvieron problemas para sostener ataques a lo largo de toda la tarde, pero al menos no se puede culpar al suplente del estelar Le'Veon Bell, quien todavía no firma su oferta designada como jugador franquicia. Conner, corredor de segundo año, anotó el primer touchdown de su carrera desde 4 yardas en el segundo cuarto en una jugada en la que no fue tocado por los defensivos, y más tarde anotó otro touchdown, esta vez de 22 yardas, en el tercer periodo. Pittsburgh no pudo sacar el triunfo, pero las 135 yardas terrestres en 31 acarreos, junto a las cinco recepciones para 57 yardas por aire, deberán tranquilizar a la afición. El resto de la ofensiva, esa ya es otro cuento.

Tyrek Hill, WR, Kansas City Chiefs: En este momento, vale la pena preguntarse si existe un arma ofensiva más peligrosa desde cualquier parte del campo que el versátil velocista de los Chiefs. Hill atrapó siete pases para 169 yardas con 2 touchdowns, y a eso dos devoluciones de patada de despeje para 95 yardas y otro touchdown, impulsando la victoria de Kansas City por 38-28 sobre Los Angeles Chargers.

Khalil Mack, LB, Chicago Bears: Hablar de que el jugador defensivo mejor pagado de la NFL se adueñó del partido de domingo por la noche, particularmente en la primera mitad, podría ser quedarnos cortos. Mack arrolló literalmente a quien le pusieron enfrente los Green Bay Packers, aunque el que más sufrió fue el tackle derecho Bryan Bulaga. Mack registró una captura, un balón suelto forzado que él mismo recuperó, y una intercepción que devolvió 27 yardas hasta el touchdown. Desafortunadamente para su causa, no tuvo suficiente ayuda en la segunda mitad y, además, se enfrentó a otro jugador de esta lista. Pero, es imposible no preguntarse qué piensan en Oakland después de ver esta actuación estelar.

Patrick Mahomes, QB, Chiefs En el arranque de su primera temporada completa como quarterback titular, Mahomes tuvo un partido para el recuerdo de visita en Los Angeles. El pasador de segundo año completó 15 de 27 intentos de pase para 256 yardas con cuatro touchdowns, sin intercepciones, y un índice de pasador de 127.5. Poco más se le puede pedir al nuevo quarterback titular de Kansas City que lo mostrado el día de hoy.

Von Miller, LB, Denver Broncos: El apoyador estelar de Denver asedió sin descanso al quarterback de los Seattle Seahawks, Russell Wilson, a lo largo de toda la tarde. Miller se despachó con siete derribos, seis de ellos en solitario, más tres capturas y cuatro golpes sobre el quarterback. Aparte de eso, forzó dos balones sueltos y recuperó uno para darle respiro a una ofensiva de los Broncos que no salió de lo más afinado. Con esa clase de actuaciones tan dominantes, hay que considerar a Miller entre los favoritos para llevarse el nombramiento de Defensivo del Año.

Aaron Rodgers, QB, Packers: Todo estaba perdido para los Packers. Estaban abajo por 17-0 al medio tiempo después de perder al hombre más importante de su plantilla, y su reemplazo, DeShone Kizer, ya le había regalado un touchdown al rival en una intercepción. Pero Rodgers está en un nivel separado del 99 por ciento del resto de los jugadores de la NFL, y hoy quedó de manifiesto una vez más. Jugando en una pierna, Rodgers completó tres pases de anotación en el cuarto periodo por primera vez en su carrera para regalarnos el mejor partido de la jornada dominical y una remontada que no olvidaremos pronto.

Denzel Ward, CB, Cleveland Browns: Pocos jugadores pueden disfrutar la clase de debut que tuvo el cuarto recluta global del pasado draft. Ward interceptó en dos ocasiones a un futuro miembro del Salón de la Fama y directamente influyó para que los Browns cortaran la sexta racha perdedora más larga en la historia de la liga, si bien Cleveland no pudo ganar. En el primer pase, Ward era parte de una triple cobertura a Antonio Brown, pero Ben Roethlisberger decidió tirar allí de todos modos. En el segundo, se trató de un pase que pegó en las manos del ala cerrada Jesse James, que cayó en manos de un atento Ward. En total, fueron tres los envíos que regaló Roethlisberger, todos en la primera mitad.