Conductora de Uber demanda a Jameis Winston por presunto incidente de abuso sexual

TAMPA, Fla. -- La conductora de Uber que acusó al quarterback de los Tampa Bay Buccaneers, Jameis Winston, de haberla tocado inapropiadamente durante un servicio de transporte, demandó al jugador.

El incidente provocó la suspensión de tres juegos que la NFL impuso a Winston para el inicio de la temporada regular 2018-19.

En la demanda presentada en la Corte de Distrito de Estados Unidos en Arizona, la demandante, identificada como “Kate P.”, señala que, pese a la sanción a Winston, el jugador “ofreció una disculpa hueca” en julio y “tiene historial de comportamiento sexual hostil y parece no estar cerca de entender el impacto de su conducta”.

La demanda, de la que ESPN obtuvo una copia del abogado de la demandante, John Clune, señala que mientras esperaban frente al restaurante Los Betos en Scottsdale, Arizona, en marzo de 2016, Winston fue “beligerante” y se “inclinó hacia ella” y puso sus dedos entre las piernas de la conductora y presionó con firmeza su vagina por encima de sus pantalones de yoga”.

La mujer miró a Wintson, luego abajo a su mano y respondió, “¿Qué onda con eso?”, antes de que Winston retirara su mano, relata la demanda. Inmediatamente, la conductora intentó llamar a su novio antes de enviarle una serie de mensajes de texto. En uno de ellos, escribió, “Me acaba de semi molestar el QB de los Tampa Bay Buc” y que “se sentía muy agitada”.

La mujer no levantó la denuncia con la policía, pero lo había discutido con su novio. Reportó el incidente a Uber al día siguiente y la empresa contactó a Winston, quien dijo que hubo otros pasajeros en el vehículo esa noche.

Una investigación de ocho meses de la NFL concluyó que Winston tuvo una maa conducta esa noche al “tocar a la conductora de una forma inapropiada y sexual sin su consentimiento y que era necesariauna medida disciplinaria y apropiada”.

La demandante busca la reparación de daños por $75,000 por “gastos en la terapia a futuro por estrés emocional”.

Los representantes legales de Winston dijeron que esperaban la demanda y añadieron que “el quarterback está asesorado con un buen grupo de profesionales”

La suspensión le cuesta $121,411 a Winston por los juegos que perderá. El pasador tiene programado terminar su suspensión y reincorporarse con los Buccaneers la próxima semana.

Winston también fue investigado por agresión sexual mientras estudiaba en la Universidad de Florida State. Nunca fue acusado formalmente, pero la estudiante, Erica Kinsman, presentó una demanda civil en su contra, por la cual Winston presentó una contrademanda.

Se llegó a un acuerdo extra judicial en 2016 del que no se revelaron detalles, pero Florida State fue declarada culpable por mal manejo de la situación. En enero de 2016, la universidad acordó pagarle a la estudiante $950,000, pero no admitió responsabilidad en el acuerdo.