Dirk Koetter y Mike Mularkey vuelven a la ofensiva de Atlanta Falcons

Dirk Koetter y Mike Mularkey vuelven a Atlanta con experiencia ganada en la posición de head coach. AP Photo

Los Atlanta Falcons han contratado al ex entrenador en jefe de los Tampa Bay Buccaneers, Dirk Koetter, para ser nuevamente su coordinador ofensivo, anunció el equipo este martes.

"Estamos emocionados por tener a Dirk unirse a nuestro grupo como coordinador ofensivo", dijo el entrenador en jefe de los Falcons, Dan Quinn, en un comunicado. "Su experiencia y familiaridad con nuestra división también pagará dividendos a futuro".

Koetter, quien cumple 60 años de edad el mes que viene, previamente fungió como coordinador ofensivo de los Falcons desde el 2012 al 2014. Ayudó a los Falcons alcanzar el Juego de Campeonato de la NFC en el 2012 al tiempo que la ofensiva promediaba 26.2 puntos por encuentro y 369.1 yardas aéreas por partido. Durante su primera estadía de tres años en Atlanta, los Falcons promediaron 363.5 yardas por juego, 277.2 yardas aéreas por juego, y 24.0 puntos por partido.

El quarterback Matt Ryan elogió a Koetter en el pasado por ayudar a mejorar su juego.

"Dirk me enseñó mucho acerca de tener confianza en lo que hacemos", explicó Ryan antes de la apertura de temporada del 2016. "Creo que creyó en --y con razón, porque teníamos a grandes jugadores-- creyó que, si yo estaba cómodo, debía hacerlo. Me ayudó a apoderarme de lo que me gustaba, lo que no me gustaba. Me empujó a ser mejor en ese rubro".

Quinn entrevistó a Koetter, Mike Mularkey y Darrell Bevell para el puesto después de despedir a Steve Sarkisian, quien pasó las últimas dos campañas como coordinador ofensivo. Traer de vuelta a Koetter significa la comodidad de un rostro familiar para Ryan, en lugar de tener que ajustarse a un nuevo mando en cuanto a jugadas ofensivas.

Mularkey, quien se despidió luego de compilar una marca de 20-21 en partes de tres campañas como head coach de los Tennessee Titans, fue designado coach de alas cerradas de los Falcons este martes. Mularkey también laboró previamente como coordinador ofensivo en Atlanta.

"Mike aporta más de 20 años de experiencia en nuestra liga con el mando de jugadas, como head coach y como jugador, y nos complace tenerlo en nuestro grupo", dijo Quinn. "Tiene un buen tacto respecto a nuestra ofensiva, tanto en el juego terrestre y en el juego aéreo, y sentimos que podrá desarrollar fortalezas con nuestro grupo de alas cerradas de cara al 2019".

Tener a Koetter y Mularkey, dos ex entrenadores de NFL, debe ayudar a Quinn en términos de responsabilidades de día de juego, como administración del reloj de juego. Quinn señaló durante su conferencia de prensa de fin de temporada que encontraría a alguien que le auxiliara con esas tareas.

Un ajuste tendrá que hacerse por parte de Koetter, con Quinn deseando retener el mismo esquema de zona interior/exterior. La relación entre Koetter y el coach de línea ofensiva, Chris Morgan, será importante en términos de conjuntar filosofías ofensivas.

Koetter es más conocido por crear un fuerte ataque aéreo y con certeza aprovechará la fortaleza de Ryan al emplear la ofensiva sin reunión, como sucedió en el pasado. Antes de ser despedido por los Tampa Bay Buccaneers tras una campaña de 5-11, los Bucs de Koetter lideraron a la liga con 320.3 yardas aéreas por partido y eran terceros en yardas totales, con 415.5 yardas por encuentro.

Los Falcons finalizaron la temporada del 2018 sextos en yardas totales (389 yardas por juego), cuartos en ofensiva aérea (290.8 yardas por pase por encuentro), y décimos en ofensiva anotadora (25.9 puntos por partido). El área donde más sufrieron fue corriendo el ovoide, donde finalizaron en el puesto 27 de 32 equipos con 98.3 yardas terrestres por encuentro.

La ofensiva terrestre de Koetter en su primer paso por Atlanta jamás promedió más de 93.6 yardas por partido. Los Falcons esperan que el ataque por tierra mejore la siguiente temporada con el regreso del dos veces elegido al Pro Bowl, Devonta Freeman, de una cirugía en la ingle, y quizás con una actitud más física con la llegada, probablemente, de un par de rostros nuevos a lo largo de la línea ofensiva.

Koetter, quien inició su carrera como entrenador a nivel preparatoria en 1983, ha sido coordinador ofenisvo para los Jacksonville Jaguars, Buccaneers, y Falcons en la NFL, además de algunas paradas a nivel universitario.

Quinn realizó cambios significativos tras una marca de 7-9, despidiendo a sus tres coordinadores: Sarkisian, el coordinador defensivo, Marquand Manuel, y el coordinador de equipos especiales, Keith Armstrong. Quinn tomará el rol de coordinador defensivo. Un nuevo coordinador de equipos especiales está por nombrarse.